Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Cómo hablar con los hijos sobre acoso sexual

La reciente cantidad de noticias sobre acoso, abuso y comportamiento inapropiado nos obliga a todos nosotros, incluso a los padres de hijos mayores, a hacer una pausa para reflexionar.
Un incidente de acoso
Un incidente de acoso no tiene que ser lo que detone la conversación con tus hijos. (Foto: Raihana Asral/Shutterstock / Raihana Asral)

Nunca imaginé que pasaría tanto tiempo hablando con mis hijas, de 10 y 11 años, sobre el acoso sexual.

Tras la noticia de que Matt Lauer, ahora expresentador del programa Today, fue despedido por lo que NBC llamó "comportamiento sexual inapropiado", comencé la mañana con otra conversación sobre una persona famosa acusada de conducirse inapropiadamente con mujeres

"El mundo va a ser un lugar mejor cuando a ustedes les toque ir a trabajar, y eso es algo bueno", les dije. Con mi hija mayor, hablé sobre el poder y cómo un hombre que es más poderoso en una organización podría usar ese poder para aprovecharse de las mujeres.

Lee: ¿Qué sucederá después de #MeToo?

Ellas saben ahora más de lo que yo sabía a su edad, pero en mi corazón, sé que estos son momentos de enseñanza que las beneficiarán en los años venideros.

Por las conversaciones que he sostenido por correo electrónico con padres de todo el país, me queda claro que no soy la única que ha tenido que hablar con niños sobre un tema tan espinoso como el acoso sexual.

Publicidad

"Para nosotros, lo que sucedió con Matt Lauer es solo otro punto más en una conversación constante", dijo Avital Norman Nathman, madre de un niño de 11 años y autora de la antología The Good Mother Myth: Redefinating Motherhood to Fit Reality.

Desde que su hijo era muy pequeño, ella y su esposo han tenido conversaciones apropiadas para su edad sobre el consentimiento y el control sobre su propio cuerpo. Ahora que es preadolescente, esas conversaciones tienden a ocurrir más y más en relación con lo que está pasando en las noticias, dijo Norman Nathman, quien también es editora de la comunidad en línea GrokNation, fundada por la actriz y madre Mayim Bialik.

"Aunque odio que haya tantas mujeres acosadas, cada vez que sale una noticia, es solo un ejemplo más para señalar y mostrarle a mi hijo que no importa quién seas y qué poder tengas, acosar o aprovecharse de cualquier persona en el lugar de trabajo nunca es aceptable", me dijo por correo electrónico. "Siento que muchos niños saben más que estos hombres que han mostrado predisposición por estas cosas y es absolutamente vergonzoso".

OPINIÓN: ¿Quieres evitar el acoso en tu compañía? No contrates idiotas

Lauren Smith Brody, autora de The Fifth Trimester: The Working Mom's Guide to Style, Success, Sanity, and Big Success After Baby, dijo que no se había propuesto hablar específicamente con sus hijos sobre el acoso sexual, pero comenzó a transmitirles la importancia del consentimiento y de proteger sus propios cuerpos.

Por ejemplo, si uno de sus hijos golpea al otro, ella comienza a decirles "¿le pegaste a tu hermano? No, nosotros no pegamos, nunca, y por cierto, tampoco tocamos el cuerpo de otra persona sin permiso, jamás, punto". También ha intentado enfatizar el mensaje sobre el sexismo en el lugar de trabajo y cree que algunos de los mensajes comienzan a echar raíz.

Durante las charlas de padres y maestros en la clase de su hijo de tercer año, sus maestros contaron una historia sobre cómo leyeron un libro sobre el sufragio femenino. Su hijo "levantó la mano para comentar cómo, aunque eso fue hace mucho tiempo, hay muchas formas en que las cosas aún no son justas y luego dio una apasionada descripción de la brecha salarial", narró Brody, quien asesora a empresas para mejorar la cultura laboral para los nuevos padres.

Debbie Greene, que tiene dos hijos adultos, dijo que este es un buen momento para conversar con los niños y enseñarles cómo tratar a otra persona y enseñarles lo que tú, como padre, consideras moralmente correcto e incorrecto.

