Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El agua en un 'quasar' podría llenar 100 billones de veces los océanos

Científicos detectaron una gigantesca cantidad de agua en un astro que se encuentra a 12,000 millones de años luz
jue 28 julio 2011 12:00 PM
agua
quasar nasa esa agua

¿Hay agua en el espacio? Bueno, hace 12,000 millones de años había mucha, dicen los astrónomos.

Un equipo de científicos internacionales que analiza un quasar —cuerpo celeste de pequeño diámetro y gran luminosidad— a 12,000 millones de años luz de la Tierra dice que el objeto contiene agua, lo que ellos llaman “un agujero negro vorazmente alimentado”. Dicen que es equivalente a 34,000 millones de veces la masa de nuestro planeta y que es la mayor masa de agua jamás encontrada.

“No sólo detectamos agua en los confines más lejanos del universo, sino que es suficiente para llenar los océanos de la Tierra más de 100 billones de veces”, dijo Jason Glenn, profesor asociado de la Universidad de Colorado-Boulder , que fue coautor de un estudio del quasar.

El descubrimiento muestra que el agua estaba presente en las primeras etapas del universo, cuando tenía 1,600 millones de años de edad, dicen los investigadores. La teoría del Big-Bang ubica la edad del universo en 13,600 millones de años.

En nuestra galaxia, la Vía Láctea, existe 4,000 veces menos agua que en el quasar, y está esparcida a través de unos pocos años luz, según el estudio. Pero en el quasar, el vapor de agua está presente en varios cientos de años luz, dijeron. Un año luz es cerca de 6 billones de kilómetros.

Los científicos hicieron el descubrimiento usando un espectrógrafo en el telescopio del Instituto de Tecnología de California (Caltech) en el volcán Mauna Kea en la Isla Grande de Hawai, y fue verificado usando una instalación en las montañas Inyo de California.

Publicidad

Además de la Universidad de Colorado-Boulder y el Caltech, el Laboratorio de Propulsión de Jet de la NASA, el Instituto Japonés del Espacio y Ciencia Astronáutica, los Observatorios del Instituto Carnegie de Ciencias y de la Universidad de Pensilvania participaron en la investigación.

Publicidad
Publicidad