Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La sonda espacial Dawn de la NASA entra en órbita con un asteroide gigante

Se espera que los ingenieros de la NASA tengan contacto con la nave a partir de la noche de este viernes
vie 15 julio 2011 09:10 PM
Asteroide Vesta
Asteroide Vesta Asteroide Vesta

El transbordador espacial Atlantis no será la única nave de la NASA que dará pasos significativos en el espacio este año.

La sonda Dawn está programada para entrar en órbita en torno a dos destinos del sistema solar más allá de la Tierra, comenzando con el asteroide Vesta este viernes, y con el planeta enano Ceres en julio de 2012, informó la NASA.

Vesta es el segundo asteroide más grande del sistema solar. 

Esta será la primera misión en que un asteroide entre al cinturón principal, como le llaman los científicos, que orbita el Sol entre el planeta Marte y Júpiter. La nave espacial dará una crónica de su viaje por medio de imágenes durante un año.

“Nos ha llevado casi cuatro años llegar a este punto”, dijo el jefe del programa del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Robert Mase, en Pasadena, California. “Nuestras últimas pruebas y cajas muestran que Dawn está justo en el blanco y todo se lleva con normalidad”.

Dawn, que se lanzó en septiembre de 2007, se prevé que disminuya su velocidad cuando se encuentre a un lado del asteroide Vesta que lo atraerá por la gravedad, a las 22:00 hora del este de Estados Unidos.

Publicidad

Las observaciones de Dawn ayudarán a los científicos a entender la parte más antigua de la historia del sistema solar.

Un año después de su órbita con Vesta, se espera que Dawn se dirija en julio de 2012 al planeta enano de Ceres, que se encuentra a 990 millones de kilómetros de Vesta, según la NASA.

Tanto Ceres y Vesta son dos de los cuerpos más grandes en el cinturón principal de asteroides, un anillo de objetos demasiado pequeños para ser considerados planetas.

El cinturón de asteroides, localizado a 1,7 millones de kilómetros de la Tierra, separa los cuerpos rocosos del sistema solar interior —Mercurio, Venus, Tierra y Marte— desde los cuerpos helados del sistema solar exterior —Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y el planeta enano Plutón.

Publicidad
Publicidad