"Puede ser muy incómodo, sobre todo cuando es todo lo que ven en la televisión", dijo Greene, quien lleva el blog Through Debbie's Eyes. Ella lo sabe de primera mano, y señala cómo tuvo que explicarle el sexo oral a su hija de 11 años cuando se produjo el escándalo del entonces presidente Bill Clinton y la becaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky.

Tricia Ferrara, consejera profesional y autora de Parenting 2.0, comentó por su parte que los padres pueden y deben enseñarles a sus hijos sobre los límites y el poder.

"Desde el primer día con los niños necesitamos reforzar los límites dentro de las relaciones, íntimas, profesionales y personales, y ese poder no se trata de dominar a otra persona o amenazarla para beneficio personal", escribió en un mail. "Estas conversaciones son más necesarias en esta época en que la tecnología amplifica la posibilidad de violar de límites y el acoso".

A Ferrara le gusta decir siempre que "no es charlar, sino caminar con tu hijo". Un niño criado en un ambiente donde los límites están fijados y el poder se usa "constructiva y funcionalmente" sabrá mejor que el acoso sexual es una violación cuando se tope con la situación y la denuncie.

Ella también refiere que un incidente de acoso no tiene que ser lo que detone la conversación. "Siempre les pregunto a mis propios hijos y a los niños con los que trato: ‘¿Cómo te están tratando los chicos? ¿Cómo están tratando los chicos a tus amigos? ¿Cómo te están tratando las chicas? ¿Cómo están tratando las chicas a tus amigos?’", dijo Ferrara, madre de dos hijos.

Y añade, "deja que tus hijos comenten lo que está sucediendo y por qué creen que está sucediendo. Esto les permite articular su postura sobre las cosas, ya sea comerse una segunda galleta después de la cena o algo más serio. Necesitan práctica para articular cómo se sienten desde una edad temprana".

A su vez Janeane Davis, madre de cuatro hijos, dijo que habló con ellos sobre cómo tienen "el derecho de evitar que otros los acosen sexualmente y los ataquen" desde que eran niños pequeños. El mensaje siempre ha sido que "nadie, ni tus padres, amigos o médicos" pueden tocarlos sin su permiso.

Jim Higley, padre de tres, dijo que la importancia de esta conversación no se limita a los niños pequeños. La semana pasada estuvo en un bar local con sus hijos, de 21 y 28 años, cuando visitaban Fremont, Nebraska, para las fiestas de Acción de Gracias.

"Mi conversación con ellos comenzó, ‘Muchachos, necesito preguntarles algo a ambos porque últimamente he estado pensando mucho ello. Les pregunto como mis hijos y como hermanos de su hermana: ¿He sabido enseñarles y ser ejemplo de lo que es aceptable y lo que no es aceptable en términos de cómo deben tratar siempre a una mujer en cada aspecto de su vida?’"

OPINIÓN: 2018 será el año de las mujeres

Higley, quien escribió Bobblehead Dad: 25 Life Lessons I Forgot I Knew y es director de marca de Camp Kesem, un campamento para niños cuyos padres han sido diagnosticados con cáncer o murieron a causa de la enfermedad, dijo que no era la charla que sus hijos esperaban al inicio de las vacaciones. "Pero dada la cantidad de historias que surgen y que aún siento la obligación de enseñar bien a mis hijos, me alegro de haber hablado sobre el tema", dijo por correo electrónico.

Al principio, sus hijos pensaron que estaba planteando el tema debido a la preocupación por su hermana y la posibilidad de que pudiera haber sido victimizada de alguna manera, dijo Higley. "Me pareció interesante (y confirmé) que primero pusieron el tema bajo el filtro de la seguridad de su hermana, alguien a quien aman más que a nada", agregó.

Una vez que sus hijos entendieron que el foco de la conversación era asegurarse de que Higley les había enseñado cómo un hombre debería tratar a los demás, ya sean hombres o mujeres, ellos definitivamente "lo tomaron en serio" y le aseguraron que sus lecciones "habían sido aprendidas muy bien", dijo Higley.

Lee: Lo que salió mal tras el video viral de Keaton Jones y el bullying

La reciente cantidad de noticias sobre acoso, abuso y comportamiento inapropiado es algo "desgarrador", dijo. "Pero nos obliga a todos nosotros, incluso a los padres de hijos mayores, a hacer una pausa, reflexionar y volver a abordar este tema de importancia crítica, sin importar su edad".

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Recomendaciones

Publicidad