Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El clima extremo podría ser un factor para la depresión y las adicciones

Un estudio publicado en Australia sugiere que los fenómenos meteorológicos pueden ser la causa de desórdenes emocionales en menores
lun 29 agosto 2011 04:35 PM
irene cambio climatico jovenes depresion
irene cambio climatico jovenes depresion irene cambio climatico jovenes depresion

La tendencia a la depresión, el estrés y el abuso del alcohol y drogas pueden ser una consecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos como los ciclones o las sequías, sugiere un estudio publicado en medios locales de Australia.

El informe Un clima de sufrimiento: el costo real de vivir en la inacción frente al cambio climático advierte que la continuidad de eventos meteorológicos extremos han creado una inseguridad y ansiedad en los menores de edad a niveles comparables a la época de la Guerra Fría, indicó la emisora local ABC.

El estudio realizado por el Instituto Climático señala que uno de cada diez niños en edad escolar mostraron síntomas de estrés post-traumático después del paso del ciclón Larry en 2006.

Los efectos emocionales y psicológicos causados por los desastres naturales extremos pueden persistir por varios meses, e incluso años, y provocan un aumento en el consumo de alcohol y drogas, comportamientos violentos, ruptura familiar e incluso puede elevar la tasa de suicidio, explica el estudio.

Según apuntan los científicos, tras la larga sequía que afectó a las zonas rurales de Nueva Gales del Sur en 2005, en el sureste australiano, se incrementó en un ocho por ciento la tasa de suicidios en la región.

En la presentación del informe, el profesor Ian Hickie indicó que si no se revierten los niveles de contaminación los eventos climáticos extremos aumentarán en frecuencia e intensidad.

Publicidad

El director del Instituto Climático, John Connor, recordó que los desastres naturales no solo costaron a los ciudadanos australianos unos 9,500 millones de dólares el año pasado sino que dañaron el tejido social del país.

Rob Grenfell, médico en el estado de Victoria, explicó en un comunicado publicado por la Agencia de Noticias Australiana los efectos psicológicos y sociales causados en su zona tras una larga sequía seguida por inundaciones a principios de año.

"Muchos negocios quebraron y mucha gente abandonó sus comunidades. La angustia financiera también acarrea la angustia psicológica y lamentablemente, en algunos casos, suicidio, violencia doméstica y alcoholismo", indicó Grenfell.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad