Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Los jóvenes frente al México incierto

¿Qué futuro se puede ofrecer a los jóvenes cuando en México las tasas de crecimiento han sido bajas en los últimos 30 años y es algo que no va a cambiar en el corto plazo?, cuestiona Jorge Sánchez.

Nota del editor: Jorge Sánchez Tello es director del Programa de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros-FUNDEF A.C. Centro de Investigación independiente con sede en el ITAM. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(Expansión) - Salir del nido, acabar los estudios, encontrar trabajo, independizarse... dar los pasos que hacen que una persona traspase la línea cada vez más delgada entre juventud y madurez nunca ha sido fácil entre las personas de 19 a 29 años.

Sin embargo, la creciente desigualdad en el mundo y las escasas perspectivas de una mejora en el campo laboral pueden crear una generación perdida de jóvenes que han caído en el desencanto porque enfrentan limitaciones para la inserción laboral debido a su falta de experiencia, sus expectativas sobre las exigencias del mercado laboral, sus bajos niveles de instrucción y capacitación para el desarrollo de habilidades y capacidades laborales.

Lee: ¿Dónde están las becas educativas de Jóvenes Construyendo el Futuro?

En estos tiempos de cambio es importante que los más jóvenes no solo aprendan las herramientas necesarias para tener un empleo, es importante impulsar una educación basada en capacidades técnicas, pero también en la creación de empresas para que puedan contribuir de mejor manera a la economía personal y del país.

Quienes dejaron la adolescencia demasiado pronto y optaron por los fajos de billetes que el crimen organizado les ponía sobre la mesa, tienen más prisa por apostarlo todo; quizá porque les urge tener autos caros, ropa de marca, aparatitos electrónicos, antros y todo lo que tenga que ver con satisfacción inmediata. Ellos, de plano, no creen en el futuro. Mientras que quienes creían, al menos un poco, ahora cancelan sus sueños de independencia. Es como si hubieran dilapidado sus ganancias en la lotería.

Publicidad

El crimen organizado es una alternativa real para ellos. Suena duro, pero muchos se preguntan ¿para qué estudio si el crimen organizado me da todo? Muchos adolescentes mexicanos creen que su condición no será mejor en el futuro.

El ABC del programa de AMLO para los jóvenes

Esto seguirá ocurriendo si seguimos confundiendo lo que es el éxito para una persona, si queremos pensar que alguien exitoso es aquél que en menos tiempo hace más dinero; estamos equivocándonos, y eso tiene que ver con el crimen organizado y con la búsqueda de salidas falsas que no llevan a ninguna parte.

Te puede interesar: Empresas abren puerta a jóvenes... AMLO 'dispara' las becas

¿Qué futuro se puede ofrecer a estos jóvenes cuando en México las tasas de crecimiento han sido muy bajas en los últimos 30 años y es algo que no va a cambiar en el corto plazo? El INEGI ha dado una cifra escalofriante para el PIB del primer trimestre de este 2018 y es que nuestra economía sólo ha crecido el 1% anual, que solo se suma al rezago de décadas y seguiremos arrastrando el gran adeudo de generación de nuevos empleos; y los principales afectados serán los jóvenes.

Lamentablemente, para el caso de México, no solo encontramos a muchos jóvenes que no acceden a la educación, sino también a jóvenes que después de haber hecho un largo recorrido por la escuela no acceden a un empleo.

También puedes leer: Todo lo que tienes que saber sobre Jóvenes Construyendo el Futuro

Esto plantea dos problemas, por un lado, cómo convencer a los empleadores mexicanos de aumentar los salarios cuando la productividad es baja. Y, por otro, cómo incrementar la calidad de vida de los empleados, que viven una situación precaria que obstaculiza sus posibilidades de ser más competitivos. No existe una solución fácil y los problemas del mercado laboral tienen varios frentes, especialmente en una economía como la de México, que sigue sin dar ese paso a la modernidad y se ha quedado estancado desde hace años.

México, a pesar de sus avances y la estabilidad macroeconómica, no se ha recuperado de las crisis y las peores consecuencias las pagan los jóvenes. Nuevas generaciones que solo han conocido la desesperanza, la ignorancia y el cinismo. Esa es la verdadera batalla que se debe librar para evitar tener una o varias generaciones perdidas, nunca fue fácil ser joven, pero en estos años se ha complicado mucho más, y si en México no se intenta hacer algo por cambiar la calidad educativa y reformas que permitan la generación de empleos será demasiado tarde.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad