Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los 'omnívoros digitales' están cambiando radicalmente a los medios

Las personas que utilizan varios dispositivos móviles a diario transforman la forma en que se presenta la información en la web
jue 20 octubre 2011 12:28 PM
Kindle
Kindle Kindle

Nota del editor: Amy Gahran escribe sobre tecnología móvil para CNN.com. Es una escritora de San Francisco y consultora de medios cuyo blog, Contentious.com , explora cómo la gente se comunica en la era de internet.

(CNN) — Desde los humildes celulares con funciones tradicionales hasta las potentes tabletas, los dispositivos móviles se han convertido en un factor importante en los medios de comunicación. Una nueva investigación de comScore muestra que casi la mitad de los estadounidenses tienen ahora acceso a algún tipo de medios móviles: navegación web, aplicaciones  o descarga de contenidos a través de un dispositivo.

Los usuarios de móviles poseen cada vez más dispositivos que utilizan de diversas maneras a lo largo del día o simultáneamente, por lo que comScore los llama omnívoros digitales.

“No hace mucho tiempo, los consumidores dependían únicamente de una computadora de escritorio o portátil para conectarse a internet”, indica el informe. “Ahora, un creciente número de consumidores pueden acceder a una amplia variedad de contenidos digitales a través de una gran cantidad de dispositivos".

“Con los teléfonos inteligentes, las tabletas y otros dispositivos conectados, los consumidores se han convertido en omnívoros digitales; no sólo por los contenidos de comunicación que consumen, sino también por la forma en la que los consumen”.

¿Omnívoro digital? Me declaro culpable. Así es como funciona esto en mi vida:

Publicidad

En un día típico de trabajo, mientras me estoy haciendo mi té de la mañana, también estoy descargando los podcasts de audio de ese día en mi computadora. Los sincronizo con mi iPod para poder escuchar las noticias mientras hago el desayuno y voy al gimnasio.

De camino al gimnasio, si una historia noticiosa de un podcast captura mi interés, me detengo en la acera por un minuto, saco mi teléfono Android y hago una búsqueda en Google para encontrar la versión de esa historia en el sitio web del podcast. Leo los primeros párrafos y me doy cuenta de que querré leer la historia a profundidad, después desde mi teléfono, comparto esa historia a mi cuenta de Instapaper (un servicio gratuito que guarda y entrega contenido de textos largos en un formato fácil de leer a una variedad de dispositivos móviles).

Por la tarde, en mi hora del almuerzo, saco mi Kindle y lo sincronizo a través de la red WiFi con mi cuenta de Amazon. El Kindle descarga mi último archivo de Instapaper: algunos artículos que he guardado recientemente, incluyendo el artículo de la mañana. Los leo mientras almuerzo.

Una historia de Instapaper menciona una nueva película que parece interesante, una nueva versión de The Thing. Así que saco mi teléfono, inicio la aplicación Movie Database y veo el tráiler. Me gusta tanto que tuiteo acerca de ella y lo publico a un grupo de amigos en Google+, todo desde mi teléfono. Para entonces, he terminado mi sopa, y es hora de volver al trabajo.

Ten en cuenta que no he encendido un televisor o la radio , ni he abierto un periódico o una revista impresa en todo ese día. Eso es normal para mí. Aún así, estoy teniendo un acceso comparable (y posiblemente más útil, flexible y práctico) a contenidos a través de dispositivos que puedo llevar fácilmente a cualquier lugar que vaya.

Yo no poseo una tableta (no he encontrado una que se adapte a mis necesidades a un precio que esté dispuesta a pagar ), pero de acuerdo con comScore, la aparición de las tabletas está volviendo al panorama mediático más rico, más complejo y más fragmentado.

Aunque las tabletas son aún una parte muy pequeña del mercado móvil, comScore dice que tres de cada cinco usuarios de tabletas se informa de algún tipo de noticias en este dispositivo, y 25% lo hace todos los días o casi todos los días.

Como periodista, considero eso una buena noticia en el largo plazo.

Pero por ahora, aunque la mitad de los estadounidenses ya están teniendo acceso a algún tipo de contenido móvil, este contingente está todavía muy lejos de superar a los medios digitales en su conjunto.

El reporte de comScore señala: “La participación de tráfico no-computacional en Estados Unidos permaneció en 6.8% en agosto de 2011, con dos tercios de ese tráfico proveniente de teléfonos móviles y tabletas representando gran parte del resto”.

Esta medida de tráfico incluye sólo vistas de página con base en un navegador (que abarca desde el correo electrónico, soporte de aplicaciones, transmisión de video, hasta computación y almacenamiento en nube). Pero aún así, el 6.8% es una cifra pequeña, teniendo en cuenta cuánta atención mediática está recibiendo la tecnología móvil.

Por su parte México también empieza a consumir más noticias por internet (aunque no necesariamente mediante dispositivos móviles). En promedio los mexicanos dedican 12.4 horas semanales a revisar información mediante internet, en contraste con 10.4 horas dedicadas a la televisión y 10.8 a la radio, de acuerdo con el estudio de Hábitos y percepciones de los mexicanos sobre internet realizado por el Proyecto Mundial de Internet.

¿Hacia dónde se dirige esta tendencia? En sus conclusiones, comScore señala: “Los dispositivos influyen en la forma en que la gente consume contenidos, y es importante recordar que no existen en forma aislada unos de otros, sino que tienen una relación complementaria en la vida de los consumidores”.

Por ejemplo yo habría obtenido menos valor del podcast de noticias si no hubiera tenido a la mano mi teléfono Android, mientras lo estaba escuchando; y todavía menos si no hubiera sido capaz de leer el artículo que había encontrado de esa manera en mi Kindle, donde la experiencia era más conveniente.

En el año que viene, yo esperaría ver más productores de contenidos en línea, anunciantes y proveedores de servicios experimentando con ofertas multicanal y de plataformas cruzadas que aporten tipos complementarios de participación a través de los diversos dispositivos (y sobre todo) móviles.

Pero el objetivo final será crear una experiencia más coherente y personalizada que se sienta ambiental y no vinculada a dispositivos específicos. Lo cual probablemente sea bueno, ya que esta tecnología sigue cambiando muy rápido.

Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente de Amy Gahran.

Publicidad
Publicidad