Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Exageramos las alegrías de ser padres para sentirnos menos deprimidos?

Los hijos son una mala inversión, económicamente hablando, ¿es por ello que tendemos a exagerar los beneficios emocionales?
mié 27 julio 2011 11:01 AM
baby bebe
baby nina jugar play cajon juguete bloc muneca baby bebe

Todos los padres coinciden en que tener hijos es una bendición... cuando están dormidos.

Esta es una broma frecuente entre los padres, quienes por más que gocen a sus hijios, saben que es una pesadilla vivir con ataques de gritos , narices escurriendo, batallas a la hora de dormir, tareas escolares, pañales y ropa sucia. Sin mencionar las cuentas del banco.

En marzo pasado una investigación concluyó que tener hijos es poco redituable financieramente hablando (lo sabe cualquiera que haya visto el costo de una caja de pañales o las tarifas de cualquier colegio o guardería) y —lo inédito— que es frecuente que los padres se desilusionen.

Además de tener menos momentos de tranquilidad —financiera y emocional— que el resto de los adultos, los padres suelen estar más enojados y deprimidos , peor aún: cada hijo adicional aumenta estos sentimientos negativos. Por si fuera poco, las parejas que deciden no tener hijos, califican sus matrimonios como más satisfactorios que aquéllas que se reprodujeron.

No obstante, toda esa evidencia nunca superará el deseo de procrear, que es una de las necesidades más fuertemente codificadas en nuestro ADN.

Un nuevo estudio demuestra que los padres se engañan a sí mismos para creer que tener hijos es más gratificante de lo que realmente es, indica Time Healthland.

Publicidad

La investigación, que se publicó en la revista Psychological Science, presenta los resultados de dos estudios conducidos por Richard Eibach y Steven Mock, psicólogos de la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá. Los científicos examinaron la hipótesis de que “idealizar las recompensas emocionales de ser padres les ayuda a racionalizar los costos financieros de la crianza de los niños”.

Su hipótesis proviene de la teoría de disonancia cognitiva , según la cual, las personas estamos altamente motivadas a justificar, negar o racionalizar algunas ideas para facilitar la convivencia de dos o más ideas contradictorias entre sí.

Así es como los padres aplican la teoría de la disonancia cognitiva: tener hijos es un gasto emocional y económico y debería hacer sentir mal a los padres; en vez de eso, proyectan beneficios emocionales y financieros significativamente mayores de lo que realmente son.

Para probar su hipótesis, Eibach y Moch reclutaron a 80 padres del noreste de Estados Unidos: 47 eran mujeres y todos tenían al menos un hijo menor de 18 años; separaron a los participantes en dos grupos.

A los del primer grupo se les pedía leer datos del Departamento de Agricultura estadounidense de 2004 que mostraban que el costo de criar a un hijo, hasta los 18 años, era de unos 193,680 dólares.

Al segundo grupo se le pidió que leyeran los mismos datos, pero también recibieron información acerca de que los hijos adultos proveen apoyo financiero y de otro tipo a sus padres, por lo cual están más seguros en los últimos años de vida, explicó Time Healthland.

Después, ambos grupos leyeron ocho declaraciones acerca de la crianza de los hijos y calificaron en una escala de cinco puntos desde -2, que era fuertemente en desacuerdo, hasta +2, fuertemente de acuerdo. Las frases incluían declaraciones como: “Los no padres tienden a estar más deprimidos que los padres” y “los padres experimentan mayor felicidad y satisfacción en sus vidas comparados con la gente que nunca tuvo hijos”.

Los padres que solamente leyeron datos que mostraban cuán costosos son los niños respondieron más negativamente hacia la paternidad. Pero de hecho, la idealizaron muco más que quienes recibieron también información acerca de los beneficios de ser padre.

Para confirmar sus resultados, Eibach y Moch realizaron un segundo experimento, esta vez con 60 padres. El estudio fue idéntico al primero, pero agregaron un grupo de control que no recibió ninguna información sobre la paternidad.

Una vez más, quienes  leyeron sobre cuán costosos son los hijos , idealizaron la paternidad más que quienes leyeron sobre los costos y los beneficios de criar niños, y en mucho mayor medida que el grupo de control.

¿Significa esto que no debes tener niños? Probablemente, pero entonces tendrías que conformarte con desconocer para siempre el sentimiento de querer, cuidar y amar a un ser humano solamente porque existe.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad