Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los nuevos robots de hule no son amenaza para R2-D2

La creación de un robot flexible y blando capaz de contorsionarse no representa el fin de los robots de materiales duros, dicen expertos
jue 01 diciembre 2011 11:07 AM
cibernetic
robot plastico hule goma pequeno rubber suave soft real cibernetic

No hace mucho, un par de científicos de Harvard tuvieron un momento de iluminación en el lugar más inesperado: mientras hacían fila en una oficina de correos.

Robert Sheperd y Filip Ilievski intentaban ayudar al resto de su equipo de investigación a crear una nueva generación de robots flexibles de goma, llamados robots blandos.

Ya tenían un diseño que permitía a su robot articulado ondularse o hacer un movimiento de ondas. Pero estaban buscando un diseño que permitiera mayor movimiento.

“Sabíamos que la naturaleza ya tiene una gran cantidad de cuadrúpedos caminando por ahí, y ya teníamos este diseño ondulante”, dijo Sheperd. "Pensamos, oh, podríamos cruzar una con la otra y tendríamos un (robot) ondulante y cuadrúpedo que se puede arrastrar”.

Poco preparados para su momento de inspiración en la oficina de correos, Sheperd y Ilievski se vieron obligados a anotar sus ideas en un sobre.

Dieron a conocer su creación en Proceedings of the National Academy of Sciences . Su equipo, encabezado por George Whitesides, lo llamó robot blando multiandadura (multigait soft robot).

Publicidad

La robótica blanda, dicen los expertos, es la vanguardia del diseño de robots y promete adelantos inimaginables por varias razones.

En primer lugar, señalaremos lo obvio: Estos no son los robots de tus abuelos, ni siquiera los de tus padres. En otras palabras, no es R2-D2.

El robot blando del equipo de la Universidad de Harvard es un dispositivo blanco en forma de X formado por un polímero elástico llamado elastómero.

El movimiento del robot es controlado por muchas cámaras diminutas en su cuerpo, que le "dan vida" cuando se llenan de aire comprimido. El aire es introducido a través de tubos conectados al robot. “Han usado un sistema inteligente de cámaras y formas, y cuando aplicas presión, logras que el robot se mueva de formas predecibles”, dice Barry Trimmer, desarrollador de robótica blanda en la Universidad Tufts.

Puede comprimirse lo suficiente como para arrastrarse a través de un espacio de 2 centímetros de ancho e insertarse en lugares donde los robots metálicos o de plástico duro nunca podrán ir. Su peso es de sólo 42.5 gramos.

La tecnología tiene posibilidades alucinantes.

Imagina un pequeño robot contorsionista metiéndose en tu cuerpo para que tu médico pueda realizar un procedimiento sin cirugía.

Algunos robots blandos más grandes podría ser desarrollados para ayudar a las personas de edad avanzada con tareas comunes, como abrir las puertas, vaciar una tina, o ayudarlos a permanecer de pie o caminar.

O, tal vez, un robot podría ayudar a los escuadrones de búsqueda y rescate a encontrar a víctimas atrapadas bajo los escombros de un desastroso terremoto.

Los robots blandos podrían ser útiles en otras formas, como la exploración de otros planetas y la desactivación de bombas.

Además esta tecnología es muy barata. Los materiales utilizados para crear el robot de Harvard costaron alrededor de 5 dólares, dice Shepherd. Después de que el diseño fue perfeccionado, el prototipo fue fabricado en unas dos horas.

Podrían desarrollarse materiales especiales para diferentes tipos de robots, en función de sus tareas. Los robots médicos podrían ser hechos de proteínas, como la seda. Otros robots podrían ser construidos con materiales que sean biodegradables para su eliminación segura y práctica.

“Se está convirtiendo en un foco importante de investigación de robots”, dice Trimmer. “Hay un aumento de la inversión en Europa en la fabricación y desarrollo de robots de material blando. Estados Unidos tiene que pensar mucho más en esto y poner más recursos en ello”.

El proyecto de Harvard fue financiado por la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés), el centro de investigación del Departamento de Defensa estadounidense.

Pero los científicos todavía tienen grandes obstáculos por delante. Uno de los más difíciles, dice Trimmer, es diseñar un robot blando que sea independiente y autónomo.

El robot de la Universidad de Harvard no puede moverse sin aire comprimido, que tienen que introducir a través de tubos conectados a su cuerpo. “Si quieres construir un dispositivo para hacer algo útil, no quieres que esté atado”, dice Trimmer. “Si quieres viajar a algún sitio, no quieres estar arrastrando cables o tubos”.

Los científicos también esperan desarrollar robots blandos que sean mucho más grandes y mucho más pequeños.

Pero no esperes que los robots blandos reemplacen eventualmente a los de tipo duro. Según los expertos, a medida que los robots comiencen a formar parte de la vida cotidiana, todavía habrá una necesidad de R2-D2 y C-3POS.

“La ciencia sigue tratando de hacer robots duros realmente buenos, incluyendo los robots humanoides”, dice Trimmer. “Hay un enorme legado de robots duros por ahí, y también pueden hacer muchas cosas que los humanos no pueden”.

Publicidad
Publicidad