Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El deporte que 'escaló' a la cima de los Juegos Olímpicos

Mientras la participación en la escalada en interiores está creciendo, el patrocinio corporativo lo ha convertido en un deporte profesional y la escalada de velocidad debutará en Tokio 2020.
Deporte
Deporte Los escaladores están hechos como los gimnastas: fuertes pero ágiles, y livianos porque la desventaja del peso adicional y la física de la gravedad así lo requieren. (Foto: Evan Ryan / Final Crux Films)

Los deportistas generalmente se esfuerzan más allá de los obstáculos y los límites personales. Y para los escaladores, la fuerza que desafían es la gravedad de la Tierra misma.

Escalar es un vestigio evolutivo. Como aprendieron nuestros antepasados, si el animal que intenta matarte no puede trepar a un árbol o a una roca, ahí es donde estás a salvo. Esa habilidad de supervivencia rara vez se necesita en la vida moderna, pero permanece en nuestro ADN, a menudo emerge con pasión en la infancia y nos habla de la alegría innata de subir.

Los escaladores de competición nunca pierden ese amor, incluso mientras bregan por sujetarse a un trozo del tamaño de un sello postal, saltan de una pequeña saliente a otra, o escalan centímetro a centímetro una pared vertical, luego una pared invertida, y luego casi del revés.

Estos hombres y mujeres araña flexionan los músculos de la espalda, los hombros, los brazos y las piernas, músculos suaves e indefinidos en el resto de nosotros.

Y cada vez hay más muros de escalada en espacios interiores para satisfacer esa pasión, con competencias internacionales.

Comparados con los acantilados y rocas naturales, los muros interiores son una ciencia del diseño. Los agarres o presas de escalada están ubicados estratégicamente por un creador de rutas con la idea de que la escalada sea cada vez más difícil y solo queden los competidores más fuertes.

Publicidad

Las rutas también están diseñadas para ser "visualmente espectaculares" para el público, como lo expresó el escalador profesional y creador de rutas Robbie Phillips, se diseñan para "hacer que los escaladores realicen movimientos interesantes", como alcances largos, saltos dramáticos y contorsiones extrañas.

Lee: Rooftopping, el extremo pasatiempo de escalar edificios

Los muros de escalada profesionales crean un campo de juego parejo para las competiciones, incluso si ese campo es vertical. Y en septiembre, muchos de los mejores escaladores se dieron cita en la Arena Internacional de Escalada de Edimburgo, Escocia, uno de los centros de escalada más grandes del mundo y sede de una de la media docena de campeonatos mundiales que cada año tiene este deporte.

Muros
para escalada interior en Edinburgo

Escalar… y correr

Como competencia, la escalada de interior tiene tres disciplinas principales: velocidad, búlder y dificultad. El búlder consiste en escalar una estructura diseñada en forma de roca (a diferencia de un muro), es un estallido de poder con seis o menos movimientos.

La escalada de dificultad es un deporte de resistencia y técnica en donde los escaladores están atados a una cuerda en caso de caídas. La escalada de velocidad es una competencia mano a mano a un ritmo vertiginoso.

La velocidad sigue siendo importante en la escalada de dificultad porque la escalada debe realizarse en menos de 6 minutos. Por si no fuera difícil llegar a la cima, la presión del tiempo no ayuda, tampoco es que puedas tomar demasiado tiempo de todos modos, porque la fuerza de un escalador se agota rápidamente por el simple hecho de estar colgado.

El atractivo de la escalada de dificultad radica en las acrobacias diseñadas por el creador de la ruta, pero también en la tensión de los escaladores que intentan llegar a la cima de un muro de 15 metros. Ves la lucha, los pasos en falso y las transiciones angustiosas.

La mayoría de los competidores resbalan (en la Copa Mundial de Edimburgo, alrededor del 70% no logró llegar a la cima en la ronda clasificatoria, y casi el 95% se cayó en la ruta más difícil de semifinales), así que cuando alcanzan la cima después de un último tramo muy duro, la multitud estalla.

En la ronda final de esta Copa del Mundo, ni un solo competidor llegó a la cima, aunque varios se acercaron. El ganador es quien llega más lejos.

La escalada de velocidad puede ser visualmente más divertida, ya que los deportistas saltan y se cuelgan en un muro ligeramente invertido aparentemente sin esfuerzo. Es un subidón de potencia de menos de 10 segundos en un muro de 15 metros. El más veloz en la Copa del Mundo de Edimburgo la escaló en 5.89 segundos, apenas por debajo del récord mundial, una hazaña que hizo que la audiencia gritara y celebrara. Los ganadores de la modalidad de velocidad están determinados por varias rondas de eliminación simple. Un comienzo en falso te hace perder automáticamente.

La estrategia del escalador (llamada "lectura de ruta") ocurre justo antes de que comience la competencia. Salen del aislamiento para ver la estructura del muro por primera vez y hacen "observación". De pie en el suelo y mirando hacia arriba, elevan los brazos en el aire, trazando los movimientos en su imaginación. "El pie izquierdo allí. Alcanza allá. Cruza acá", parecen estar pensando.

Hay varias presas o agarres: regletas, pinzas, agujeros, romos (grandes y redondeados) y grandes estructuras llamadas volúmenes que cambian el ángulo y la dimensión del propio muro. Cada uno es desafiante a su manera. El más mínimo tropiezo o error de cálculo, y se acabó el ascenso.

Y aún más asombrosos son los para-escaladores que hacen lo mismo con prótesis, con una o dos extremidades faltantes, con discapacidad visual o que han sobrevivido a un derrame cerebral u otro problema de movilidad.

Aquellos sin una extremidad deben dividir el peso entre las manos y los pies disponibles. "Una extremidad faltante es una oportunidad menos para cambiar el peso", explicó Phillips, quien probó las rutas en la competencia de la Copa Mundial de Edimburgo. "Algunos pueden usar el muñón de una pierna o un brazo, pero no es el mismo agarre que los dedos de manos o pies".

En Edimburgo, los escaladores con discapacidad visual llegaron con sus guías. La música que sonaba en la arena se interrumpió, y el locutor pidió silencio a la multitud para que el escalador y su guía pudieran escucharse durante la competencia. El guía describía en detalle lo que el escalador no podía ver, como dónde estaban sus pies y manos en relación con un agarre dado. Rápidamente idearon una estrategia en cada movimiento.

Escalada
Edinmburgo

Para los agarres más lejanos, los escaladores con visión deben conectar cuidadosamente la mano y la vista a su destino en el espacio. Pero un escalador ciego debe dar pequeños saltos de fe. Una vez que mueven sus cuerpos, esperan encontrar rápidamente un agarre antes de caer.

Una meca para la escalada de interior

Aunque el equipamiento y la terminología son básicamente los mismos, la escalada en interiores y exteriores son diferentes deportes. La escalada de interior generalmente es mucho más física y ha evolucionado más allá de servir como entrenamiento para la escalada al aire libre hasta convertirse en una disciplina distinta para aquellos que compiten o la usan como ejercicio.

La escalada en exteriores es mucho más variada, dado los diferentes tipos de rocas, e incluye habilidades adicionales como la escalada deportiva con cuerda y el alpinismo.

El circuito del que hemos hablado, la Edinburgh International Climbing Arena, congrega ambos tipos. Básicamente es un patio de recreo para adultos.

La Copa Mundial es un evento festivo y bien organizado, que incluye drama, emoción y angustia… de ver a los atletas que se desempeñan al más alto nivel. Los competidores provenían principalmente de Estados Unidos y Europa, pero en general, los mejores suelen ser los japoneses, austriacos y eslovenos. Algunos tienen sueños olímpicos, y a otros los mueven los premios en metálico, hasta 3,620 euros en esta Copa del Mundo. Pero todos vienen por un profundo amor al deporte.

Los hombres superaban en número a las mujeres en Edimburgo, pero no por mucho, y el rango de edad abarcaba desde adolescentes hasta treintañeros.

La popularidad sube y sube

La escalada en interiores está en ascenso, sin importar cómo se defina. La participación está creciendo a medida que más y más gimnasios de escalada se abren en ciudades de todo el mundo; tan solo Edimburgo tiene cinco.

El patrocinio corporativo lo ha convertido en un deporte profesional; una publicación de la industria lo llamó "el deporte que destronará al CrossFit". Y la escalada de velocidad logró el mayor honor del mundo deportivo: ser incluida en los Juegos Olímpicos. Debutará en Tokio 2020.

También exige una brutal condición física. Los escaladores están hechos como los gimnastas: fuertes pero ágiles, y livianos porque la desventaja del peso adicional y la física de la gravedad así lo requieren. Cuanto más liviano seas, más fácil será mantener posiciones y realizar saltos de transición. Y debido a que la mayor parte del esfuerzo se realiza con la parte superior del cuerpo, los brazos son el área de mayor crecimiento muscular.

Lee: Ejercicios de estiramiento, cómo, cuándo y por cuánto tiempo

Mentalmente, la escalada requiere una concentración intensa. El deporte en sí es una lección en la práctica de la atención. Pero fuera del muro, es un deporte muy social, en el que los clubes de escalada a menudo se convierten en segundas familias. Y los escaladores de competición viajan con frecuencia, algo valorado por la mayoría.

El mejor entrenamiento es acaso el más divertido: horas en el muro de escalada. Y debido a que es un deporte tan nuevo, el nivel de las técnicas aún está por desarrollarse. Pero cualquier variedad de ejercicios para cargar peso (caminar, subir escaleras, correr, bailar) promoverá el crecimiento muscular ágil.

Existe un riesgo inherente en la escalada, pero es allí donde el entrenamiento adecuado es clave. Los escaladores aprenden cómo usar cuerdas de seguridad y arneses y evitar lesiones por caídas. Es posible torcerse un tobillo o una muñeca, pero es raro. Un estudio de 2001 determinó que la lesión más común en la escalada en interiores es el desgaste, como los tirones de tendones, y un estudio de 2013 declaró que la escalada en interiores supone un riesgo bajo para lesiones agudas.

Menos grave pero más común es el dolor debido al uso prolongado de músculos clave. "Esa sensación tensa, débil e hinchada en los antebrazos al escalar", explicó Phillips, "causada por la acumulación de ácido láctico combinada con un flujo sanguíneo restringido". Los competidores a menudo reciben masajes en los brazos antes o después de escalar.

Además del estado físico general, los requisitos principales para iniciarse en el deporte son el costo y el acceso a un muro o gimnasio de escalada, que suelen tener membresías mensuales o cuotas de entrada. También necesitas equipo: zapatos de escalada, tiza, ropa deportiva ajustada, arnés, varias cuerdas y mosquetones de seguridad.

Pero el atractivo es claro. Y a nivel de competencia, ¿en qué otro deporte, además de subir escaleras, terminas literalmente en la cima?

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad