Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Los retos de los créditos de nómina para trabajadores y pensionados del gobierno

Se trata de un sector que ha generado polémica por las altas tasas de interés y baja transparencia, dice Fernando Sandoval.
lun 30 septiembre 2019 09:52 AM
billetes-dinero.jpg
Las tasas de los créditos de nómina han disminuido.

(Expansión) - Los créditos con descuento vía nómina tienen como objetivo ofrecer una opción adicional para la adquisición de bienes y servicios, o para solventar las necesidades de liquidez, con el fin de elevar la calidad de vida.

Normalmente la banca múltiple no entra a ofrecer créditos, o bien su oferta es limitada por los tiempos de respuesta, por lo que los préstamos se volvieron una oportunidad bastante atractiva principalmente para las instituciones financieras no bancarias, las cuales en el mismo día de la solicitud pueden otorgar una respuesta en cuanto a la cantidad de dinero que pueden prestar a un trabajador o pensionado, dado que cuentan con promotores en los lugares de trabajo y con sistemas especializados en este tipo de créditos.

Publicidad

Sin embargo, el sector ha generado polémica por las altas tasas de interés cobradas, por lo que, en ciertos casos, el gobierno ha implementado programas para disminuirlas a través de instituciones públicas. Adicionalmente, el sector ha sido juzgado también por la baja transparencia que se tiene al trabajar con dependencias sus diferentes niveles gubernamentales.

La fuerte necesidad de financiamiento que se presentaba llevó a que durante los últimos 15 años el nicho creciera y evolucionara de forma relevante, llevando a que, si bien este sector está atendido principalmente por SOFOMES, hoy en día ya estén participando ciertos bancos de nicho.

A su vez, las pocas opciones de financiamiento que se tenían en ese momento llevaban a que el trabajador se mostrara más atraído por el tiempo de respuesta para recibir el dinero, quitándole importancia a la tasa de interés cobrada. Es por ello que, en sus inicios, se veían tasas de interés superiores al 90%; no obstante, año con año éstas han ido mostrado una disminución, aunque dentro del mercado se mantiene una fuerte disparidad.

La disminución en las tasas de los créditos de nómina se debe a diversos factores: Crecimiento en la competencia privada y pública que, junto con la Reforma Financiera, permitió prepagar créditos y cambiarse a la financiera de mejor tasa; perfeccionamiento operativo de las dependencias para realizar el descuento vía nómina por medio de la capacitación otorgada de las financieras; integración vertical de las SOFOMES al adquirir brókers y reducir costos de origen, y una ligera sofisticación del acreditado en cuanto a la tasa cobrada.

Lee: Citibanamex y Santander son los bancos con más quejas en México

Las financieras operan mediante dos modelos de negocio para otorgar el crédito y poderlo cobrar. Cada uno tiene ventajas y desventajas y, debido a los riesgos, la tasa de interés es elevada. La principal forma, con la cual inició el sector, es mediante la firma de convenios de colaboración con las diferentes dependencias del gobierno federal, estatal o municipal. En este acuerdo, se autoriza dar financiamiento a los trabajadores que cumplan con la capacidad de pago y la dependencia es la encargada de descontar y transferir el dinero a la financiera.

Si bien esta forma operativa elimina el riesgo moral de pago de los acreditados, la financiera se expone a un riesgo de pago de la dependencia gubernamental, la cual se tarda de 30 hasta 180 días en liquidar el adeudo, dependiendo del nivel de gobierno. A su vez, se han mostrado diversos casos donde la dependencia desconoce el pago o cancela o cambia el convenio y la financiera se ve en la necesidad de iniciar un juicio. Es importante mencionar que, en esta situación, el trabajador no entra en cartera vencida ya que le descontaron el pago, por lo que se mantiene al corriente de su crédito.

Publicidad
¿Cómo logró la banca en México reducir la tasa de morosidad?

El segundo modelo no cuenta con convenios firmados con las dependencias, más bien en este caso se firma un contrato de crédito donde el trabajador otorga la autorización para realizar la domiciliación del cobro a la cuenta bancaria donde recibe la nómina. En este caso, se elimina el riesgo de liquidez por el retraso de pago de las dependencias, aunque se mantiene el riesgo moral del acreditado ya que puede sacar la nómina de su cuenta bancaria o puede cancelar la domiciliación. Adicionalmente, se refleja un riesgo operativo, ya que las financieras dependen de que los sistemas de los Bancos ejecuten de forma correcta la domiciliación, la cual ocasionalmente presenta fallos.

Para concluir, indiferentemente del modelo de negocio con el que opere cada financiera, el sector sigue presentando retos para lograr una mejor oferta del producto crediticio y con ello una menor tasa de interés.

Publicidad

Los desafíos que se tienen que superar son mayor orden operativo de las dependencias para evitar retraso en las trasferencias de los pagos, innovación de las financieras mediante canales de origen y cobranza digitales, eliminación de intermediarios colocadores (brókers), y educación financiera de los acreditados para que elijan la mejor opción.

Nota del editor: Fernando Sandoval es Director Ejecutivo de Instituciones Financieras y Financiamiento Estructurados en HR Ratings. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad