Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los creadores de 'Grand Theft Auto' exploran la revolución iraní de 1979

Uno de los cocreadores de 'Grand Theft Auto' trabaja en un juego sobre operaciones pasadas de la CIA en diversos países
jue 11 agosto 2011 12:55 PM
videojuegos
1979 videogame iran teocracia ahmadinejad shah al qaeda videojuegos

Vice City. San Andreas. Liberty City. Teherán. Las primeras tres ubicaciones resultan inmediatamente familiares para los grandes fanáticos de los videojuegos de la serie de Grand Theft Auto , que ha vendido más de 100 millones de copias en todo el mundo.

Sin embargo, Teherán, es más comúnmente asociado con reportes de noticias acerca del programa nuclear iraní o declaraciones de confrontación por parte del presidente de línea dura islamista del país, Mahmud Ahmadineyad.

Si Navid Khonsari, de 41 años, cumple su meta, la ciudad capital de Irán pronto será mucho más familiar para los videojugadores. El próximo juego de Khonsari, uno de los cocreadores de la serie Grand Theft Auto, de origen iraní, tiene un título muy simple cuyos números denotan un gran significado: 1979. ¿Y el subtítulo del juego? “No hay chicos buenos”.

1979 debe su nombre al año en que comenzó la crisis de rehenes en la embajada de Estados Unidos en Teherán, que fue durante el apogeo de la Revolución Islámica de Irán . Ese año marcó el derrocamiento del dictador, el sha Mohammad Reza Pahlavi, por una revuelta populista y la instauración posterior de un Estado islámico fundamentalista.

El juego tiene como objetivo combinar los elementos de un ambiente aislado y de mundo abierto popularizados por Grand Theft Auto, con lo que Khonsari llama una narrativa de “pase de estafeta”, que explora este telón de fondo histórico a través de las perspectivas secuenciales de varios personajes con los que se puede jugar.

Khonsari tiene la experiencia ideal para llevar a cabo este ambicioso proyecto: además de crear una serie de juegos icónicos y que definieron un género, también creció en Irán durante la Revolución Islámica.

Publicidad

“Quiero que la gente entienda la ambigüedad moral de esta increíble historia, que se trataba de un país con muchas ideas y creencias diferentes”, dijo Khonsari en una entrevista exclusiva con CNN. “Al crecer en Irán vi a los iraníes bajo la mejor luz, y bajo la peor luz”.

Poco después de la caída del sha, la familia de Khonsari huyó de Irán a Canadá. Khonsari se trasladó a la Costa Oeste como adulto para seguir una carrera como cineasta. Posteriormente se trasladó a Nueva York y aplicó su talento a un estudio apenas creado en ese entonces, de nombre Rockstar Games.

“Yo fui el director cinematográfico de GTA 3, Vice City y San Andreas, así como los dos juegos de Max Payne, Red Dead Revolver y Bully”, dice. “En todo lo que lanzó Rockstar entre 2001 y 2005, tuve la suerte de participar". Después de salir de Rockstar, Khonsari fundó su propia compañía de producción de juegos, iNKstories, que codirige con su esposa, Vassiliki.

El modo de juego de 1979

Al inicio del juego, el jugador es un traductor estadounidense/iraní, en una misión para rescatar a los rehenes de la embajada. El jugador debe elegir una de las tres formas históricamente inspiradas para entrar a Irán: a través de un helicóptero con un equipo de fuerzas especiales de Estados Unidos, por medio de la frontera de Iraq con el ejército de Saddam Hussein, o a través de la frontera de Afganistán con los talibanes.

En estos niveles preliminares, se desarrolla como un juego de disparos en tercera persona bastante estándar, con algunos acertijos lingüísticos que pondrán a prueba el dominio imperfecto de tu personaje de la lengua persa.

“Pero una vez que estás en Irán, ya no eres el traductor”, dice Khonsari. “Tomas el papel de un estudiante manifestante que se opuso al sha. Has echado al sha, pero no estás satisfecho con algunos de estos elementos fanáticos que ves levantarse.

“Así que el juego cambia, y ahora tu misión es conseguir que este pequeño grupo de militares se introduzca en Teherán, pero sin violencia, clandestinamente. Quieres a los rehenes estadounidenses fuera de Irán porque quieres que el país se enfoque en su reconstrucción, y has oído todos estos rumores acerca de que se avecina una guerra con Iraq”.

Aquí, explica Khonsari, es donde el juego comienza a incluir algunos elementos moralmente ambiguos de la diplomacia, el sigilo y el trueque. Cada vez que la estafeta pasa a un nuevo personaje, el estilo del juego cambia también. Algunos personajes se enfocarán más en la acción, mientras que otros cuentan con vehículos y deben resolver problemas.

“La gente que tal vez no está completamente familiarizada con el aspecto del mundo del juego , ve gráficos de lujo y una capacidad de juego pulida y dice: 'esto es de vanguardia'”, continúa. “Pero lo que he visto todavía es bastante básico. Tiene una mentalidad muy de damas chinas: rojo contra negro, el bien contra el mal. Estoy interesado en tener el bien y el mal dentro de la misma naturaleza, y que experimentes ambos. Creo que eso es coherente con la vida, y creo que se puede diseñar un juego en torno a eso”.

Una versión multijugador también está en proceso, con 12 mapas previstos para el lanzamiento. Los modos multijugador contarán con diferentes combinaciones de armas de combate directo, negociación despiadada y toma de decisiones.

¿El primero de una franquicia?

Aunque el juego está todavía en la fase alfa de desarrollo y falta por lo menos un año y medio para su lanzamiento, Khonsari espera que el éxito de 1979 produzca una franquicia de juegos similares.

“(Ésta es) la primera entrega de una franquicia de juegos que serán nombrados por los años en que hubo operaciones de la CIA dentro de ciertos países”, dijo. “1979 es el primero porque es más cercano a mi corazón y conozco la historia mejor. Después de eso, queremos explorar lo que ocurrió en Panamá con (Manuel) Noriega, y Libia en los años 70 y 80 con (Moammar) Gadafi ”.

La herencia de Khonsari es una de las razones por las que no está preocupado por ser políticamente incorrecto al tratar a uno de los supuestamente implacables enemigos de Estados Unidos.

“Los iraníes me van a criticar porque yo estoy haciendo un juego que 'promueve que los imperialistas estadounidenses entren y disparen a iraníes'”, dice. “Los estadounidenses me van a criticar porque yo estoy haciendo un juego que 'glorifica el fundamentalismo islámico', o algo así. No voy a complacer a todos, y el punto del juego no es hacer eso.

“Creo que ser capaz de basar un juego en verdades históricas contemporáneas es importante, además de ser educativo”, dice. “Abre los ojos de la gente para que puedan mirar más allá de lo que están leyendo en el periódico y darse cuenta de que hay una clara relación entre la historia y los titulares”.

“La mayoría de la gente que está jugando hoy en día nació después de 1980, después de la Revolución iraní . Las personas se apresuran mucho al aceptar el registro oficial de las cosas como La historia, sin examinar todo lo que ha sucedido en los últimos 40, 50 o 60 años. Es importante que recordemos estas cosas, y trabajemos para que sean pertinentes”.

Publicidad
Publicidad