Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La tecnología cambiará la educación del futuro

D2L propone un modelo de educación personalizado con el apoyo de recursos digitales y la ciencia de datos, mediante el LMS Brightspace.
lun 25 abril 2022 09:02 AM
John Baker.jpeg
John Baker, director general de D2L.

Las innovaciones de la era digital prepararán el camino para un enfoque más humano, inclusivo y personalizado de la educación, señala John Baker, director general de la empresa de tecnología educativa D2L.

“La tecnología puede —y debe— utilizarse para hacer la educación más humana. Puede sonar extraño viniendo de un tipo que tiene una empresa de tecnología educativa, pero tenemos que preservar y ampliar ese modelo de enseñanza de la vieja escuela, centrado en el ser humano”, expone Baker.

Publicidad

Asimismo, indica que desde su fundación en Canadá, hace 22 años, D2L ha tenido como objetivo que la educación sea más accesible, por lo que desarrolló el sistema de gestión del aprendizaje (Learning Management System, LMS) D2L Brightspace, mediante el cual se busca mejorar la experiencia académica de los alumnos, los educadores y las instituciones educativas. De esta manera, D2L promueve la transformación digital en la educación a través la tecnología para lograr que el aprendizaje sea accesible y dinámico.

Con esta premisa, en entrevista, John Baker habló sobre el trabajo de D2L en México, los retos de la educación post-pandemia y las nuevas formas de aprendizaje basadas en la tecnología.

—La educación ha tenido grandes cambios en los últimos años, ¿cómo será el futuro de la educación?

—La velocidad del cambio en la educación en los últimos dos años ha sido asombrosa. No es que la pandemia por la Covid-19 haya acelerado el cambio tecnológico, sino que ha eliminado las barreras y ha ayudado a la gente a superar su reticencia al cambio. Como resultado, vemos nuevas formas de aprendizaje: asíncrono, aprendizaje para el dominio y aprendizaje multimodal. Sospecho que veremos nuevas mejoras tecnológicas que faciliten nuevas formas de enseñar, y que van a ser revolucionarias. Es muy emocionante.

—¿Cómo encaja la tecnología en la educación del futuro?

—Debemos apoyarnos en la tecnología para humanizar la educación. Podemos, por ejemplo, utilizar la Inteligencia Artificial como herramienta de predicción para aumentar el juicio humano, lo que liberaría tiempo para que los alumnos estudien y disfruten, y permitiría a los educadores centrarse en la enseñanza de habilidades duraderas y perdurables.

—¿Qué se necesita, en términos de tecnología, para que las instituciones estén preparadas para este futuro?

—En realidad, se necesita muy poca tecnología: tan sólo un smartphone, de hecho. Hemos diseñado nuestro LMS (D2L Brightspace) para que sea accesible desde cualquier dispositivo y en cualquier lugar, porque entendemos que, para mucha gente en muchos lugares del mundo, aprender en una computadora de escritorio no es una opción.

Nuestro objetivo es que la educación sea accesible para todo el mundo, y eso incluye también a las personas con discapacidades físicas.

—La pandemia ha afectado a 1,500 millones de estudiantes en todo el mundo, es decir, al 90% de la población estudiantil, según la UNESCO. ¿Cuál será el mayor reto de la educación post-pandemia?

—Creo que el mayor reto inmediato de la educación post pandémica es el déficit de aprendizaje. Debemos encontrar la manera de ayudar a los alumnos a recuperar lo que se han perdido en estos dos últimos años. Tenemos que hacernos a la idea de que las habilidades caducan muy rápidamente en una cultura digital que evoluciona rápidamente, y tenemos que desarrollar una cultura de aprendizaje permanente y de educación continua para resolverlo.

—¿Es una tendencia el blended learning o aprendizaje híbrido, que combina la educación presencial con la educación a distancia?

—Forma parte de una tendencia más amplia hacia una mayor flexibilidad y personalización. La tecnología del aprendizaje permite un mayor acceso a la educación para las personas, independientemente de su edad, ubicación o capacidad. Necesitamos flexibilidad y desarrollo profesional para que los educadores y los alumnos reciban el apoyo que requieren.

Publicidad

—¿Cómo puede aplicarse el aprendizaje mixto para volver a las clases presenciales? ¿Y cómo afecta este modelo a la universidad del futuro?

—Lo mejor del aprendizaje mixto es que pone a los alumnos en primera línea al darles la posibilidad de elegir cómo, cuándo y dónde aprender. En la universidad del futuro los alumnos tendrán la flexibilidad y la opción de ir a clase y aprender con su instructor y sus compañeros o quedarse en casa y aprender virtualmente por su cuenta, de forma asíncrona, en cualquier día.

—¿Cómo puede D2L ayudar a las instituciones mexicanas en la transición hacia un modelo de enseñanza en línea o híbrido?

—Ya estamos en México ayudando a hacer eso. En 2020, el sector digital representaba alrededor del 12% de la economía mundial, pero eso no es nada comparado con lo que vendrá en los próximos tres o cuatro años. El 30% de la economía mundial se transformará digitalmente, y en el futuro no habrá una parte de nuestra economía que no sea digital.

En el ámbito educativo, nuestra responsabilidad compartida es ayudar a construir un mundo digital más igualitario, más justo y democrático, que ofrezca más oportunidades a las personas.

Nuestro papel en la transformación digital consiste en ofrecer la tecnología adecuada que haga el aprendizaje más accesible y personalizado, abriendo nuevas posibilidades de éxito para los estudiantes, las instituciones educativas y las empresas.

—¿En cuántos países está presente D2L y cuál es la importancia del mercado mexicano para el negocio y crecimiento de la empresa?

—Estamos literalmente en todo el mundo. No hay muchos mercados a los que no hayamos llegado todavía. Con la pandemia de Covid-19, vimos crecer nuestro negocio en México donde hay gran potencial.

Nuestra tecnología ha sido implementada en escuelas y empresas de la Ciudad de México, Monterrey y Querétaro, entre otras ciudades, con clientes en todos los niveles educativos, desde la Primaria hasta la instrucción superior y la educación corporativa. Entre los principales están: Universidad Iberoamericana, Universidad Anáhuac y Aliat Universidades.

—¿Cuál es su expectativa en el mercado mexicano para el 2022?

—Vemos una clara tendencia hacia la adopción de tecnologías educativas en todo el país. La expectativa es que el crecimiento sea aún mayor en los próximos años debido a la transformación digital, incluso en los sectores públicos, para los cuales nuestra solución también está perfectamente diseñada.

—La plataforma Brightspace puede utilizarse en todos los niveles educativos, ¿cómo ha influido en la educación superior?

—La tecnología ofrecerá más oportunidades a más personas en más lugares y durante más tiempo que el típico título de cuatro años. Estamos ante un futuro en el que el aprendizaje será permanente e ilimitado, en el que la educación evoluciona y se adapta para hacer frente a los problemas más acuciantes de nuestro tiempo, no sólo la actual pandemia, sino el cambio climático y otros retos.

—¿Qué es la educación basada en datos y cuáles son sus ventajas?

—Los datos son una poderosa herramienta para gestionar el aprendizaje, porque a través de éstos, los educadores maximizan los resultados del aprendizaje de los alumnos. Proporcionan información sobre lo que está ocurriendo con los estudiantes, y los de esta manera, los profesores pueden utilizar esta información para orientar los planes de clases y otras actividades de tutoría.

Los datos de los alumnos son, por ejemplo, los resultados de las pruebas y los registros de asistencia. Los tutores ven cómo reaccionan y responden los alumnos, y manejan esta información para hacer los ajustes pertinentes. Pero además, se deben salvaguardar los datos de los alumnos.

Publicidad

—¿Cómo aplicar la educación basada en datos?

—El primer paso es definir lo que se quiere saber de los datos. Puede empezar por algo pequeño, con sólo un puñado de las métricas realmente importantes que repercutirán en la instrucción en su institución. El segundo paso es construir y seguir el impacto de sus acciones.

En tercer lugar, hay que dedicar tiempo a conectar con los colegas y entender cómo utilizan estos datos, compartir las mejores prácticas y comparar las que funcionan. El cuarto paso consiste en ampliar nuestros conocimientos. Puedes organizar una formación adicional para tus compañeros instructores o administradores sobre cómo utilizar la plataforma de aprendizaje. Y, por último, hay que seguir aprendiendo.

—Un reto es hacer que la enseñanza sea más atractiva para los estudiantes. ¿Cómo ayuda la tecnología a conseguirlo?

—Hay pedagogías innovadoras que están transformando la educación: el mastery learning, las flipped classrooms, la gamificación, el blended learning, etc. Todas ellas se ven facilitadas por la tecnología y tienen implicaciones fascinantes en la forma de enseñar; y, como he dicho, preveo que esto se acelerará ahora que el aprendizaje digital está en todo el mundo.

—El aprendizaje personalizado es una forma de motivar a los alumnos. Con la tecnología, ¿es posible llevar la personalización a todos los niveles de aprendizaje?

—Sin duda. Cuando iniciamos D2L , el sueño era un aprendizaje altamente personalizado, pero no teníamos la tecnología necesaria. Las computadoras de escritorio eran menos potentes que un teléfono inteligente, por lo que hoy, con la velocidad y la complejidad de la potencia de cálculo de que disponen, los educadores pueden crear planes de aprendizaje individualizados que satisfagan las necesidades de los alumnos.

Publicidad
Publicidad