Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Priscilla Chan, la esposa de Zuckerberg

La ambiciosa meta de la fundación de Chan y su esposo, Mark Zuckerberg, es el curar, es prevenir o controlar todas las enfermedades durante la vida de la próxima generación.
dom 21 octubre 2018 06:39 AM
Priscilla Chan
Priscilla Chan. La CZI fue creada como una empresa de responsabilidad limitada, lo cual permite a Chan y Zuckerberg tener mayor flexibilidad y privacidad con la manera en que usan el dinero.

PALO ALTO, California (CNN) Priscilla Chan siempre supo que su misión en la vida sería ayudar a niños, pero no anticipaba contar con miles de millones de dólares a su disposición para intentar cambiar la suerte de toda una generación.

El escritorio de la pediatra de 33 años, en lugar de estar en una sala de examinación, está en medio de una oficina ordinaria en la sede de la Iniciativa Chan Zuckerberg, o CZI. El grupo de Palo Alto, California con 250 empleados y dos oficinas tiene el objetivo de “promover el potencial humano y fomentar la equidad para todos los niños de la próxima generación”.

Chan y su esposo, el fundador y CEO de Facebook Mark Zuckerberg, han prometido el 99% de su riqueza a la organización. Pero la mayoría de ese dinero sigue invertido en Facebook, representando alrededor de 61,000 millones de dólares según el precio actual de las acciones.

Recomendamos: ¿Quién es Priscilla Chan, la esposa de Mark Zuckerberg?

"Queremos crear un futuro aspiracional que emocione a todos”, dijo Chan a Poppy Harlow de CNN en una entrevista exclusiva frente a cámaras para el episodio más reciente de Boss Files. “Tenemos que ser conscientes sobre cómo nos aseguraremos de que el acceso a las oportunidades sea igual. Hay algunos niños que están en una cinta desplazadora y llegarán ahí. Hay otros niños que están subiendo una escalera eléctrica en la dirección contraria”.

Una filantropía distinta

Publicidad

La meta más ambiciosa de CZI, fundada en 2015, es el curar, prevenir o controlar todas las enfermedades durante la vida de la próxima generación. Chan dijo que esto no es algo que logrará CZI por sí misma. Lo intentará lograr a partir de invertir, crear herramientas tecnológicas y apoyar a los científicos e investigadores.

El grupo también está activa en otras áreas. Ha desarrollado software para ayudar a los maestros a generar planes de clase personalizados y financia a un grupo que proporciona exámenes ópticos para estudiantes de bajos ingresos. La organización también busca logar cambios en las políticas en materia de justicia criminal, apoyando a un grupo que busca eliminar la sentencia mínima obligatoria y la reforma inmigratoria de los Dreamers.

CZI fue creada como una empresa de responsabilidad limitada, lo cual permite a Chan y Zuckerberg tener mayor flexibilidad y privacidad con la manera en que usan el dinero. Si bien cuenta con una beneficencia subsidiaria y ha otorgado 1,4000 millones de dólares en subsidies, está más diseñada como una startup que como una caridad. Cuenta con más de 100 millones de dólares en inversión hasta el momento. Su estructura también le permite donar a organizaciones políticas.

CZI dijo que crea su propia tecnología, invierte en empresas comerciales y financia los trabajos de defensa a la vez que pretende mantenerse “apartidista”. El exasesor y director de campana de Obama, David Plouffe dirige el equipo de defensa y políticas de CZI. Hasta ahora no ha mostrado apoyo a ninguna campaña política, y Chan dijo que no tienen planes de hacerlo. Sin embargo, sí dona a grupos que defienden la justiciar criminal y la reforma inmigratoria. El grupo ha hecho algunas labores de defensa a través de su subsidiaria llamada Chan Zuckerberg Advocacy.

"Participamos y apoyamos los esfuerzos en esas áreas, pero siempre de modo apartidista. No nos consideramos políticos”, dijo Chan.

Recomendamos: La política, ¿la nueva conquista de Mark Zuckerberg?

Zuckerberg dijo que han intentado enfocarse específicamente en asuntos que no están definidos por las políticas de partidos.

"En algún nivel, cualquier asunto puede ser político. El asunto es, si es partidista”, dijo Zuckerberg a Harlow durante la entrevista en su casa en Palo Alto. “¿Un lado está a favor de la educación y el otro en contra? No, ¿cierto? Así que hay maneras en las que creo que podemos encontrar un camino para avanzar juntos”.

Si bien el matrimonio comparte la responsabilidad de dirigir la organización, Chan trabaja ahí diariamente. Zuckerberg va a la oficina los viernes. Ahora Chan tiene un papel más protagonista para llamar la atención al trabajo de la organización.

En un camino para ayudar, mucho antes de Facebook

"Creo que la mayoría de la gente probablemente no sepa mucho sobre ella”, dijo Zuckerberg. “Ella simplemente se preocupa inmensamente por la gente”.

Hija de refugiados de Vietnam, Chan creció en una vivienda de bajos recursos en las afueras de Boston y asistió a la escuela pública. Con la ayuda de su familia y grandes maestros, Chan entró a Harvard con una beca completa.

"Si tan solo me hubiera detenido en ese primer día que llegué a Harvard, habría vivido la versión completa del Sueño Americano”, dijo Chan, con lágrimas en los ojos. “Mis abuelos eran comerciantes en Saigón. Llegó la Guerra. Fueron perseguidos. La única manera de salir era poniendo a sus hijos en barcos y mandarlos al mar, y con suerte obtendrían una oportunidad del otro lado”.

Lee: Priscilla Chan explica por qué quiere fundar su propia escuela

Pero Chan tuvo dificultades para adaptarse a la Universidad del Ivy League.

"Harvard fue tan difícil para mí. Yo asistía y simplemente me sentía como una fracasada”, dijo Chan. “Simplemente sentía que no encajaba, mi única habilidad que era ser inteligente, ahí ya no lo era. No encajaba”.

Ella incluso preparó el papeleo para transferirse de Harvard, pero luego hubo un incidente con un niño que le cambió la vida.

Mientras hacía voluntariado en un programa después de clases en un Proyecto habitacional de bajos recursos, Chan fue a buscar a una niña que no había asistido en una semana. Chan finalmente la encontró en un parque cercano. Dos de sus dientes frontales estaban rotos y Chan se sintió terrible por no haber sido capaz de prevenirlo.

Lee: 6 promesas de Zuckerberg para su hija y la niñez del futuro

"Estaba devastada. Pensé, ‘¿qué sucedió?, ¿qué hice mal?”, dijo Chan. “En ese momento pensé ‘no soy suficiente todavía, necesito más habilidades. Necesito más poder para resolver esto’. Y así, cuando tienes 20 años y eres una estudiante tipo A de Harvard, la respuesta es la escuela de medicina”.

Después de su graduación dio clases de ciencia para el cuarto y quinto año y fue a la escuela de medicina para convertirse en pediatra.

Incubando un ambicioso plan de fortuna

En el camino, Chan encontró famosamente a Zuckerberg en la fila del baño en una fiesta de fraternidad en Harvard.

Tres años después vio por primera vez un futuro posible en la filantropía. Zuckerberg había obtenido una oferta de Yahoo de adquirir Facebook por 1,000 millones de dólares.

"Era la primera vez que pensábamos ‘Dios mío, tenemos esta oportunidad increíble de retribuir’. Empezamos a pensarlo: ¿qué haríamos si vendieras Facebook?”, dijo Chan. "Bueno, al principio no teníamos ninguna buena idea, así que dijimos: ‘Será mejor que sigas dirigiendo Facebook’”.

Lee: Las 10 parejas más ricas en el mundo de los negocios

En 2016, Chan fundó The Primary School, una escuela privada sin fines de lucro en East Palo Alto, California, que ahora cuenta con 250 estudiantes. El proyecto combina sus dos grandes pasiones: la salud y la escuela. Los niños reciben servicios integrales de salud médica y mental como parte de su educación.

Ellos anunciaron el lanzamiento de CZI el mismo día en que nació su hija Max, como una promesa de darle un mundo mejor.

"Haremos nuestra parte para que esto suceda, no solo porque te amamos, sino también porque tenemos una responsabilidad moral con todos los niños de la próxima generación", decía la carta de la pareja.

Max, que ahora tiene casi tres años, no se inmuta con el trabajo de sus padres. "Si le preguntas, ella dice: 'Mamá trabaja en CZI. Dada trabaja en una librería'", dijo Chan. "Ella cree que Facebook es una librería".

A la sombra de un gigante de la tecnología

Sin embargo, hacer el bien no está exento de desafíos. CZI ha tenido que lidiar con la nube pública de controversia de Facebook, incluyendo el escándalo de información personal de Cambridge Analytica , la difusión de información falsa y la reciente brecha de seguridad que comprometió a 50 millones de cuentas.

"La Iniciativa Chan Zuckerberg (CZI) y Facebook son dos organizaciones completamente separadas e independientes. Para ser más claro, CZI no es la “Fundación Facebook”, CZI tiene un personal completamente distinto, oficinas separadas y una misión distinta”, dijo Chan.

Algunos críticos han dicho que la organización tiene la intención de distraer al público de las dificultades de Facebook, pero Chan dijo que ella siempre ha tenido el plan de retribuir.

"Este compromiso era claro, incluso antes de que conociera a Mark y antes de que iniciara Facebook. También hay muchas cosas que son más sencillas de lograr para tener una buena publicidad”, dijo.

Zuckerberg y Chan también han recibido críticas por su enfoque de la filantropía.

Algunos han dicho que el crear una Sociedad de responsabilidad limitada en lugar de una beneficencia les posibilita generar ingresos a partir de sus inversiones.

La portavoz de CZI dijo que la pareja eligió crear este tipo de empresa pues les permite invertir en empresas comerciales que trabajan en proyectos importantes que podrían no suceder en organizaciones sin fines de lucro. Cualquier ganancia generada por las inversiones de CZI regresará a la organización, dijo.

La pareja donó 100 millones de dólares a las escuelas públicas de Newark en 2010. El donativo que acaparó los titulares, anunciado en el programa de Oprah Winfrey, hizo surgir la oposición local y fue el tema del libro de 2015: "The Prize: Who's in Charge of America's Schools?" (El premio: ¿quién está a cargo de las escuelas de Estados Unidos?” que lo retrató como un fracaso.

Chan dijo que, de hecho, fue un éxito. Siete años después de la inversión inicial de CZI en las escuelas públicas de Newark, Chan dijo que las tasas de graduación de preparatoria han aumentado un 18%.

"Esta labor no es del tipo de dará resultados en tres o cuatro años. Toma tiempo”, dijo. “La lección que quiero que aprendamos aquí en CZI es ser responsables, pero saber que para entender realmente el impacto de tu labor, tendrás que ser paciente”, dijo Chan.

Zuckerberg dijo que CZI potencialmente podría tener un impacto en el mundo superior al de Facebook que cuenta con más de dos mil millones de usuarios en todo el mundo.

"CZI tiene la oportunidad de hacer mucho más en términos de ayudar a la gente, ayudar a crear más oportunidades de educación”, dijo Zuckerberg.

La organización tiene mucho camino que recorrer antes de cumplir sus ambiciosas misiones, pero Chan sigue determinada. Ella está inspirada por la manera en que recibieron a sus padres cuando llegaron a Estados Unidos hace 30 años.

"Todo lo que soy capaz de lograr es un efecto de las familias, Iglesias y comunidades que dijeron: ‘¿necesitan un lugar seguro? Nosotros Podemos ser eso para ustedes”, dijo Chan. “Estaré por siempre en deuda y dispuesta a luchar por lo que siento que es un valor extremadamente estadounidense y creo que eso es lo que hace genial a este país”.

Actualización: El titular de este artículo fue modificado.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad