Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Spotify: "La propiedad de la música es genial, pero el acceso es futuro"

El fundador de Spotify asegura que lo importante es que la gente pueda escuchar sus canciones, no que las compre
lun 25 julio 2011 11:16 AM
internet
music internet

El fundador de Spotify, Daniel Ek, dijo el jueves que ha quedado “anonadado” por la respuesta al lanzamiento en Estados Unidos de su servicio de transmisión de música y espera atraer a 50 millones de usuarios estadounidenses en el plazo de un año.

Spotify ha sido un éxito en Europa desde hace varios años, pero apenas fue lanzado el 14 de julio en Estados Unidos. Los oyentes todavía necesitan una invitación para unirse al servicio gratuito, una limitación que Ek dice que es necesaria para controlar el crecimiento.

“Estamos verdaderamente anonadados por la respuesta que recibimos cuando hicimos el lanzamiento”, dijo Ek durante una entrevista en el escenario de la conferencia de tecnología Fortune Brainstorm. Si Spotify no hubiera sido desplegado lentamente en Estados Unidos, “nuestro servicio se habría derrumbado” bajo la presión, dijo.

Spotify, que permite a los usuarios acceder a canciones bajo demanda y almacenar listas de reproducción en dispositivos móviles, poco a poco extenderá invitaciones a más oyentes a medida que crezca, según aseguró Ek.

Spotify es el programa informático que permite elegir entre cualquiera de los 15 millones de canciones gratuitas, hasta 10 horas de valor de música por mes, y permite escuchar cada pista hasta cinco veces. Los usuarios que quieran escuchar más deben comprar las canciones individualmente o pagar una cuota mensual. Los suscriptores también pueden almacenar su música en sus dispositivos y escucharla cuando estén desconectados.

“Lo que Spotify está diciendo es:  la propiedad (de la música) es genial , pero el acceso es el futuro”, dijo Ek. “La razón principal por la que la gente quiere pagar por Spotify es realmente la portabilidad. La gente está diciendo: 'Quiero tener mi música conmigo'”.

Publicidad

Spotify busca ayudar a las personas a localizar y comenzar a reproducir una canción casi al segundo después de que pensaron en ello. Ek también cree que las características sociales de Spotify, que permiten a los usuarios compartir canciones y listas de reproducción a través de la integración con Facebook y Twitter, son la clave del atractivo de su servicio.

“En general, las personas se sienten cómodas compartiendo su música ”, dijo. “Sin embargo, hay dos excepciones: Lady Gaga y Britney Spears”.

Spotify tiene 1.6 millones de suscriptores de pago, dijo. La firma tiene 380 empleados y recientemente abrió una oficina en Nueva York.

En un creciente Spotify, Ek tiene lo que podría ser un objetivo ambicioso: quiere dar a las personas un acceso instantáneo a toda la música grabada del mundo, no sólo las canciones populares de los países occidentales.

“Nuestro objetivo es tener toda la música del mundo: toda la música de África, toda la música de Sudamérica, toda la música de Asia”, dijo. Al preguntársele qué porcentaje de la música grabada en el mundo está en la base de datos de Spotify, Ek estimó: "Probablemente más cerca a 80% que 20%”.

Ek, de 28 años, fundó Spotify en su natal Suecia en 2006 y lo presentó al público dos años después. El servicio fue creciendo en popularidad y ahora tiene más de 10 millones de usuarios en siete países europeos.

Pero las negociaciones respecto a los derechos de transmisión de música en Estados Unidos se prolongaron durante años, lo que retrasó el lanzamiento de Spotify en Estados Unidos.

La empresa con sede en Londres está entrando en un mercado cada vez más poblado. Su modelo es diferente de emisoras de internet como Pandora, que no permite a los usuarios pedir canciones específicas, y de la tienda en línea iTunes de Apple , que obliga a los usuarios a pagar por canciones individuales o álbumes.

Amazon opera un servicio de transmisión de música basado en la nube, y Apple lanzará un servicio similar este otoño.

Publicidad
Publicidad