Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

¿Comer ciempiés crudos? Puede que no sea buena idea

Dos personas presentaron dolores de cabeza y otros síntomas que los llevaron al hospital.
Ciempiés
Las pruebas de laboratorio confirmaron que estaban infectadas con gusanos pulmonares de rata.

SUSAN SCUTTI

Después de que dos personas en Guangzhou, China, ingresaron al hospital con dolores de cabeza y otros síntomas neurológicos, los médicos identificaron una infección con una historia inusual: habían comido ciempiés crudos, según un informe publicado el lunes en el American Journal of Tropical Medicine and Hygiene .

La primera paciente, una mujer de 78 años, llegó al hospital en noviembre de 2012 con dolor de cabeza, somnolencia y deterioro cognitivo. Semanas más tarde, su hijo de 46 años también llegó al hospital con un dolor de cabeza que duró más de 20 días.

Ambos pacientes tenían rigidez en el cuello, un signo de posible meningitis. Los escáneres mostraron dos manchas sospechosas en el cerebro de la mujer y un nódulo en el pulmón derecho del hombre.

Los dos tenían algo en común: habían comido ciempiés crudos en un mercado de verduras en Guangzhou.

Las pruebas de laboratorio confirmaron que estaban infectados con gusanos pulmonares de rata, también conocido como Angiostrongylus cantonensis, que les había causado un tipo de meningitis.

Publicidad

El parásito puede madurar completamente en ratas, no en humanos. "Entonces, cuando se contagia a un ser humano, se puede perder, y se irá al cerebro, y permanecerá allí", dijo a CNN Heather Stockdale Walden, profesora asistente del Departamento de Enfermedades Infecciosas y Patología de la Universidad de Florida.

Gusano
Imagen microscópica del parásito conocido como gusano pulmonar de rata.

"Cuando llega al cerebro, puede generar meningitis eosinofílica", dijo, refiriéndose a una inflamación de la delgada membrana que cubre la médula espinal y el cerebro.

Los humanos se infectaron con el parásito al comer plantas y animales contaminados, incluidos caracoles, babosas y lagartos. Pero no se sabe que sea causada por el consumo de ciempiés, que se han utilizado durante mucho tiempo en la medicina tradicional china.

Aún así, es raro comerlos crudos. "Los ciempiés no son parte de una dieta normal", dijo a CNN el doctor Lingli Lu, uno de los autores del informe y neurólogo del Hospital Zhujiang en Guangzhou, en un correo electrónico.

Lee: Cerca de Hawái hay un híbrido entre ballena y delfín

"El paciente masculino cree que comer ciempiés crudos es bueno para la salud", por lo que comió un poco y se lo dio a su madre, dijo Lu.

Para confirmar que podrían haber sido los ciempiés, los investigadores compraron 20 de ellos en el mismo mercado donde los dos pacientes habían obtenido los suyos. Encontraron larvas de gusanos pulmonares en siete de los especímenes, un promedio de 56 larvas por ciempiés.

"Hasta donde sabemos, este es el primer informe de la infección por A. cantonensis a través del consumo de ciempiés", escribieron.

Transmisores de parásitos

"Sabemos que las personas pueden adquirir el parásito consumiendo caracoles y babosas crudos o poco cocidos", dijo Janice Okubo, vocera del Departamento de Salud del estado de Hawai, a CNN el año pasado.

Según los autores del nuevo informe, se ha descubierto que más de 140 especies de moluscos, como caracoles y babosas, son huéspedes potenciales intermedios en la naturaleza y en experimentos científicos.

Otros animales que se dan un festín con estos caracoles y babosas, incluyendo algunas ranas y peces, también pueden infectarse. Pero como sugiere el nombre del parásito, la rata es el anfitrión definitivo.

El gusano parásito, después de ser ingerido por ratas, hace su camino desde el intestino al torrente sanguíneo, y luego al cerebro. Se mudan y maduran en el cerebro y migran hacia abajo a las arterias de los pulmones, donde se encuentran los gusanos adultos. Una hembra adulta puede poner 15,000 huevos por día.

Lee: ¿Burro o cebra? Un zoológico en Egipto es acusado de engañar a visitantes

Las ratas tosen estos gusanos y luego los tragan. Así es como los parásitos tienden a volver a la materia fecal de las ratas, donde luego son devorados por babosas o caracoles, y así el ciclo continúa.

En los humanos, el parásito no puede sobrevivir por mucho tiempo, por lo que la mayoría de las infecciones finalmente se resuelven por sí mismas. Pero en casos raros, puede causar complicaciones graves e incluso la muerte, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Las personas con el parásito no pueden transmitir la infección a otras.

Los pacientes en el nuevo informe se recuperaron bien después de 15 días de tratamiento, que incluyeron un fármaco antiparasitario y un esteroide, escribieron los autores.

Los CDC recomiendan lavar las verduras a fondo y hervir las ranas o los caracoles que pueda comer de tres a cinco minutos. Según la agencia, también es posible que desee cubrir cualquier bebida para frustrar cualquier intromisión de los caracoles o las babosas.

OPINIÓN: La caza por la conservación no debe existir

Susan Scutti de CNN contribuyó a este informe.

¿Sabes cómo usar tu tiempo libre?
Recibe un correo semanal con lo que es tendencia en el entretenimiento y la cultura pop.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad