Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sin Jobs, ¿quién nos convencerá de que necesitamos a Apple?

Con la renuncia como presidente ejecutivo de su carismático líder Steve Jobs, la firma pierde parte de su habitual chispa
vie 26 agosto 2011 02:25 PM
steve jobs bono
steve jobs bono steve jobs bono

Ahora que Steve Jobs renunció como presidente ejecutivo de Apple , mucha gente del mundo de la tecnología y los negocios se pregunta qué será de la mayor empresa tecnológica del mundo, que nos trajo la primera computadora personal y el primero smartphone verdadero, y marcó el comienzo de la era de la música digital.

La mayoría de las discusiones se enfocan en temas formales como el potencial de mercado y las futuras líneas de productos. ¿Qué significa la salida de Jobs para el futuro del negocio de Apple ? ¿Para el próximo iPhone?

Todo eso sólo es "bla, bla, bla". Tal vez el mayor asunto en la psique de un amante de la tecnología es este pequeño y triste hecho: Sin Steve Jobs, Apple es mucho menos divertida. Las razones son muy variadas.

Parte de esto tiene que ver con el origen de la historia de Apple, que —como un episodio excelente de This American Life explica— es un asunto muy importante acerca de dónde vinieron las personas, especialmente si provienen de comienzos relativamente humildes y se hicieron grandes.

Eso es cierto para Jobs, quien consiguió un trabajo de verano en Hewlett-Packard después de llamar a William Hewlett pidiendo componentes electrónicos que necesitaba para un proyecto de clase. Luego logró fundar Apple en 1976 en el garaje de casa de sus padres con la ayuda de su amigo Steve Wozniak. El primer producto que vendieron, la Apple 1, fue la primera computadora personal, que venía como un conjunto de piezas que tenían que ser soldadas entre sí por su propietario. Es reconocida como la primera computadora personal verdadera.

Las luchas de un CEO particular

Publicidad

Esta fama de aguerrido siguió a Jobs durante toda su carrera.

“En los últimos años, Jobs ha luchado con una rara forma de cáncer pancreático; añadiendo esto a una épica historia de vida que refleja la historia de la propia Apple: siempre el más aguerrido, nunca un éxito espectacular”, indicó una publicación acerca de Jobs en TED.com .

Pero los fracasos de Jobs también son parte de lo que lo ha convertido en un héroe de culto.

Como se sabe, Jobs abandonó el Reed College de Oregon. Pero más tarde diría que una clase de caligrafía a la que asistió como oyente inspiró la estética del diseño de Apple.

Lo echaron de Apple en 1985. Pero, mientras estaba fuera de la empresa, fundó una firma llamada NeXT, que desarrolló una primera versión de lo que sería el revolucionario sistema operativo informático Macintosh. 

Jobs habló sobre estos asuntos durante un discurso en 2005. 

“No puedes conectar los puntos mirando hacia adelante. Solamente puedes conectarlos mirando hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos de alguna manera se conectarán en tu futuro”, dijo en un discurso de graduación en la Universidad de Stanford. “Hay que confiar en algo: en tu instinto, destino, vida, karma, lo que sea. Este enfoque nunca me ha decepcionado, y ha hecho toda la diferencia en mi vida”.

Todo esto se suma a la manera en que la gente ve a Jobs como una fuente de inspiración .

“Es realmente el fin de una era. Gracias por inspirarnos a todos Steve”, escribió Dave Morin, fundador de una aplicación llamada Path y ex empleado de Apple y Facebook, en su página de Google +, la mañana del jueves. “Has demostrado a toda una generación lo que es posible con innovación, diseño y enfoque”.

Ese tipo de impacto hace que sea difícil para cualquier otra persona traer tanta historia y carisma a la empresa. En el corto tiempo desde la renuncia de Jobs, los expertos en tecnología han escrito que la primera era de la computación personal ha terminado, ya que Bill Gates, de Microsoft, y Jobs ya no están en el negocio.

¿Un buen heredero?

Hay muchos elogios en línea para el nuevo presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, quien ha sido director de operaciones de la compañía , básicamente dirigiéndola desde que Jobs pidió una licencia médica en enero. Mucha atención se ha enfocado, en particular, en su sentido del negocio.

En The Atlantic, Nicholas Jackson escribe que elegir a Cook como el próximo presidente ejecutivo de Apple es “ la mayor creación de Steve Jobs ”.

“Tim Cook no es Steve Jobs”, escribe. “Pero sí aprendió del mejor cómo emularlo. Y si iba a fracasar, ya lo hubiera hecho. Cook ha estado actuando como presidente ejecutivo de Apple desde enero, cuando Jobs pidió su tercera licencia médica de la empresa. (....) Presidió la última actualización de Mac, el lanzamiento de la iPad 2, el anuncio de la iCloud, e incluso el momento, hace unas dos semanas, cuando la capitalización de mercado de Apple superó a la del gigante de los servicios petroleros Exxon , convirtiéndose en la número uno”.

Pero nadie está argumentando que Cook traerá tanta vida al mundo tecnológico. El Washington Post dice que es “poco probable que (Cook) iguale el impulso innovador de su predecesor”.

“Los críticos a menudo hablan despectivamente del ' campo de distorsión de la realidad' generado por el líder de Apple : su capacidad para convencer a los espectadores que las tecnologías que parecerían carentes de forma en otras manos, han llegado a la cima de la perfección en Apple”, publicó el Financial Times .

“La generación de esta suspensión de incredulidad es esencial para suscitar la demanda de aparatos que la mayoría de los consumidores no tenían idea de que fueran necesarios, y es una forma de arte de la que Jobs había sido el más reconocido maestro”, indica.

El discurso de Cook en la Universidad de Auburn el año pasado ofrece algunas pistas sobre sus habilidades de presentación.

Durante la plática, un Cook vestido con toga se refirió a su decisión de llegar a Apple en un momento en que la empresa se estaba desempeñando mucho peor que sus competidores.

“No sólo el desempeño de Compaq era mucho mejor que el de Apple, tenía su sede en Texas, y por lo tanto más cerca del futbol de Auburn”, dijo, tratando de atraer a la audiencia, presumiblemente enloquecida por el futbol.

¿La respuesta a la broma? Un silencio que Steve Jobs no habría escuchado.

Publicidad
Publicidad