Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cómo la configuración de Twitter hundió una carrera política

Un legislador estadounidense fue descubierto al mandar mensajes sexuales a seguidoras, gracias a la configuración de esta red social
mar 14 junio 2011 01:15 PM
EU - escándalos sexuales - Anthony Weiner
EU - escándalos sexuales - Anthony Weiner EU - escándalos sexuales - Anthony Weiner

Ahora que la crisis digital del congresista estadounidense Anthony Weiner prácticamente terminó , lo más sorprendente es que no haya habido mucha discusión sobre el aletazo que derribó su vuelo político: las reglas de participación en Twitter.

Según un reporte de la revista especializada Wired el éxito de una red social está determinado en gran parte por su configuración . En 2006, un ingeniero llamado Jack Dorsey tuvo la idea de crear una vía para que la gente compartiera breves actualizaciones acerca de sus vidas con amigos y familiares.

Trabajando con un equipo pequeño, Dorsey y sus colegas comenzaron a desarrollar y probar el producto. Esto incluyó los límites internos del servicio, un proceso que determinaría el alcance y el propósito de todo el proyecto, según Wired.

Twitter fue una idea simple pero la configuración tuvo que ser la correcta, como la temperatura adecuada para un soufflé.

¿Las normas deberían ser muy restrictivas, para preservar la privacidad y la intimidad? ¿Demasiadas restricciones podrían hacer el servicio menos útil? ¿O deberían ser expansivas, e invitar a un amplio círculo para compartir los reportes de actualización? Un canal demasiado amplio significaría un conjunto de seguidores despersonalizados.

El gran avance que permitió a Twitter convertirse en el servicio de enorme éxito que es provino de un giro que era mucho más importante de lo que sus fundadores jamás pudieron imaginar: hicieron posible a 'seguir' los mensajes de alguien sin necesidad de permiso.

Publicidad

Esencialmente, realizabas una suscripción para el flujo de mensajes de alguien. Podrías seguir a tu mejor amigo o a tu hermano de la misma forma en que seguirías a Barack Obama o The New York Times . Esta fue la ruptura del acuerdo tradicional de dos vías de comunicación que gobernó en los anteriores sistemas sociales.

Esto convirtió a Twitter, de un sistema de mensajería instantánea asincrónica, a un híbrido entre una red social y un medio de comunicación.

“El modelo de relación fue algo que debatimos mucho”, dijo a Wired en 2009 Evan Williams, quien dirigió la compañía (Odeo) que creó Twitter. “En la primera versión, de forma predeterminada eras privado”.

Pero entonces el equipo de Dorsey tuvo la idea de que podrías seguir a alguien sin que esa persona te siguiera.

“Eso fue muy importante”, dijo Williams. “Desde mi perspectiva, quería algo así como un modelo de relación en blog. Lo que pensaba que era hermoso de los blogs por encima del correo electrónico o cualquier otra cosa es que depende completamente del destinatario si consume o no esa información”.

Pero Twitter es mucho más íntimo que los blogs, destaca Wired. Seguir a alguien en Twitter no era exactamente como configurar un feed de blogs o suscribirse a una revista. Te conviertes en parte de una comunidad visible.

Con el fin de hacer que esto ocurriera, Twitter hizo pública la lista de las personas que sigues, así como la lista de quienes te siguen. Así puedes saber si tus amigos siguen a los mismos y hacer conexiones con otras personas.

Para fomentar el aspecto de la comunidad en Twitter, los fundadores determinaron que, por defecto, todos los mensajes serían públicos. Extrañamente, una de las preguntas que surgieron durante la discusión era si la gente estaría incómoda cuando se tratara de coqueteos y otras cuestiones personales.

Esta apertura fue el resultado de mucha reflexión en torno a la forma en que habíamos empezado a reconocer que las personas se comunican en línea”, dijo a Wired Noah Glass, quien formó parte del equipo original.

“Venimos de un mundo donde la privacidad es importante. Pero nos dimos cuenta de que no todos compartían este sentimiento acerca de la privacidad del mismo modo”, dijo Glass. “La gente estaba teniendo discusiones realmente íntimas que los demás podíamos leer. Me di cuenta de que el nivel de privacidad que pensábamos que era importante, no era tanto para un cierto grupo de personas de un determinado tipo de comunicación. Y así, hacer cualquier conversación abierta y 'seguible' fue algo basado en esos sistemas que se estaban popularizando”.

