Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Preparan el mayor radiotelescopio astronómico del mundo

Será el más grande construido hasta el momento. Científicos esperan poder ver estrellas y galaxias en formación
mar 16 agosto 2011 10:09 AM
galaxia
cosmos universo galaxia

En 1985, el astrónomo Carl Sagan escribió la novela Contacto, acerca de un gran radiotelescopio de Estados Unidos que recibe la primera comunicación con la vida extraterrestre. El best seller se convirtió en una película en 1997, protagonizada por Jodie Foster, que hizo ver a muchos cómo los seres humanos podrían encontrar extraterrestres por primera vez.

Ahora está en planeación el radiotelescopio más grande del mundo: una matriz de 3,000 antenas establecidas en regiones remotas del hemisferio sur, que tendrá una capacidad al menos 50 veces mayor que cualquier otra cosa antes; incluyendo a la EVLA (Expanded Very Large Array por sus siglas en inglés), que fue el escenario de la película Contacto.

La llamada Matriz de Kilómetro Cuadrado (Square Kilometer Array o SKA por sus siglas en inglés), acercará las posibilidades alucinantes que se exploran en el libro y en la película, con la nueva información sobre el origen del universo y la formación de galaxias y agujeros negros.

De acuerdo con Jim Cordes, un astrónomo de la Universidad de Cornell que participa en la investigación de radiotelescopios, la instalación de la SKA podría ser la primera en detectar la radiación gravitacional mediante el uso de señales de radio de los pulsares —estrellas neutrónicas en rotación— para revelar las distorsiones del espacio-tiempo investigadas por Albert Einstein.

La recepción extendida de la SKA incluso podría capturar ese primer contacto extraterrestre.

Sin embargo, a diferencia del libro y la película, Estados Unidos no va a ser un jugador clave, al menos durante la próxima década. 

Publicidad

En tanto que el proyecto multinacional —que podría tener sede en Sudáfrica o en Australia— se planea planea, implementa y construye, los astrónomos estadounidenses serán relegados a la condición de observadores en los próximos años.

En general, se prevé que la SKA cueste alrededor de 2,000 millones de dólares, y se ponga en marcha en los próximos ocho años, una vez en funcionamiento tendrá un costo operativo de más de 200 millones de dólares al año.

Los organizadores había previsto inicialmente que Estados Unidos contribuyera en un tercio o más del total, o alrededor de 700 millones de dólares para ponerlo en marcha y 70 millones de dólares anuales posteriormente. Se espera que la Unión Europea sea uno de los principales financiadores, y que otros países también contribuyan.

La National Science Foundation (NSF por sus siglas en inglés) de Estados Unidos decidió no financiar la SKA, por ahora, basada en una revisión que encargó a la NASA y al Departamento de Energía de ese país en la que se examinaban las prioridades para la próxima década.

La SKA dependerá de avances tecnológicos aún en desarrollo, tales como la velocidad de las computadoras y el aumento de la capacidad, así como la generación de electricidad más barata, dijo a CNN James Ulvestad, director de la división de ciencias astronómicas de la NSF.

Por ejemplo, la enorme cantidad de datos recopilados por el telescopio será 50 veces mayor que la de cualquier instalación similar en existencia ahora, dijo. Eso requerirá computadoras con una velocidad y capacidad que no existe en la actualidad, y contribuirá a un avance en la tecnología, de acuerdo con Ulvestad.

Instalaciones en Estados Unidos y otros países están desarrollando algunas de las nuevas tecnologías ahora. La EVLA en Nuevo México ha aumentado el ancho de banda de trabajo en un factor de 80, dijo Ulvestad, lo que contribuirá a la capacidad informática necesaria para hacer frente a la información recogida por la SKA.

Finalmente, Ulvestad dijo que se hizo a un lado a la SKA para seguir financiando miles de proyectos de investigación de la EVLA y de la Gran Matriz Milimétrica/Submilimétrica de Atacama, en Chile, que están llevando a cabo lo que él llamó “ciencia de vanguardia”.

Empresas de tecnología como IBM están discutiendo posibles consorcios con la SKA para ayudar a desarrollar algunos de los avances necesarios en la informática y de generación de energía de bajo costo.

Esta participación del sector privado mantendría una forma de participación de Estados Unidos hasta el momento en que el gobierno pueda intervenir, dijo Cordes, el astrónomo de Cornell.

“Una de las lecciones de los grandes proyectos de la astronomía, es que tienes que estar pensando en términos de varias décadas”, dijo. “Es muy preocupante”.

El siguiente gran paso para la SKA es decidir dónde va a estar basada. Los dos finalistas que compiten por albergarla son Sudáfrica y Australia, los cuales ofrecen grandes extensiones de territorio semiárido adecuado para las antenas de radio de alta tecnología.

Ambas propuestas incluyen la colocación de antenas en otros países vecinos a fin de lograr los kilómetros cuadrados totales para la recepción de la radiotelescopio. La decisión final se espera en 2012.

Cuando esté terminado, el enorme telescopio SKA podría proporcionar una visión de cómo se formó el universo mediante la recopilación de ondas de luz, rayos gamma y ondas de radio emitidos hace millones, e incluso miles de millones de años, que siguen viajando por el espacio, explicó Bernard Fanaroff, director del proyecto de la SKA en Sudáfrica.

A través de los rayos capturados, los científicos podrán ver sucesos tales como estrellas y galaxias en formación, dijo Fanaroff, y agregó: “La astronomía es la única que puede mirar hacia atrás en el tiempo”.

Publicidad
Publicidad