Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las compras para su pareja, una batalla para los hombres

Para muchos compradores masculinos, encontrar regalos para esta temporada es una batalla tediosa para la cual no están preparados
jue 10 febrero 2011 05:03 PM
14 de febrero
san valentin compra centro comercial 14 de febrero

Algunos hombres tratan a la temporada de compras por fechas especiales como una guerra y trazan un plan de batalla: Encontrar el producto, comprar el producto y ¡salir de la tienda!

Jessica Rodríguez ha visto este plan en acción cuando ayuda a los hombres en el departamento de fragancias en la famosa tienda de Macy's en la calle 34, en Nueva York.

Vienen con una lista (no quieren llevarse el regalo incorrecto), traen una botella o una página cortada de una revista”, dijo Rodríguez.

Los hombres siempre le preguntan: “¿Estás segura de que éste es? ¿Estás segura?”. Algunos de ellos incluso envían mensajes a sus esposas para confirmar el regalo.

Rob Gray es el ejemplo perfecto de un comprador incómodo. Parado junto a una estación de envolturas de regalos gratuitas, Gray estaba esperando para que su compra reciente fuera envuelta. “Soy un chico. Odio comprar”. A sus 48 años, Gray se ha quedado sin paciencia con la multitud de compradores: “Es una locura”.

Pero Gray haría cualquier cosa por su hija de 12 años. Bueno, casi cualquier cosa. “Me dijo que quería un segundo agujero en su oreja; le dije que no”.

Publicidad

Su segunda opción: el perfume Viva La Juicy.  Así que Gay enfrentó el caos de los compradores de última hora, pero no sin seguir el código masculino de las compras: Encontrar el producto, comprar el producto y largarse de ahí.

Pero algunos hombres que se han retirado de la batalla de las compras no se libran del caos. Ken Powers, de 50 años, está sentado en el vestíbulo de un cuarto de probadores. A veces vemos hombres como él en los afelpados sillones desperdigados en los centros comerciales.

Powers carga las bolsas de compras que su esposa ha llenado y revisa su correo electrónico en su BlackBerry. Hay una televisión cerca, así que de vez en cuando mira para enterarse de lo que un experto está diciendo.

“Estoy pasando tiempo con mi esposa. Ella compra, yo me relajo”, dijo Powers. Su esposa no se ve por ninguna parte. Powers ya compró para su esposa un gran regalo y llevó a su hija para que lo aconsejara.

Pero, ¿qué pasa si no tienen una lista o una hija en quien confiar? ¿Qué pasa si un hombre debe manejar esto completamente por su cuenta?

Stephen Gruber, en una tienda Swarovski, admite: “No tengo ni idea. Soy un chico a quien le gusta hacer deporte, beber cerveza y mirar futbol”.

Para Joseph Gallinaro, que ojea las liquidaciones de joyería, es cómo buscar un tesoro perdido.

Gallinaro: “3,995 dólares; eso es más que lo que pagué por el último. ¿Dónde está el oro blanco?”

Vendedor: “¿Qué le parece éste?”

Gallinaro: “No me encanta... Sé que a ella le gustan los anillos que se ven clásicos”.

Toma su sombrero y se va. Quizás debió haber preguntado a su esposa por su lista de deseos .

Algunos hombres como Andrés Angosto están preocupados acerca del costo. “Yo busco el sabor de una champaña por el precio de una cerveza” , dijo afuera de la tienda de cosméticos Sephora.

Y desafortunadamente, algunos hombres serán calificados como aguafiestas, como Al Wilson, sentado en un sillón afuera del departamento de zapatos de dama. “Yo le digo de frente a las mujeres que yo no celebro las fiestas”, y Wilson sólo compra un regalo si sabe que su chica le comprará uno del mismo costo.

Pero algunos hombres son románticos y tratan este proceso con cuidado. Sohaib Ansari tiene 24 años y es originario de Pakistán. El amor de su vida acaba de terminar sus exámenes en su país natal. Él quiere sorprenderla con un regalo.

Ansari sabe que las mujeres adoran la joyería . “Significa algo. Las hace bonitas. Las hace hermosas”, dijo. Está buscando que una pieza se revele como la decisión perfecta. “Es mi primera vez comprando para ella así que tiene que ser especial”.

Ansari tal vez encuentre difícil llegar a una decisión final sobre ese regalo especial, pero una cosa es segura: Una vez que lo encuentre y lo compre, su hombre interior le gritará: “¡Larguémonos de aquí!”.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad