Escuelas en México empujan inserción de deportados

Las universidades se preparan para agilizar la revalidación y dotar de becas; el desafío es cómo integrar a dreamers en un sistema que deja sin oportunidades a nacionales, dicen especialistas.
Las universidades mexicanas se preparan ante la posible llegada de los dreamers.
Retorno.  Las universidades mexicanas se preparan ante la posible llegada de los dreamers.  (Foto: iStock)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Aunque el gobierno del presidente Donald Trump señaló que dejará las protecciones vigentes a los inmigrantes dreamers, universidades mexicanas, públicas y privadas, reaccionan con acciones para agilizar la revalidación de estudios, formación a distancia y becas para jóvenes deportados.

“Ante la situación de incertidumbre llegamos a un acuerdo varios rectores para generar una iniciativa de solidaridad con los posibles repatriados. Las 28 universidades jesuitas que existen en Estados Unidos se han manifestado públicamente en contra de lo sucedido y defender a sus estudiantes. Nosotros también apoyaremos”, dijo en entrevista José Morales Orozco, rector del ITESO, en Guadalajara, Jalisco.

El ITESO forma parte del Sistema Universitario Jesuita (SUJ). Todos los centros que integran esa red, entre estos la Universidad Iberoamericana (UIA) en Ciudad de México, León, Puebla, Tijuana y Torreón, y la Universidad Loyola del Pacífico, ofrecerán apoyo para agilizar la inserción de migrantes en licenciatura y programas de posgrado. “No tenemos un límite en número de estudiantes por recibir y si faltan recursos buscaremos alternativas y alianzas con instituciones hermanas”, señaló Morales Orozco.

Sin claridad sobre el número posible de jóvenes deportados, las universidades están respondido a los anuncios de Donald Trump con acciones diversas. La UNAM sugirió utilizar el sistema abierto y a distancia para incorporar a los migrantes. Este tipo de “educación podría responder de forma emergente para todos (los deportados)”, indicó, a través de comunicado, el rector de la casa de estudios, Enrique Graue Wiechers.

Lee también: Los 'dreamers' mexicanos, el reto de quedarse en EU o retornar a México

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México, a través de un anuncio oficial del rector, David Fernández, indicó que ofrecerá a jóvenes repatriados de Estados Unidos becas académicas de hasta el 100%, bajo los lineamientos de su programa 'Si quieres ¡puedes!'. El ITESO, donde hoy 48% de la comunidad universitaria recibe apoyo financiero, ofrecerá becas hasta de 90% para los deportados, quienes participarán de un proceso de selección similar al de cualquier alumno que aplique para esta ayuda, afirmó el rector.

“Jalisco es de las entidades con número importante de expulsión de migrantes. Queremos estar listos si el presidente (Trump) pone en prácticas todas las medidas. Eso incluye además de apoyo financiero -hasta de viáticos si es necesario- asesoría para los programas y de tipo emocional”, detalló José Morales Orozco.

Desafíos ocultos

A México podrían llegar 400,000 jóvenes deportados, dijo Graue Wiechers en el evento Educación del Futuro, celebrado el 1 de marzo en Ciudad Universitaria. La realidad es que existe poca claridad sobre el número de jóvenes que se recibirían, por la dirección que tomen las decisiones del mandatario estadounidense, detalló por su parte Morales Orozco.

Se estima que en el programa de Acción Diferida para los Llegados en Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) hay 750,000 jóvenes, de los que aproximadamente 78% de ellos son de origen mexicano, refiere el organismo Pew Research Center. Son 585,000 mexicanos que podrían verse perjudicados con las políticas sobre deportación de Donald Trump. Si el universo fuera de esa magnitud, “ni escuelas privadas ni públicas, juntas, nos daríamos abasto para atender”, reconoció José Morales Orozco.

La razón, además del evidente volumen, es que en México hay otra problemática que no puede obviarse: muchos jóvenes se quedan sin oportunidad de ingreso a la universidad y podría resultar “discriminatorio” que ellos no tengan lugar, mientras se abre puerta a quienes salieron hace años del país, apuntó Iliana Rodríguez Santibáñez, directora del departamento de Derecho y Relaciones Internacionales en el Tec de Monterey, Ciudad de México.

En 2016, por ejemplo, la UNAM aceptó, en su segunda ronda de selección, sólo a 8% de los 59,530 jóvenes que hicieron el examen. Bajo este escenario, que no es privativo de esta universidad, se tiene que buscar un equilibrio en la estrategia para insertar jóvenes migrantes.

Te interesa: 'Dreamers', los otros mexicanos

Un punto de partida, indicó el rector del ITESO, es que, si bien se dará prioridad a empujar una estrategia para deportados, estos jóvenes “deberán cumplir los mismos requisitos para ser seleccionados en carreras, posgrados y recibir apoyo financiero”. Donde se pondrá el mayor esfuerzo es en agilizar la revalidación de estudios, agregó José Morales.

Para cumplir con sus objetivos de apoyo, las universidades en México necesitan de actuación más rápida por parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP). “Por más voluntad que haya en la recepción de jóvenes, esa esa institución quien tiene la última palabra, en revalidación, y hasta hoy no hemos escuchado por parte de nadie que los apostillados, por ejemplo, se van a obviar”, comentó Iliana Rodríguez.

La doctora en Derecho con Maestría en Relaciones Internacionales por la UNAM precisó otro desafío en la recepción de migrantes: “No estamos preparados para integrar académica y laboralmente a dreamers en México. No hay que olvidar que muchos se desarrollaron en una economía de primer nivel, con aspiraciones y estilos de competencia muy diferentes. ¿Qué se hace con ello?”, para que el país vea esto como un retorno que puede aprovechar, puntualizó Rodríguez Santibáñez.

Ahora ve
EU pide a Latinoamérica romper contacto comercial y diplomático con Pyongyang
No te pierdas
×