Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Un joven egipcio estudiará el comportamiento de las arañas en el espacio

El estudiante recreará su experimento en la Estación Espacial Internacional, gracias a un concurso organizado por YouTube

¿Las arañas saltadoras pueden cazar a su presa aun en el espacio?

Puede sonar como ciencia ficción o como el inicio de un mal chiste, pero es un experimento que se llevará a cabo en la Estación Espacial Internacional este año, gracias al adolescente egipcio Amr Mohamed.

Mohamed, de 19 años, vive en Alejandría y ganó una de las dos entradas disponibles alrededor del mundo para la competencia YouTube Space Lab . El concurso está respaldado por el científico Stephen Hawking, y en él se pide que los estudiantes diseñen experimentos para científicos espaciales.

La idea detrás del experimento de Mohamed es estudiar cómo cazaría una araña cebra, (que salta sobre su presa en lugar de tejer una telaraña), al encontrarse en un ambiente de gravedad cero.

La idea se concibió gracias a la fascinación de Mohamed con la ciencia y las arañas.

“Sólo estoy interesado en saber cómo funcionan las cosas, y la ciencia parece resolver todas mis dudas (...) Por ejemplo, la Física puede explicar el mundo con sólo un puñado de ecuaciones. Y la Biología te dice cómo funciona tu cuerpo. Simplemente me interesan esas cosas”, dijo Mohamed.

Publicidad

Mohamed se enteró de la competencia del Laboratorio Espacial tan sólo tres días antes de la fecha límite, así que diseñó e hizo el video para YouTube con su idea en tan solo un día .

Dijo que había leído sobre los animales que habían estado en el espacio y descubrió que la araña tejedora de orbe (araneidae), estaba entre ellos.

“Es muy interesante porque hacen sus nudos de manera distinta (...) Así que dije: está bien, pueden sobrevivir; hay que hacer las cosas un poco más difíciles. Tomemos una especie de araña que no pueda hacer telarañas en el espacio y en donde la gravedad realmente sea un factor (que afecte) su manera de cazar; así fue como se dio la idea”, dijo Mohamed.

“Comencé a escribir un manuscrito, encendí la cámara y comencé a explicar mi experimento; edité el video y antes que acabara el día estaba en línea”.

Mohamed fue anunciado como uno de los finalistas a nivel regional y después de una semana de votación pública fue invitado a Washington, Estados Unidos,  como ganador regional para experimentar un vuelo en gravedad cero.

Durante el viaje, Mohamed y un equipo integrado por dos chicas de Troy, Michigan, fueron anunciados como ganadores globales. Sus experimentos serán llevados a la Estación Espacial Internacional.

Actualmente, Mohamed está tomando un año sabático antes de comenzar sus estudios en la Universidad Stanford en California, Estados Unidos, en el otoño.

"Antes de la competencia simplemente era un chico batallando con mi nivel de excelencia. Del vasto océano en internet, la marea me trajo al Laboratorio Espacial. Así que ahora sé dónde quiero estar. Sé quién quiero ser”.

Los logros de Mohamed son particularmente impresionantes en Egipto, ya que el país obtuvo el lugar 125 de 139 en educación matemática y Ciencias, de acuerdo con una encuesta del Foro Económico Mundial.

“No hay muchos egipcios en el campo de la ciencia y la tecnología (...) Egipto no está al frente en innovación. Cuando se trata de tecnología o ciencias, siempre somos consumidores, nunca productores ”.

La educación de Mohamed se vio interrumpida durante la revolución que hubo el año pasado , cuando su escuela cerró por varios meses.

“Había demasiado estrés y nadie sabía hacia dónde iría esto”, dijo. “Teníamos que proteger las calles, así que formamos comités para hacerlo”.

“Tenía un temario que estudiar, y no sabíamos cuándo iba a terminar la revolución, cuándo iba a parar o cuándo la escuela volvería a abrir sus puertas. Debíamos continuar; yo tenía que estudiar y patrullar las calles y, de vez en vez, unirme a las protestas”.

Mohamed espera algún día poder ayudar a cambiar la actitud de los egipcios sobre la ciencia a través de su pasión.

“Si voy a trabajar en el campo de la ciencia o la tecnología, quizá sea capaz de llevar los problemas culturales o regionales que enfrentan las personas del Medio Oriente al laboratorio e intentar resolverlos”, dijo Mohamed.

La madre de Mohamed, Safaa El Badbooly, vio su potencial desde temprano. “Cada persona se destaca en determinadas áreas, pero para Amr siempre fue la lectura. Él leía mucho y sobre todos los temas. A los tres años ya estaba leyendo”, dijo.

Ella también espera que después que su hijo haya estudiado en el extranjero, regrese a Egipto para ayudar a construir un mejor futuro. “Para beneficio de su país y, quizá, comenzar un proyecto, como muchos otros, que regresaron a Egipto para beneficiar a su gente ”, dijo.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad