Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Está bien beber un poco de alcohol durante el embarazo?

Hasta ahora no hay mucha investigación sobre la cantidad mínima que una mujer embarazada podría beber sin dañar a su bebé nonato.
dom 08 octubre 2017 07:10 AM
Cerveza
Cerveza En Irlanda era común que aconsejaran a las mujeres embarazadas y lactantes beber Guinness porque creían que era beneficioso para la salud. (Foto: wdragon/Getty Images/iStockphoto)

Los expertos coinciden en que el consumo excesivo de alcohol durante el embarazo es muy peligroso para el feto y lo desaconsejan, pero ¿qué pasa si se bebe un poco durante el embarazo?

Pues resulta que no hay mucha investigación sobre la cantidad mínima que una mujer embarazada podría beber sin dañar a su bebé nonato, según un artículo publicado en septiembre en la revista BMJ Open.

En Estados Unidos, los médicos han advertido desde mucho tiempo atrás que beber alcohol durante el embarazo puede acarrear graves riesgos médicos, como la posibilidad de aborto, muerte fetal o problemas físicos y conductuales en el bebé, conocidos como trastornos del espectro alcohólico fetal.

El año pasado, un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades apuntaba que las mujeres deben evitar beber completamente si no están usando anticonceptivos y hay alguna posibilidad de que estén embarazadas.

Las pautas en Reino Unido también dicen que si estás embarazada o crees que podrías quedar embarazada, el enfoque más seguro es no beber alcohol en absoluto.

Lee: ¿Es saludable el vino?

Publicidad

El viernes, el National Health Service Greater Glasgow and Clyde lanzó la campaña "Sin alcohol no hay daño" dirigida a mujeres embarazadas para crear conciencia del riesgo del trastorno del espectro alcohólico fetal. Ha habido "mensajes mixtos" en torno a beber durante el embarazo y la campaña busca "zanjar el tema de una vez por todas", según el servicio nacional de salud.

Sin embargo, el nuevo artículo pide más investigación sobre los efectos del consumo leve de alcohol en el embarazo con el fin de comprender mejor los riesgos potenciales y encontrar respuestas a las preguntas que las futuras madres pudieran tener.

Por ejemplo, "las mujeres a menudo inquieren sobre los niveles seguros de consumo durante el embarazo, ‘¿pero una copita está bien, ¿no?’" señaló en un correo electrónico Loubaba Mamluk, investigadora asociada senior en epidemiología en la Universidad de Bristol en Reino Unido y principal autora del artículo. "La distinción entre beber poco y la abstinencia es de hecho el punto de mayor tensión y confusión para los profesionales de la salud y las mujeres embarazadas".

Por eso, "nos sorprendió que este tema tan importante no fuera investigado con la amplitud que se espera", dijo.

Alrededor de una de cada 10 mujeres embarazadas en Estados Unidos, de 18 a 44 años de edad, informan que han consumido al menos una bebida alcohólica en los últimos 30 días mientras estaban embarazadas, según los Centros para el Control de Enfermedades.

¿Y si solo es un sorbo?

El nuevo artículo incluyó una revisión y análisis sistemático de estudios previos sobre el bajo consumo de alcohol y el embarazo que se publicaron entre 1950 y julio de 2016.

Los investigadores examinaron a fondo los estudios que implicaban beber hasta 32 gramos de alcohol por semana, lo que equivale a unas dos pintas de cerveza o dos copas de vino, dijo Mamluk. De los miles de estudios, solo 24 cumplieron con los criterios de revisión de los investigadores.

null"Eran estudios representativos de mujeres embarazadas o mujeres que trataban de concebir que informaron sobre su consumo de alcohol antes de que naciera el bebé", detalló Mamluk.

Los investigadores encontraron que faltaba evidencia que demostrara un claro "límite seguro" o "efecto nocivo" del consumo leve de alcohol en el embarazo.

La literatura científica carece de datos sobre el bajo consumo de alcohol durante el embarazo, pero el nuevo artículo hizo un trabajo muy minucioso al tratar de examinar cualquier posible fuente de información, dijo la Dra. Robyn Horsager-Boehrer, profesora y jefe de obstetricia y ginecología en el William P. Clements Jr. University Hospital, quien no participó en el nuevo estudio.

Las preguntas más frecuentes relacionadas con el alcohol que Horsager-Boehrer escucha de pacientes embarazadas tienen que ver con sus preocupaciones acerca de una sola bebida que consumieron antes de saber que estaban embarazadas o beber un sorbo de champán en un evento especial, dijo.

"Me preguntan ‘¿Qué pasa si solamente bebo una copa de champán en la boda de mi hermana, puede ser perjudicial?’", dijo Horsager-Boehrer, agregando que su respuesta es: "Nadie puede cuantificar el riesgo. Es muy probable que sea bajo con base en la información que tenemos actualmente, pero no puedes garantizarlo ni saberlo".

Para la Dra. Janet Williams, profesora de pediatría de la University of Texas Health San Antonio que colaboró en 2015 en un informe de la Academia Estadounidense de Pediatría que desaconsejaba el alcohol durante el embarazo, el hecho de que el nuevo estudio no encontrara evidencia de riesgos potenciales para la salud asociados con el leve consumo no significa que no haya riesgos en absoluto.

GALERÍA: 'Beer Yoga', la nueva tendencia para los amantes de la cerveza

"Se sabe que la cantidad y frecuencia del consumo, en particular el consumo compulsivo, se correlaciona con un mayor riesgo", dijo Williams sobre el síndrome del alcoholismo fetal.

"¿Por qué no darle al niño la oportunidad de no tener esta limitación potencial o riesgo en su vida? Hay tantos otros factores que nos preocupan, así que ¿por qué no tener una preocupación menos? Hay todo tipo de bebidas sin riesgo o maneras de relajarnos o expresar nuestras emociones que no conllevan efectos fetales o de por vida", dijo.

Por otro lado, la futura madre que pudo haber bebido un cóctel o dos antes de descubrir que estaba embarazada, siempre y cuando no estuviera bebiendo en exceso, ha saber que hay poca evidencia que sugiera que debe preocuparse, indica el estudio.

La historia de las bebidas alcohólicas y el embarazo

Aunque muchas organizaciones de salud recomiendan enérgicamente no beber durante el embarazo, la Academia Estadounidense de Pediatría insiste que ninguna cantidad debe considerarse segura, frente a algunos estudios que sugieren que beber moderadamente podría no ser perjudicial para la salud futura del bebé.

Un estudio publicado en 2010 en el Journal of Epidemiology and Community Health encontró que los niños de las madres que bebieron uno o dos vasos de bebidas alcohólicas por semana o por ocasión durante el embarazo no corrían mayor riesgo de problemas conductuales o cognoscitivos a la edad de 5 años.

En 2013, un estudio publicado en BMJ Open no encontró evidencia alguna que indicara que el consumo moderado de alcohol durante el embarazo tuviera un efecto adverso en la capacidad de equilibrio del niño, un signo de desarrollo neurológico a los 10 años.

Hace muchas décadas, curiosamente, era común que los médicos en Irlanda aconsejaran a las mujeres embarazadas y lactantes beber Guinness porque creían que era beneficioso para la salud, dicen los expertos.

Por supuesto, hasta que haya más investigación, muchos médicos ahora aconsejan evitar el alcohol durante el embarazo, sin importar el tipo de bebida.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad