Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las implicaciones sociales frenaron la decisión de ajustar el tiempo

Las consecuencias sociales y religiosas aplazaron la decisión de restar un segundo para coordinar los relojes con la rotación de la Tierra
vie 20 enero 2012 01:38 PM
Horario Verano
Horario Verano Horario Verano

Las implicaciones sociales y religiosas que tendría la supresión del segundo adicional, que permite mantener la hora sincronizada con la rotación de la Tierra, han sido determinantes para posponer la decisión sobre su eventual eliminación.

Así lo explicaron este viernes en rueda de prensa varios responsables de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) que ayer, en el marco de la Asamblea de Radiocomunicaciones, decidió aplazar hasta 2015 la decisión sobre si mantiene o elimina el segundo intercalar , o segundo adicional.

"Al principio, este tema lo tratamos como un asunto exclusivamente técnico. De hecho se abordaba en un pequeño grupo técnico. Pero dado el interés mediático que ha suscitado se empezó a hablar de manera más amplia y percibimos que muchos países no sabían nada al respecto", explicó Fraçois Rancy, director de la Oficina de Radiocomunicaciones de la UIT.

Así como hubo "un buen número de países que estaban a favor de mantener el segundo y otro numeroso a favor de suprimirlo, había también un muy importante grupo que simplemente no tenía una opinión formada", aseguró el jefe de la Oficina de Frecuencias del Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia, Vincent Meens.

"Nos dimos cuenta que tenían que ser tomados en cuenta otros aspectos, como los sociales, los religiosos. La supresión tendrá varias implicaciones y estas merecen ser estudiadas con detenimiento", agregó Rancy.

Cuestionado sobre cuáles serían dichas implicaciones, Rancy evitó responder. En tanto, negó que el retraso en la toma de la decisión traiga consecuencias negativas, pues se había establecido como fecha aproximada de implementación el año 2020.

Publicidad

Durante los próximos tres años se realizarán diversos estudios para analizar en profundidad todas las implicaciones de la eventual eliminación del segundo intercalar, "y así poder tomar una decisión con toda la información necesaria", explicó Rancy.

El eventual cambio tiene un origen científico e histórico, ya que hasta ahora es la "hora solar" —marcada por la rotación de la Tierra sobre su propio eje y su órbita alrededor del sol— la que sirve para medir el tiempo en función de las observaciones astronómicas.

La rotación de la Tierra experimenta variaciones causadas por la disminución de su velocidad y por eventos como terremotos o erupciones volcánicas, por lo que cada cierto tiempo se debe agregar un segundo a la hora de los relojes atómicos, de una extraordinaria precisión, en los que se basa el Tiempo Universal Coordinado (TUC).

La eliminación de ese segundo tampoco requeriría, como ocurre ahora, ajustar los relojes atómicos, ni los sistemas de telecomunicaciones e informáticos cada vez que se agrega un segundo a un año, argumentaron ante la UIT los partidarios el cambio.

Publicidad
Publicidad