Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Karl Lagerfeld salvó Chanel y redefinió la moda

El diseñador, quien murió este martes, marcó una etapa importante no solo por su trabajo durante tres décadas en la casa de moda de lujo.
Lagerfeld
Lagerfeld. El diseñador mientras caminaba por la pasarela de Chanel después del desfile Primavera-Verano 2014 de la marca.

NICK GLASS - No tenías que saber nada sobre moda para saber sobre Karl Lagerfeld, el dandy más reconocido de nuestro tiempo.

Chanel, la casa de moda de lujo que Lagerfeld dirigió durante más de tres décadas, anunció la muerte del diseñador este martes.

Al igual que con sus diseños, su propia imagen fue cuidadosamente elaborada combinando pasado y presente: la crin y la cola de caballo blanco como la nieve; gafas de sol de aviador; un alto cuello blanco almidonado; guantes de motociclista negros, sin dedos, usados con múltiples anillos de plata.

Profesionalmente, fue famoso por salvar a Chanel, pero también fue un personaje de videojuego (como DJ en Grand Theft Auto IV), un osito de peluche de edición limitada (1,400 dólares) y un muñeco adornada con diamantes (190 dólares).

Su gato birman, Choupette, tan blanco como su pelo, fue protagonista de su propio libro de mesa de café, y se informa que generó 4 millones de dólares en 2014.

Al observarlo de cerca en su trabajo en 1991, el corresponsal en París de Los Angeles Times se preguntó: “¿Karl Lagerfeld se queda quieto alguna vez?”. La respuesta corta parecía ser no.

Publicidad

“Hago mi trabajo como respiro”, le dijo Lagerfeld al diario New Yorker en 2007. Y lo hizo con una ética de trabajo asombrosa. “Solo quiero hacer lo que tengo que hacer: moda, fotografía, libros. Y eso es todo”.

Lee: 12 frases para recordar a Karl Lagerfeld

Lagerfeld nació en Hamburgo, Alemania, en 1933. Más adelante en su vida, sería tímido acerca de su fecha de nacimiento, generalmente recortando al menos cinco años antes de su edad.

A principios de la década de 1950, vio sus primeros desfiles de moda en Hamburgo, incluido uno de Christian Dior. Con el estímulo de su madre, decidió irse de Hamburgo a París.

En 1954, ganó un concurso de diseño de ropa de mujer y se unió a la casa de alta costura de Pierre Balmain. Tres años después, se trasladó a la casa de Patou. Después de eso, comenzó a trabajar independientemente para Chloé, y para 1967 contaba con Fendi entre sus clientes.

Su decisión de aceptar una oferta para ser director artístico en Chanel en 1983 lo elevó a una esfera de la moda infinitamente más alta y transformó sus fortunas.

“Cuando me enfrenté a Chanel, era una bella durmiente. Ni siquiera una hermosa. Ella roncaba”, dijo en Lagerfeld Confidential, un documental de 2007. “Así que tenía que revivir a una mujer muerta”.

Lee: El mundo de la moda lamenta la muerte del 'káiser' Karl Lagerfeld

Lagerfeld reconoció la historia de la marca pero la trató de manera irreverente. Se convirtió en el rey Karl con un tribunal de asistentes; despiadado, no sentimental y constantemente inventivo. Para sobrevivir “tienes que cortar las raíces para hacer nuevas raíces”, le dijo al New Yorker.

“Porque la moda se trata de hoy. Puedes tomar una idea del pasado, pero, si lo haces como era, nadie lo quiere”, añadió.

Icono
Icono. Aquí, Lagerfeld posa en la inauguración de su exposición Little Black Jacket en el Grand Palais de París en 2012.

Lagerfeld fue una celebridad durante tanto tiempo que olvidamos que cambió su imagen más de una vez. En un impactante retrato de Helmut Newton de principios de la década de 1970, su cabello era negro azabache, tiene una barba gruesa y pirata y luce un monóculo sin montura. Durante casi 20 años, rara vez se lo veía sin un abanico japonés, extendido rápidamente y revoloteando para los fotógrafos. Al igual que Warhol, Lagerfeld tenía un instinto sobre su propia imagen.

También se deleitó en ser políticamente incorrecto. Dijo que Adele era “un poco demasiado gorda”; y “en un mundo donde se come carne, el uso de cuero para zapatos, ropa e incluso bolsos, la discusión sobre el pelaje es infantil”, dijo a la BBC en 2009.

Su marco de referencia intelectual era amplio: Emily Dickinson, Sarah Bernhardt, Alfred Stieglitz, Isak Dinesen. Si el periodista se descuidaba, sus entrevistas podían convertirse en monólogos. Hablaba rápidamente, las palabras salían de su lengua con un acento alemán recortado.

Según una entrevista con la estilista Camille Bidault-Waddington, Lagerfeld era un lector voraz, “permanentemente se llena con la cultura independiente y la cultura del establecimiento… como una máquina de muestreo”.

Había un temor de estar pasado de moda. Como Lagerfeld sabía, siempre tenía que estar absolutamente a la moda, incluso a sus 80 años, incluso cuando sus competidores tenían la mitad de su edad.

¿Por qué Karl Lagerfeld fue uno de los diseñadores más importantes del mundo?

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad