Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Queridos hijos, perdónenme por 'solo revisar' mi teléfono

Cuando dejo el teléfono o cierro mi computadora, es más fácil entrar en contacto con mis hijos, detalla David G. Allan.
dom 29 julio 2018 07:03 AM

Nota del editor: Go Ask Your Dad son consejos de paternidad con un enfoque filosófico de parte de un padre que explora lo que queremos de la vida, para nosotros y para nuestros hijos, a través de paradigmas útiles y de buenas prácticas. Comparte tus ideas en la página de CNN Parenting en Facebook.

(CNN) — Niños, ¿pueden dejar lo que están haciendo y escucharme un momento? Gracias.

Lee: Casi la mitad de los padres desatiende a sus hijos por su celular, según un estudio

Quería que supieran que he estado pensando mucho en ustedes dos últimamente y quiero decirles cuánto los quiero. Sé que lo digo todo el tiempo, pero es importante que de verdad… un segundo… Perdón, necesito revisar primero un mensaje en mi teléfono… Denme un segundo más. Ya, perdón. ¿Qué estaba diciendo?

Ah, sí. Estaba diciendo lo mucho que los valoro por sobre todas las cosas. Le dan propósito y significado a mi vida y… perdón, esperen, tengo que contestar rápido una cosa del trabajo… Ya estoy de vuelta.

Lee: ¿Quién debe vigilar lo que tus hijos ven en sus pantallas?

Publicidad

En realidad, se trata de ese teléfono, porque como saben, hice el pequeño experimento de dejarlo y de dejar mi laptop cuando estuviera en su presencia durante un mes. En general lo hice bien, ¿no? Cerré la computadora y dejé a un lado el teléfono cuando entraban a donde yo estaba. Cuando era verdaderamente necesario usarlos, les expliqué qué estaba haciendo y por qué tenía que hacerlo en ese momento.

Parece que no lo notaron. Pero para mí fue una experiencia esclarecedora. Hizo que me diera cuenta que suelo estar mirando una pantalla mientras hablo con ustedes, que es muy frecuente que deje de ponerle atención a las personas más importantes de mi vida y me concentre en los bits de información que estos dispositivos me muestran en ese momento. También noté que cuando dejo mi teléfono o cierro mi computadora, les pongo atención más fácilmente. Los miré a los ojos cuando hablamos y les puse toda mi atención. En vez de preguntarles qué habían dicho, los escuché la primera vez y reímos, hablamos de algo o resolvimos algo que les preocupaba.

Lee: Ve y pregúntale a tu papá: ¿quién es el jefe?

Insisto, parece que no se dieron cuenta, pero sospecho que registraron la diferencia. El que yo esté metido en mi teléfono con el tiempo les enseñará que estoy muy ocupado para ponerle toda mi atención a ustedes o a cualquier otra persona o que es aceptable mirar la pantalla al hablar con los demás, cosa que en verdad no creo. Tal vez sea subconsciente, pero les está afectando.

La psicóloga clínica Catherine Steiner-Adair y Teresa H. Barker escribieron un libro en el que relatan cuál es el costo emocional para los niños que se sienten ignorados cuando sus padres revisan sus dispositivos. El libro The Big Disconnect: Protecting Childhood and Family Relationships in the Digital Age ofrece consejos útiles para resolver el problema, tal como poner límites al tiempo que los padres pasan revisando sus dispositivos.

Lee: Cómo enseñar a los niños la equidad de género

Lo que podría ser peor es que también estoy moldeando una conducta que podría provocar un accidente. Según una encuesta de Common Sense Media , el 51% de los adolescentes encuestados dijo que sus padres revisan o usan sus dispositivos móviles mientras conducen. Me asusta pensar que empiecen a manejar con tantos ejemplos terribles de gente que maneja distraída. Yo soy uno de ellos, aunque han escuchado la historia de que un conductor que iba enviando mensajes de texto con su teléfono nos sacó a su madre y a mí de la carretera en Polonia. ¿Cuándo aprenderé?

Estoy empezando, en serio.

Lee: El precio de salir de casa de tus padres

Ni los correos electrónicos del trabajo, ni Slack, ni Facebook, ni enviarle mensajes a un amigo, ni revisar el clima es más importante que ustedes. Tampoco son más importantes que mamá, que mis amigos o que cualquier otra persona con la que esté o con la que vaya en el auto. Pero principalmente, ustedes.

Los amo mucho, mucho y les agradezco que me hayan escuchado. Solo quería que supieran que… perdón, pensé que lo había apagado. ¿Qué decía?

David G. Allan es director editorial de CNN Health, Wellness and Parenting. También escribe sobre la aplicación de la filosofía en nuestra vida diaria en The Wisdom Project . Puedes suscribirte aquí .

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad