Las defensas de tu cartera

Un seguro puede proteger tu patrimonio ante gastos médicos y hospitalarios imprevistos.
Nueva oportunidad.  Tapia nunca se dejó vencer. Después de no poder caminar, hoy vuelve a disfrutar de su deporte favorito: el voleibol.  (Foto: Claudia Campos)
Samantha Álvarez /
CIUDAD DE MÉXICO (Revista Expansión) -

Más de un millón de pesos en tres años ha sido el gasto de la esclerosis múltiple para Ricardo Tapia. Pero gracias a que en 2012 contrató un seguro de gastos médicos para él y su familia, su bolsillo no ha erogado esa cantidad.

A sus 40 años, Tapia fue diagnosticado con esta enfermedad que le afectó el habla y la movilidad de la pierna, el brazo y el ojo izquierdos. “Yo jugaba voleibol, basquetbol, futbol y bailaba muy bien. me sentía omnipotente y soberbio, nunca pensé que me iba a enfermar”, confiesa el padre de tres hijos de 13, 12 y 7 años.

El gasto en medicinas, terapias y rehabilitación han corrido por parte de la aseguradora. Para hacer válido su seguro, Tapia sólo pagó 100,000 pesos entre coaseguro y deducible. Con una prima mensual de 2,954 pesos, su familia y él están asegurados por una suma ilimitada en hospitales de nivel medio.

***

Si eres uno de los nueve millones de mexicanos que tiene un seguro de gastos médicos mayores, no estés tan tranquilo. ¿Ya analizaste si pagas lo justo y cómo sacarle el mejor provecho?
Según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), sólo 7.7% de los mexicanos tiene un seguro de gastos médicos.

Cada año, uno de cada 10 asegurados sufre un accidente o una enfermedad de un monto promedio de 54,000 pesos. Gran parte de esta protección, 71%, es otorgada por las compañías y el resto se adquiere de forma voluntaria.

El costo depende del género, la edad del asegurado, su estado de salud, el lugar donde vive, el transporte que usa, los deportes que realiza, ocupación, los hospitales a los que quiere acceder, el límite de honorarios médicos que quiere pagar y sus posibilidades económicas.

“Lo ideal es destinar entre 8 y 12% del presupuesto mensual para un seguro”, sugiere el asesor de seguros Eloy López.

Pocos usuarios saben que si la póliza tiene una cláusula de “conversión”, el cliente –aun después de terminada la relación laboral– puede conservar el contrato con la aseguradora y mantener su antigüedad. En caso de maternidad, las aseguradoras otorgan una “ayuda indemnizatoria” promedio de 15,000 pesos.

Un seguro es un contrato de buena fe. Para otorgarlo, la aseguradora te hará llenar algunos cuestionarios y un chequeo médico. Si le mientes, está en su derecho de no pagar el siniestro.


Los costos

1. Prima: Es el precio de la póliza. Se calcula según tu nivel de riesgo, edad, salud, ocupación, red médica que elijas y los honorarios de los médicos.

2. Deducible: Es la proporción del costo del siniestro que debe aportar el asegurado.

3. Coaseguro: Es la segunda participación del asegurado en el evento. De los gastos después del deducible, el asegurado participa con un porcentaje.


FUENTES: Carlos Islas Murguía, representante de LIMRA en México, y Dolores Armenta, directora de Seguros Médicos y de Salud en la AMIS.

Este texto fue publicado el 1ro de agosto en la edición 1194 de la Revista Expansión.

Ahora ve
Nueva tecnología permite que las fotografías cobren vida
No te pierdas
×