6 razones por las que deberías considerar mudarte a un coworking

Los directores de cuatro de los espacios de trabajo colaborativos más conocidos de la ciudad tratarán de convencerte.
de costos en las pequeñas empresas y freelancers es la principal motivación para trabajar desde estos espacios, dicen los expertos.
El ahorro  de costos en las pequeñas empresas y freelancers es la principal motivación para trabajar desde estos espacios, dicen los expertos.  (Foto: iStock by Getty Images)
Jimena Tolama /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Trabajar en un coworking -aquel espacio de trabajo compartido que reúne a creativos y profesionistas de diferentes empresas, ramos y edades- tiene una gran cantidad de ventajas, consideran cuatro expertos que hoy dirigen algunos de los más conocidos en la Ciudad de México.

El ambiente de colaboración, la flexibilidad y el ahorro en costos son apenas algunos de los factores positivos que harán ruido en la cabeza de un profesional. La razón: el mundo experimenta una evolución tecnológica que rompe hasta con las formas más tradicionales de hacer las cosas, entre ellas, el trabajo.

El reporte ‘Coworking Forecast’, que elabora anualmente la revista Deskmag, señala que existen aproximadamente 7,800 coworkings en más de 80 países que buscan cambiar los métodos a través de lugares abiertos, mejor iluminación, mobiliario y facilidades que incrementen la productividad.

En México, la tendencia va en aumento, asegura el director de We Work México, Pepe Villatoro, ya que el cambio en las formas de trabajo no son una moda, sino una necesidad. Conoce a continuación las seis razones que dan los directores de We Work, Distrito Central, Spaces y Terminal 1 sobre las ventajas de trabajar en un coworking.

1. Espacios ‘a la carta’

Uno de los primeros factores que hacen que las personas consideren trabajar en estos lugares es la posibilidad de elegir el tipo y tamaño de espacio donde desean trabajar. Pueden hacerlo en booths privados con capacidad de hasta 10 personas, donde no comparten espacio con profesionales ajenos a su equipo de trabajo, o pueden sentarse en mesas comunitarias.

Normalmente, quienes se desenvuelven en un coworking son empresas con buena carga de trabajo y muchos clientes, pero cuyo número de empleados no es muy grande.

“La alternativa que tienen es seguir trabajando en sus casas, juntarse en los cafés o invertir una cantidad razonable en un lugar como estos, donde se te da un espacio según tus necesidades, salas de junta, mobiliario y seguridad”, detalla el director general de Terminal 1, Jonathan Graham, un espacio de trabajo flexible en la colonia Roma.

Video: Coworking, la nueva tendencia en espacios de trabajo

2. Ahorro de costos

Según Cati Cerda -directora de Spaces en México, la versión de coworking de la empresa internacional Regus-, la incertidumbre económica que vive México orilla a escatimar en gastos y lo más importante para las empresas, grandes o pequeñas, es ahorrar hasta el último centavo.

“Lo que más duele siempre es gastar el dinero donde no hay un retorno directo a tu compañía, como el rentar un espacio físico que te amarre a usarlo 24 horas durante los siete días de la semana cuando no lo necesitas”, dice.

We Work, Spaces, Terminal 1 y Distrito Central ofrecen diversas membresías: por días, meses u horas a costos que van desde 1,000 hasta 3,500 pesos para hacer uso de espacios abiertos o entre 6,000 y 25,000 pesos para trabajar en oficinas privadas.

En el caso de los corporativos, Pepe Villatoro, de We Work México, ha detectado que las grandes empresas que optan porque sus empleados trabajen en coworkings ahorran hasta 30% de presupuesto. Por otro lado, las startups o freelancers que apenas incursionan en el mundo laboral pueden ahorrarse hasta 90%.

3. Del networking al apretón de manos

Villatoro considera que en México la convivencia entre corporativos, gobierno y nuevas empresas o talentos es muy dispersa, por lo que una de las misiones principales de los coworkings es fortalecer estos vínculos, ya que el lugar no solo es para startups o freelancers. Se trata de generar comunidad.

“Aquí se empieza al revés. La forma de hacer negocios no es acartonada, ya que la gente primero se conoce, convive y luego ven qué alianza pueden lograr. No es un tema de ‘me pongo el traje y hago un pitch’”, explica Stephanie Ziervogel, directora comercial de Distrito Central, que es la línea de coworking de la empresa mexicana de espacios de trabajo amueblados Sach Office Hosting.

Lee: Coworking, el nuevo empleo independiente

A veces para incentivar las relaciones se requiere del empujón del community manager, que no es precisamente la figura que gestiona las redes sociales. En este mundo, es la persona encargada de fomentar la interacción hasta lograr ese apretón de manos. “Un coworking es más que un simple espacio de trabajo y lo distingues cuando se empiezan a tejer esas redes de negocio”, agrega Ziervogel.

4. Las famosas ‘amenities’

Revolucionar las formas de trabajo incluye olvidar para siempre los típicos comedores de horario limitados, el mal café de los pasillos y las máquinas dispensadoras.

Los coworking ofrecen, sin costo extra, cafeterías con baristas, diversos menús, comida gratis, cervezas, terrazas, columpios, conferencias de negocios gratuitas y hasta clases de yoga. Sin embargo, coinciden los expertos, el reto constante es no convertir el trabajo productivo en un patio de juegos.

5. Fuera ‘dress code’ y reloj checador

Los tiempos actuales, donde las nuevas generaciones comienzan a apoderarse del ecosistema laboral, demandan cambios urgentes. Uno de ellos es la flexibilidad en los horarios. De acuerdo con Cati Cerda, esta es la principal razón por la que los millennials prefieren desempeñarse en un coworking. “Les gusta trabajar a su ritmo y poder entrar cuando quieran. Hoy se trata de entregar resultados”, señala.

Recomendamos: 6 opciones de oficinas compartidas

Por otro lado, prefieren acudir a un lugar donde puedan ser ellos mismos y proyectar su verdadero yo, sin disfrazarse. Ya que lo que importa al final son las ideas. En los coworkings hay, incluso, directivos que utilizan jeans u otra vestimenta más relajada que no podría tolerarse en un ambiente de trabajo tradicional.

6. Suma de más jugadores…

Los líderes de los espacios de trabajo colaborativos cuentan que las grandes empresas ya están volteando la mirada a los espacios de trabajo compartidos para trasladar sus áreas creativas o de inversión para “empaparse” de las ideas más frescas y cambiar su cultura de trabajo. “Un coworking es el epicentro de la innovación”, indica Villatoro.

También lo hacen para brindar una alternativa a los empleados que viven lejos de las oficinas. “La gente empieza a demandar cada vez más flexibilidad y si no se las dan quizá se vayan a otra compañía donde sí la obtengan. Por lo tanto, esto ayuda a la retención de talento”, agrega Cerda.

De acuerdo con Ziervogel, de Terminal 1, los coworkings no están peleados con el modelo de oficina tradicional. “Hay a quienes les sigue funcionando, por seguridad o hermetismo, pero nosotros damos una solución extra para cubrir las necesidades de creatividad e innovación”, asegura.

Ahora ve
“No existe un solo elemento de prueba de que yo haya recibido dinero”: Lozoya
No te pierdas
×