Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Tesla retira del mercado casi 135,000 vehículos por fallas de seguridad

De acuerdo con la agencia de seguridad vial estadounidense, los vehículos tienen problemas en las pantallas táctiles, lo que puede provocar un aumento de riesgo de accidente.
mar 02 febrero 2021 12:30 PM
tesla.jpg
Los autos con problemas son el Model S, fabricado entre 2021 y 2018, y el SUV urbano Model X, producido entre 2016 y 2018.

Tesla retirará del mercado 134,951 automóviles de dos modelos en Estados Unidos por un problema de seguridad en las pantallas táctiles de los vehículos que pueden provocar un aumento del riesgo de accidente, dijo la agencia de seguridad vial estadounidense (NHTSA).

Según un documento de la autoridad enviado a la compañía, se trata de los sedán Model S fabricados entre 2012 y 2018, así como los SUV urbanos Model X producidos entre 2016 y 2018, cuya computadora de a bordo está equipada con un procesador Nvidia Tegra 3.

Este es uno de los retiros de seguridad más importantes encontrados por Tesla. Sin embargo, el número de vehículos es inferior a los 158,000 que el regulador había solicitado a mediados de enero, cifra que representa casi un tercio de todas las entregas en 2020.

Publicidad

La empresa liderada por Elon Musk se resistió inicialmente a llamar a revisión a los vehículos afectados, lo que obligó a la NHTSA a solicitar formalmente al fabricante a mediados de enero que notificara a los propietarios del problema para proceder a la reparación de las unidades defectuosas.

Tesla no estaba obligada a cumplir con la solicitud de la agencia federal, pero sí debe brindar una explicación a la agencia de seguridad. Además, tendrá que reemplazar una parte de la computadora a bordo de los vehículos retirados del mercado.

Este defecto "puede provocar la pérdida de la pantalla de la cámara de visión trasera, de los parámetros de control de descongelación/desempañado y de la señal de cruce, reduciendo la visibilidad y aumentando el riesgo de accidentes", detalla la NHTSA en su carta.

La falla también puede afectar el sistema de asistencia a la conducción instalada en los autos, advirtió la agencia.

Según los datos proporcionados por Tesla a NHTSA, más del 30% de los vehículos producidos en determinados meses han tenido problemas con el defecto. La agencia dijo que además la incidencia de problemas se acelera en vehículos con tres o cuatro años de funcionamiento.

 

La única forma de reparar el problema, que es fruto del desgaste de la memoria flash, es reemplazar la tarjeta eMMC NAND. A pesar de ello, Tesla intentó solucionar parcialmente el problema con un cambio en el software del vehículo para reducir el uso de la memoria, entre otras medidas.

Además, la compañía estadounidense indicó a las autoridades federales que consideraba que el defecto no afectaba a la seguridad de sus vehículos porque el conductor podía utilizar los espejos retrovisores y si el sistema de calefacción no funcionaba, podía "limpiar el parabrisas manualmente".

Pero la agencia federal señaló que no estaba de acuerdo con esa afirmación y que ello no variaba "las obligaciones de Tesla para iniciar y completar la llamada a revisión.

La NHTSA inició la investigación del defecto en junio de 2020 tras recibir quejas sobre el funcionamiento de la pantalla táctil. En noviembre, la agencia federal dijo que tras analizar miles de quejas había actualizado la investigación a análisis de ingeniería y el 13 de enero concluyó que era un defecto que exigía una llamada a revisión.

Con información de AFP y EFE

 
TechRoom
Suscríbete a nuestro newsletter de tecnología

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad