Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La revolución del helado: vaporizado, luminiscente y neuroestimulante

Una exhibición en Londres recorrió el pasado de este escarchado postre y anticipa su futuro, como el helado que brilla en la oscuridad.
Exhibición sobre helado en Londres

(CNN) – Lo pruebo y las líneas bailan. Lo vuelvo a probar y veo que las líneas se disparan, suben y bajan. El dispositivo conectado a mis sienes está proyectando la actividad de mi cerebro en una pared con láseres de colores. Parece que comer helado detona fuertes sentimientos en todos nosotros.

El amado postre fue un tema dinámico en la exhibición "Scoop: A Wonderful Ice Cream World", una muestra en el nuevo British Museum of Food de Londres (un recinto museístico dedicado exclusivamente a la comida), comisariada por los arquitectos gastronómicos Bompas & Parr. La exposición celebró 400 años de historia de los helados y prospectó su futuro.

VIDEO: Ben & Jerry's presenta un sabor de helado anti-Trump

La exposición fue una combinación de la mayor colección de artefactos para helados del mundo, en exhibición pública por primera vez, e instalaciones experimentales que imaginaron una nueva era para el helado.

"Scoop" abre con piezas raras propiedad de Robin y Caroline Weir, coautores de "Ice Creams, Sorbets, and Gelati: The Definitive Guide", quienes prestaron su colección que abarca 400 años de historia de los helados.

Helado, exhibición en Londres
Este dispositivo visualiza las respuestas neurológicas al comer helado con láseres de colores.
Publicidad

Se le otorgó un lugar de honor a una selección de suntuosos moldes y contenedores que datan de principios del siglo XIX, incluido el favorito personal de Robin Weir: un ornamentado molde de tres piezas en forma de piña, símbolo de hospitalidad. El helado en aquel entonces era dominio exclusivo de la alta sociedad, vendiéndose por el equivalente a 66 dólares la porción, según los coleccionistas.

Hizo ricos a confiteros prestigiosos como el londinense James Gunter, que lo llevaba a sus clientes de élite mientras paseaban en sus carruajes.

Lee: La ciencia explica tu adicción al helado

"Tenías que apreciar mucho a tus invitados a la cena para comprarles helado", dijo Robin Weir.

El acceso en ese tiempo estaba limitado por la dificultad de producirlo y almacenarlo, así como por una cultura de secretismo alrededor de las recetas.

"Los confiteros se encerraban para que nadie pudiera ver cómo lo hacían", explicó Robin Weir. "Si sabías cómo elaborar helados, tenías la vida resuelta de por vida. Solían sobornarse unos a otros para no escribir libros sobre el tema".

Helados 1
"Scoop": la primera exposición en el nuevo British Museum of Food en Londres de los arquitectos gastronómicos Bompas & Parr. La exposición contiene miles de artículos de la colección de artefactos de helado más grande del mundo, así como ideas radicales para el futuro del helado.

Eso cambió con el desarrollo de las redes de transporte de hielo y la electricidad, lo que hizo que consumidores menos privilegiados pudieran tener acceso a él. Las secciones históricas de la exposición incluyen 200 pequeñas copas de vidrio utilizadas por vendedores ambulantes para vender "penny licks", algunas de las cuales inadvertidamente se convirtieron en placas de Petri para enfermedades mortales.

La colección del matrimonio Weir también incluyó obras de arte inspiradas en helados, desde impresiones de Andy Warhol hasta una vasta colección de postales británicas llenas de insinuaciones sobre "frescor" y "suavidad".

VIDEO: Nueva York ofrece uno de los postres más inusuales

Una experiencia multisensorial

Bompas & Parr son conocidos por sus experimentaciones multisensoriales e inmersivas con alimentos, como los cocteles que se aspiran, las paredes de escalada hechas de chocolate y el whisky sinestésico.

"Scoop" continúa esa tradición, con los propios inventos e innovaciones de los curadores junto a los artefactos históricos de los Weir.

Helados en Londres 3
Gafas "Penny lick" de la colección Weirs. Los recipientes hicieron que el helado estuviera disponible a bajo costo, pero se creía que propagaban enfermedades peligrosas a través de la reutilización.

Un escaparate olfativo traza la invención de nuevos sabores durante cuatro siglos. Los visitantes fueron guiados a lo largo de una línea de tiempo montada en la pared que libera aromas para marcar la llegada del jazmín en 1695, la granada en 1750 y el pepino en 1885. Pocos de los primeros favoritos han conservado su popularidad.

"Los helados de antaño eran tan salvajes como cualquiera de los sabores artesanales que tienes hoy", dijo Sam Bompas. "Tenemos recetas de helado de mermelada de 1691, que es tan amargo como un aperitivo".

Lee: El helado con alcohol llega con éxito a las grandes cadenas comerciales

Luego pasamos a una instalación interactiva que recreó la cocina de la legendaria empresaria de helados Agnes B. Marshall, que ganó fama como escritora de libros de recetas e inventora de máquinas. Allí, nos dieron un curso acelerado sobre su método básico para hacer helado: sacudir vigorosamente una combinación de hielo, sal, azúcar y gotas de saborizante.

La próxima generación

"Scoop" adquiere un matiz de ciencia ficción a medida que profundiza en la fisiología del helado y predice su futuro.

Bompas & Parr colaboraron con los magnates de helados Ben & Jerry's para crear una instalación que bien podría llamarse "este es tu cerebro cuando comes helado", que presenta un dispositivo que visualiza con láseres de color nuestra respuesta neurológica al consumo de helado.

Helados 4
La colección The Weirs incluye muchas postales temáticas de helados que alguna vez fueron un elemento básico de las ciudades costeras británicas.

Es divertido, pero también revela el nivel extremo de estimulación que se produce durante el consumo, y sugiere la posibilidad de diseñar el producto para controlar ese efecto... un helado que estimule poco para que no les robe el sueño a los niños.

También nos muestran innovaciones tecnológicas, como una nube vaporizada de helado de vainilla que puede consumirse por inhalación, helado gaseoso, y lo que Bompas & Parr afirman es el primer helado que brilla en la oscuridad, que nos invitan a probar en una cámara luminiscente parecida a una cueva.

Lee: La comida puede ayudarte a combatir el estrés

Estas ideas se presentaron como posibles respuestas a los cambiantes comportamientos de consumo. La nube de vainilla podría atraer a los consumidores con gustos experienciales, mientras que el helado que brilla en la oscuridad es una respuesta a la investigación que revela que muchos de nosotros disfrutamos de nuestras nieves en la cama.

Si tales innovaciones se estandarizan, entonces el futuro del helado podría ser tan ambicioso como su pasado decadente.

Helados 5
Bompas & Parr trabajaron con Ben & Jerry's para desarrollar un dispositivo que bien podría llamarse, "este es tu cerebro con el helado". Captura nuestra respuesta neurológica al comer helado, en una pared con láseres.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad