Se aprueban los "Acuerdos de Cancún" pese al rechazo de Bolivia

La cumbre climática de Naciones Unidas dio paso a un nuevo acuerdo climático pese a la oposición de Bolivia que rechazó el documento
hope greenpeace  hope greenpeace
Tania L. Montalvo
Autor: Tania L. Montalvo | Otra fuente: CNNMéxico
CANCÚN (CNNMéxico) -

Los pronósticos no favorecían a Cancún, pero finalmente los estados que participaron en la cumbre climática de las Naciones Unidas lograron llegar a un acuerdo general para fijar las bases de un régimen global del clima, pese a la oposición de un solo país: Bolivia.

En la última sesión, que se extendió 10 horas más de lo planeado, 193 de las 194 partes estuvieron de acuerdo con que la presidenta de la décimo sexta Conferencia de las Partes (COP 16), la canciller mexicana Patricia Espinosa, anunciara la creación de los "Acuerdos en Cancún para una nueva era de cooperación internacional en el cambio climático".

Con Bolivia en contra, el borrador con el "paquete equilibrado" de propuestas en mitigación, adaptación, financiamiento y transferencia de tecnología, fue aprobado "por consenso", según Patricia Espinosa.

El representante del país andino, Pablo Solín, en medio de abucheos, argumentó que el acuerdo significaba un paso hacia atrás en la lucha contra los efectos del clima y que su aprobación representaba "un atentado" contra las reglas de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC).

Patricia Espinosa explicó que la interpretación de Bolivia quedaría registrada, pero que coincidía "con algunas delegaciones en que la regla de consenso no significa la unanimidad ni la posibilidad de que una delegación pueda pretender imponer un derecho de veto sobre la voluntad" de 193 partes.

El texto recoge la exigencia de mejorar los compromisos de reducción necesarios para estabilizar la temperatura del planeta, en comparación a las promesas hechas por los países.

Fondo verde

Quedó aprobada la propuesta del 'fondo verde' que compromete a países desarrollados a movilizar 100,000 millones de dólares anuales a partir de 2020, un acuerdo para la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD) y que las metas de emisiones se verifiquen en un marco de la Convención y no sólo dentro de proyectos nacionales.

Incluye un compromiso para establecer una prórroga —todavía no definida—, para el Protocolo de Kyoto, el único que obliga a 36 países desarrollados a bajar sus emisiones en el periodo 2008-2012.

En una reunión informal iniciada a la medianoche del sábado, países como Estados Unidos, Japón, China, India y Venezuela dieron su apoyo al documento base del acuerdo, aún cuando a lo largo de las dos semanas presentaron diferentes argumentos que obstaculizaban las negociaciones.

"Estamos en posición de expresar nuestro firme apoyo al proyecto del texto que esperamos se apruebe tal y como está", dijo Rui Matsumoto, ministro japonés de Medio Ambiente.

Casi todos los países expresaron que el documento no era “perfecto”, pero sí bueno y suficiente para fijar los cimientos de un acuerdo jurídicamente vinculante rumbo a la COP 17 de Durban, Sudáfrica, que se celebrará en 2011.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Al término de la sesión, el presidente mexicano Felipe Calderón dio un mensaje para felicitar a las partes quien dijo que, con estos acuerdos, se lograron cambiar "el sentimiento de incapacidad colectiva por uno que recobra la esperanza en el multilateralismo".

El líder para la Iniciativa Global del Clima del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Gordon Shepard, dijo en una primera reacción que la presidencia mexicana merece buena parte del crédito por el buen manejo que hizo de las negociaciones: "Ayudó a unir a los gobiernos, especialmente en los temas espinosos. Creó una atmósfera de negociación, inclusiva y eficiente, la cual ayudó a que los países recobraran la confianza en el proceso" para llegar a un acuerdo.

Ahora ve
Los meteoritos en la historia de la Tierra
Te Recomendamos
×