Este pensamiento influyó en la configuración de Twitter, cuando, a causa de demanda de los usuarios, implementó una función de 'reply' (respuesta). Las respuestas, al igual que cualquier otro tuit, eran públicas.

Twitter decidió que para los mensajes 'directos' debía haber ciertos límites. Los mensajes directos y privados sólo pueden ser enviados a alguien que te siga. El hecho de que sigas a alguien significa que probablemente estarás feliz de saber de él o ella. Para tener una conversación en dos vías, ambas partes tienen que estar siguiéndose.

Estos ajustes ayudaron a que Twitter fuera atractivo para políticos locuaces como Anthony Weiner, quien lo utilizaba para establecer su personalidad en la comunidad de ciudadanos estadounidenses.

Pero también se convirtió en su perdición cuando lo usó para establecer contactos sórdidos y sexuales.

Este fue el patrón aparente de las comunicaciones inapropiadas de Weiner: una mujer tuitea un mensaje de aliento público al legislador; tenía que ser público, era la única manera en que podía comunicarse con él.

Luego Weiner les responde, pero sus respuestas fueron limitadas por el conocimiento de que eran de caracter público.

Weiner necesitaba un canal de comunicación más privado para coquetear y hasta enviar imágenes suyas. Dado que las mujeres ya lo seguían, les podía enviar mensajes directos. Pero para recibir sus respuestas, él tuvo que seguirlas. Sólo entonces pudo dedicarse a coquetear y contestar mensajes sexuales, explica Wired.

Weiner parecía no darse cuenta de hasta qué punto las normas de Twitter lo hacían vulnerable.

Las mujeres figuraban públicamente entre las cuentas que él seguía. Ya que él sólo seguía a cerca de 200 personas, estas nuevas seguidoras parecía estar fuera de lugar entre los políticos, periodistas y celebridades de su lista.

Fue demasiado fácil para un enemigo político notar que Weiner estaba agregando mujeres jóvenes (y en al menos un caso, una estrella porno) poco después de un intercambio público.

Y eso es exactamente pasó. Un activista de extrema derecha notó el patrón de Weiner y luego acosó a las mujeres jóvenes que el congresista seguía, relata Wired.

Pero incluso entonces, Weiner no restringió su comportamiento. Simplemente dejó de seguir a las mujeres y encontró nuevas seguidoras con quienes coquetear. Su uso de Twitter era un accidente de tren a punto de ocurrir, indica Wired.

El descarrilamiento se produjo cuando Weiner se enfrentó a la confusión en la que los fundadores de Twitter realmente nunca repararon: no distinguir entre un mensaje público y uno directo.

Cuando Weiner decidió enviar a una mujer joven una foto de su entrepierna –llevando calzoncillos grises que apenas contenían su interior– ya había tomado el paso de seguirla. Pero cometió un error común entre un mensaje directo privado y una respuesta pública, y envió la imagen a las decenas de miles de personas que lo seguían .

Eso fue tan monumental que la mentira inicial de Weiner de que su cuenta había sido hackeada parecía plausible, indica Wired.

Pero la evidencia de su mal comportamiento ya estaba a la intemperie: las cuentas de las mujeres jóvenes que seguía, a disposición del público en su cuenta de Twitter.

Periodistas, rivales políticos, y activistas de derecha no tuvieron problemas para encontrar varias mujeres con las que había coqueteado e incluso habían recibido más fotos gráfica a través de mensajes 'privados' de Twitter. Cuando se les preguntó acerca de lo sucedido, las mujeres hablaron, y la historia original de Weiner de que “fue hackeado” se vino abajo .

Weiner quedó atrapado en la red social, acabado por las conversaciones de hace varios años entre algunos geeks de San Francisco que trataban de averiguar la configuración de un nuevo producto.

Así, los detalles del diseño de un exitoso sitio web han conducido a la caída de una carrera política prometedora .

Publicidad
Publicidad