México, rezagado en derechos laborales de empleadas del hogar

Está pendiente que el gobierno federal ratifique ante la OIT su compromiso a respetarlos.
Por: Gabriela Gutiérrez
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

En México hay alrededor de dos millones de trabajadores del hogar (95% son mujeres), de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), sin embargo, a la mayoría no se les reconoce sus derechos laborales.

Esa es la lucha de Marcelina Bautista, quien en 2010 fundó el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), en 2010 y el año pasado, el Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar.

La Organización Internacional del Trabajo emitió en junio de 2011 un convenio para que los países se comprometan a respetar los derechos laborales de las trabajadoras del hogar, entre ellos fijar un salario mínimo, días de descanso y festivos garantizados, y seguridad social.

“Cuando fui reconocida por el Conapred (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación), en 2014, el secretario de Gobernación se comprometió a llevar un dictamen favorable al Senado para que se ratificara el convenio. Sigo esperando”, dijo Bautista durante su participación en el Women’s Forum, que se realiza en la Ciudad de México.

Ratificarlo implicará cambiar las leyes, un reto para el gobierno que debe asumir, agregó.

“El sindicato busca un diálogo social que permita que el gobierno, trabajadores y empleadores podamos dar visibilidad y derechos a las trabajadoras”, dijo Bautista.

La responsabilidad de las empleadoras

A medida que más mujeres profesionistas se unen a la fuerza laboral, requieren más ayuda en el hogar y na de las soluciones es contratar a una trabajadora. Sin embargo, esta inclusión no ha implicado mejorar las condiciones laborales de las empleadas domésticas.

“Hay más empleo, pero es igual de precario que antes”, aseguró Bautista. No obstante, dice, las exigencias son mayores: contestar teléfonos, sacar cuentas para ir al mercado, cuidar a los niños.

Y agregó: “Luego dicen que somos casi de la familia. Las trabajadoras del hogar no queremos que nos adopten, queremos que respeten nuestros derechos”.

Para las empleadoras que las contratan se formó el grupo Hogar Justo Hogar, que se puede contactar vía redes sociales. “Queremos que las señoras se superen, pero no a costa de nosotras. Hay que trabajar juntas”, finalizó Bautista.

Ahora ve
Fisicoculturista con un raro trastorno murió por comer mucha proteína
No te pierdas
×