Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Astrónomos descubren el planeta más oscuro hasta ahora conocido

El satélite telescopio Kepler descubrió que el TrES-2b es el planeta más negro detectado, que absorbe 99% de la luz
vie 12 agosto 2011 03:57 PM
cosmos espacio
planeta planet satelite satellite cosmos espacio

Los astrónomos dicen que han descubierto el mundo más oscuro jamás visto, un planeta más negro que el carbón que absorbe el 99% de la luz que su estrella envía hacia él.

TrES-2b es un gigante gaseoso del tamaño de Júpiter que orbita una estrella a 750 años luz de la Tierra en la dirección de la constelación de Draco.

Los astrónomos descubrieron la oscura verdad acerca del TrES-2b con datos de la nave espacial Kepler de la NASA, un telescopio satélite que estudia nuestra galaxia la Vía Láctea en busca de planetas como la Tierra .

Sin embargo, el TrES-2b no entra en esa categoría.

“TrES-2b es mucho menos reflectante que la pintura de acrílico negra, por lo que es realmente un mundo extraño”, dijo el astrónomo David Kipping, del Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica en un comunicado de prensa. Él es el autor principal de un trabajo de investigación acerca del planeta oscuro enviado a la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society.

Kipping y el coautor David Spiegel de la Universidad de Princeton dicen que el TrES-2b es un mundo hirviendo, con una temperatura de 1,800 grados Fahrenheit (982 grados Centígrados). Su atmósfera probablemente contenga sodio vaporizado y potasio, u óxido de titanio gaseoso, todas sustancias que absorben la luz, pero que no justifican por sí solas la oscuridad del planeta.

Publicidad

“No está claro qué es responsable de que este planeta sea tan extraordinariamente oscuro”, dijo Spiegel, en un comunicado de prensa. “Sin embargo, no es completamente negro. Es tan caliente que emite un tenue resplandor rojo, al igual que una brasa o las bobinas en un horno eléctrico”.

TrES-2b se reveló cuando su órbita lo llevó entre el Kepler y su estrella, cambiando la cantidad de luz que proviene de la estrella aunque muy ligeramente.

“Al combinar la precisión impresionante del Kepler con las observaciones de más de 50 órbitas, se detectó el menor cambio jamás detectado en el brillo de un exoplaneta: sólo seis partes por millón”, dijo Kipping en el comunicado de prensa. “En otras palabras, el Kepler fue capaz de detectar directamente la luz visible proveniente del propio planeta”.

Publicidad
Publicidad