Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Rascacielos esbeltos cambian el paisaje neoyorquino

Una tribu de esbeltos edificios asoman sus flacos cuellos en la conversación arquitectónica de esta ciudad estadounidense.
dom 01 abril 2018 06:20 AM
Rascacielos delgados
Rascacielos delgados Los avances tecnológicos también han contribuido al aumento de los rascacielos delgados. (Foto: JDS)

La ciudad de Nueva York es hogar de algunos de los rascacielos más icónicos del mundo. Allí está el edificio Empire State, el edificio Chrysler, el altísimo One World Trade Center.

Pero, los edificios más nuevos en su famoso horizonte tienen un rasgo inusual: son cada vez más esbeltos.

Por ejemplo, el 111W57 sobre el número 111 de la calle West 57th Street. Una vez terminado, en 2019, el edificio de 435 metros de altura en Midtown Manhattan no solo ofrecerá vistas despejadas de Central Park, sino que también será el rascacielos más delgado del mundo, con una ratio de anchura y altura de 1:24.

Rusia, mientras tanto, está construyendo su primer rascacielos esbelto, también en la zona del Midtown. La estructura de la firma moscovita de arquitectura Meganom superará los 308 metros en 262 Fifth Avenue y ostenta una proporción de esbeltez de 1:20.

Ambos edificios son parte de una tribu de esbeltos edificios que asoman sus flacos cuellos en la conversación arquitectónica de la ciudad.

Leer: Japón proyecta el rascacielos de madera más alto del mundo

Publicidad

¿Qué es un rascacielos esbelto?

Cuando se trata de rascacielos, el ojo del espectador no repara en la esbeltez. En este campo, es un término de ingeniería técnica. Al aplicarse a un edificio depende de la relación entre la altura y el ancho de la base de la estructura, según Carol Willis, historiadora de la arquitectura y fundadora del Museo Skyscraper en la ciudad de Nueva York.

"Los ingenieros estructurales generalmente consideran delgados a aquellos rascacielos con una relación mínima de 1:10 o 1:12", explica Willis.

En 2013 y 2014, el museo Skyscraper presentó su exhibición Sky High & the Logic of Luxury, que documentaba el surgimiento de estructuras delgadas en Manhattan. Los edificios esbeltos incluidos en la muestra incluyeron el 432 Park Avenue de 425.5 metros de altura; el One57 también conocido como "The Billionaire Building"; y las distintivas "casas apiladas" de la torre 56 Leonard.

One Madison
Los desarrolladores también quieren crear una estructura lo suficientemente única como para llamar la atención del mercado.

"Los edificios esbeltos de Nueva York son únicos como acontecimiento en la historia de los rascacielos, son diferentes a los edificios altos", explica Willis, y agrega que cuando decidía qué rascacielos incluir en la exposición, su equipo "aceptó las proporciones de esbeltez proporcionadas por sus ingenieros". "

Determinar la relación de esbeltez de un edificio no es una ciencia precisa, advirtió: "Las proporciones exactas de esbeltez son difíciles de calcular porque las bases son a menudo de anchuras muy diferentes a medida que los edificios se elevan".

¿Por qué adelgazarlos?

Entonces, ¿cuándo comenzaron los desarrolladores a adelgazar sus rascacielos? ¿Y por qué?

Willis señala que "las estrategias de ingeniería de la delgadez se vieron por primera vez alrededor del año 2007". Ella identifica los condominios residenciales de lujo One Madison Park, en Broadway y Park Avenue, y Sky House, entre Fifth Avenue y Madison Avenue, como los primeros "esbeltos" en aparecer en Nueva York.

Las complejas leyes de zonificación en la ciudad fueron un factor motivador, explica. Si bien tales regulaciones restringen la cantidad de suelo que puede construirse dentro de un área, una laguna regulatoria permite la transferencia de los "derechos aéreos" de una parcela a otra. Entonces los desarrolladores podían comprar una pequeña parcela de tierra, luego comprar los derechos aéreos de parcelas adyacentes y acumularlos para obtener permiso para construir una torre alta. Por ejemplo, si un edificio existente es más bajo que su altura máxima permitida, el desarrollador de una nueva propiedad adyacente podría comprar los derechos aéreos no utilizados y sumarlos a los derechos aéreos de su parcela; dicha transacción se denomina "zoning lot merger" o zonificación por fusión de parcelas.

Sugerimos: ¿Los arquitectos le están dando la espalda a los rascacielos de vidrio?

Los avances tecnológicos también contribuyeron al aumento de los rascacielos delgados.

"En la última década, los avances en materiales e ingeniería han hecho posible la construcción de ‘supertalls’ [súper altos], específicamente aquellos con huellas más pequeñas", dice Jonathan Miller, presidente y CEO de la consultora inmobiliaria neoyorquina Miller Samuel. Las torres entre 300 y 600 metros de altura entran en la categoría de "supertall".

Aunque los desarrolladores normalmente persiguen el retorno de la inversión, a menudo también quieren crear una estructura lo suficientemente única como para llamar la atención del mercado, dice Miller. Los diseños delgados, en todas las formas y tamaños, cumplen ese requisito.

Brooklyn
Los edificios más nuevos en el horizonte de Nueva York tienen un rasgo inusual: son cada vez más esbeltos.

Pensemos, por ejemplo, en el edificio 111 Murray Street, en Tribeca, que contará con un exterior de vidrio curvado y tendrá acceso a servicios de lujo que incluyen un servicio privado de conserjería. O la torre en 125 Greenwich Street, diseñada por el galardonado arquitecto Rafael Viñoly: la estructura se apoya en dos vigas que actúan como el marco del edificio, lo que resulta en un uso mínimo de columnas y más espacio en el interior. Mientras tanto, la torre 130 William de 244 metros de altura en el bajo Manhattan, del arquitecto David Adjaye, renunciará a una fachada de vidrio en favor de la piedra y la mampostería, materiales que rinden homenaje a la historia de la calle en la que estará ubicada.

"Están compitiendo con otros desarrolladores para sobresalir. Se juegan mucho financieramente, por lo que el diseño se convierte en una gran parte del esfuerzo", dice Miller.

Altos, esbeltos y hermosos

Aun cuando la esbeltez de un edificio no se define por su altura, las torres delgadas tienden a ser altas, son las "modelos de pasarela" del mundo inmobiliario.

"Fuera de mi ventana puedo ver una de estas esbeltas torres, con 60 pisos de altura", cuenta Willis. "Los 30 pisos en la parte superior tienen una vista ininterrumpida del horizonte. Así que solo estás elevando el listón... levantando el cuello, la cabeza y los ojos de alguien por encima de la multitud. Le da un nivel de prestigio por el cual la gente está dispuesta a pagar".

Miller está de acuerdo. "En muchos casos, esta nueva generación es casi dos veces más alta que la generación anterior, pasando de 50 pisos a casi 100, pero con una huella mucho más pequeña".

Estas estructuras súper altas y delgadas pueden aumentar el encanto de sus vecindarios. "Como una nueva clase de edificio, no siempre se encuentran en ubicaciones prémier, de hecho, su altura se utiliza a menudo para ‘abrir camino’ en una zona residencial no probada", dice Miller. Y cita como ejemplo la franja conocida como "Billionaires Row", en la calle 57 en Manhattan, hogar de muchos edificios esbeltos.

Ver: El esmog cubre los famosos rascacielos de Hong Kong

"Está el distrito comercial del centro que antes no era conocido para los edificios residenciales de lujo. La introducción de los súper altos ayudó a que esta ubicación adquiriera una nueva identidad como la ‘hilera de los multimillonarios’".

Nueva York no es el único lugar aficionado a los esbeltos rascacielos.

Jeddan Tower
Nueva York no es el único lugar aficionado a los esbeltos rascacielos. La Torre Jeddan se encuentra en Arabia Saudita.

En 2003 se inauguró la torre residencial de lujo Highcliff de 75 pisos y 252 metros de altura en Hong Kong, una ciudad que, junto con Nueva York, tiene uno de los mercados inmobiliarios más caros en el mundo, y una clara escasez de espacio sobre el cual construir. Highcliff tiene una proporción de esbeltez de 1:20. Cuando fue concluida, sus desarrolladores afirmaron que era la propiedad residencial más delgada del mundo.

Mientras tanto, el Elysium Melbourne de 73 pisos, que mide solo 12 metros de ancho en su punto más estrecho, se convertirá en el edificio más alto y delgado de la ciudad australiana. Su construcción ha sido aprobada, aunque la fecha de finalización aún no se ha confirmado.

En Sao Paulo, Brasil, AIR Madalena es una propiedad residencial definitivamente delgada: el edificio de 12 pisos tiene una fachada más estrecha que la cochera promedio para un automóvil.

Ya se verá por cuánto tiempo la esbeltez está de moda.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad