Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Una reforma laboral ambiciosa para cumplirle a México

No hay que olvidar que no bastará con que la reforma sea aprobada, el siguiente paso será implementarla y evitar a toda costa que no suceda lo que en otras reformas, opina Ricardo Corona.

Nota del editor: Ricardo Corona es Director Jurídico del @IMCO . Síguelo en Twitter como @RichCorona . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(Expansión) – El 24 de febrero de 2017 se publicó la reforma constitucional laboral con el objetivo de mejorar las condiciones de justicia laboral en México. Actualmente, se discuten en el Congreso las correspondientes reformas a la legislación secundaria, lo que representa una oportunidad histórica que además se alinea al nuevo tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y al Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Lee: ¿Tienes una mipyme? Esto es lo que debes saber sobre la reforma laboral

En el Informe Global de Competitividad del Foro Económico Mundial (2018), la agenda laboral tiene el mismo nivel de importancia que la seguridad. En este estudio, nuestro país se posicionó en el lugar 100 de 140 en el pilar de Mercado Laboral. En este pilar se evalúan temas vinculados al esquema de despidos laborales, cooperación entre trabajador y patrón, derechos de los trabajadores, facilidad para contratar extranjeros, movilidad laboral, participación femenina, entre otros.

En 2017, el Inegi publicó que se registraron poco más de 228 mil conflictos laborales, de los cuales un 93% fue por despido injustificado. Por otra parte, se registraron 636 conflictos colectivos, en los que en el 85% se reclamó la titularidad del contrato.

Como complemento a la estadística que proporciona el Inegi, el IMCO realizó un ejercicio estatal para evaluar el desempeño de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA). Se analizaron 402 expedientes de despido injustificado totalmente concluidos y se entrevistó a un grupo de 102 abogados laboralistas y a otro de 97 servidores públicos que laboraban en la JLCA. El mensaje general que arrojó la evaluación fue que la justicia laboral se utiliza más bien como un mecanismo formal de negociación o, en el peor de los casos, como herramienta de extorsión que se puede manifestar en abogados, despachos, sindicatos blancos, patrones o los mismos servidores públicos.

Publicidad

Lee. CCE: Estados Unidos le pide a México leyes laborales que ni ellos tienen

Urge modernizar la justicia laboral mexicana y con la iniciativa de reforma que actualmente se discute habrá mejoras en las condiciones laborales y en la productividad del país.

Algunas de las características más relevantes de la reforma que actualmente se discute en el Congreso:

● Desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje que hoy dependen de los poderes ejecutivos estatal y federal, para pasar a formar parte de los poderes judiciales federal y estatales, respectivamente.
● Creación del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral para atender lo relativo a contratos colectivos y asociaciones sindicales.
● Democratización sindical fortalecida con los ejes de rendición de cuentas y transparencia.
● Proceso de selección de líderes sujeto a votación personal, libre y secreta.
● Garantías al trabajador desde lo individual para hacer valer sus derechos laborales y decida libremente si quiere o no formar parte de un sindicato sin ser sujeto a represalias.
● Eliminar brechas por género, violencia e inequidad salarial.

Lee: AMLO pide al Congreso aprobar la reforma laboral acordada en el T-MEC

Se trata de una reforma ambiciosa que necesita México y que, sin duda, además de mejorar las condiciones laborales y de productividad, cumplirá con los compromisos asumidos en el marco del T-MEC y la OIT.

Sin embargo, no hay que olvidar que no bastará con que la reforma sea aprobada. El siguiente paso será implementarla y evitar a toda costa que no suceda lo que en otras reformas, como la penal, a la que se le invirtieron ocho años para implementarla y hoy, a tres años de vigencia, no se han obtenido los resultados esperados.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad