La caída del peso presiona a Banxico para elevar el precio del dinero

La moneda mexicana ofrece los peores retornos entre las emergentes; la depreciación está generando presiones inflacionarias.
Sin atractivo  En un mes hubo una salida de capitales por 74,279 millones de pesos.  (Foto: iStock by Getty Images)
Carmen Luna
CIUDAD DE MÉXICO. (Expansión) -

En lo que va de 2016 el rublo ruso y el real de Brasil han representado las mayores ganancias para los inversionistas internacionales, con alzas de 20%, mientras que el peso mexicano es la moneda emergente que más pierde, con 7%, lo que la hace la peor inversión.

En este escenario,el tipo de cambio spot se encamina hacia la barrera clave de los 19 pesos por dólar, no solo debido a la aversión al riesgo que impera en el mundo, sino a razones específicas de la economía mexicana.

En su última sesión el peso perdió 0.86% y el tipo de cambio spot cerró en 18.8155 unidades por billete verde, el peor nivel para el peso desde el pasado 16 de febrero.

Uno de los motivos es que la tasa de interés referencial del Banco de México (Banxico) ha quedado rezagada, por lo que para algunos analistas, el banco central, liderado por Agustín Carstens, tendrìa que elevar el precio del dinero pese a que la Reserva Federal (Fed) no haga lo mismo en su reunión de esta semana, de lo contrario, la depreciación seguirá y esto presionará la salida de capitales.

En tan solo un mes, los inversionistas extranjeros se deshicieron de 74,279 millones de pesos (mdp) en valores gubernamentales, los más afectados fueron los Cetes, con una salida de 44,073 mdp.

“Hay un 60% de probabilidades de que Banxico eleve la tasa aunque la Fed no lo haga y si llega a darse una salida de Gran Bretaña de la Unión Europea el 23 de junio, se elevan a 80%”, dijo a Expansión la directora de análisis económico de Banco Base, Gabriela Siller.

Ante esto, agregó que en el mediano plazo, el dólar puede subir hasta 19.00 pesos por dólar, ya que además hay que sumar las declaraciones polarizantes del candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, y esto solo ha ayudado a crear mayor aversión al riesgo.

Adicionalmente, la depreciación del peso implica una amenaza para la inflación, por ejemplo, en mayo la inflación al productor subió 0.73% y alcanzó una tasa anual de 5.04%, cuando en el mismo mes de 2015 las cifras fueron de -0.14% mensual y 2.34% anual.

Esto porque la combinación de una depreciación del peso con un alza en los precios de las materias primas (commodities) en dólares amenaza con revertir la deflación que tuvieron estas mercancías en 2015, la cual ayudó a bajar la inflación en el país.

"El cambio de tendencia de los precios en dólares de los commodities se ha filtrado ya al proceso de formación de precios de la economía (…) de igual manera, es importante que el Banco de México incorpore este análisis en el balance de riesgos de la inflación, el cual claramente se ha deteriorado", dijo en un reporte el director de estrategias de mercado, Guillermo Aboumrad.

El especialista espera por lo menos un aumento de 25 puntos base, con lo que la tasa pasaría de 3.75 a 4%.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por lo pronto, los inversionistas también están atentos a los indicadores de finanzas públicas de México, luego de que la agencia Moody’s puso en revisión la calificación crediticia del país.

“El mercado va a estar siguiendo los indicadores del déficit, deuda y gasto del gobierno y la salida de capitales va a seguir este año y seguramente en el segundo trimestre no veremos una salida oficial porque con la emisión en deuda de yenes que tuvo el gobierno, subsana la salida”, dijo Siller.

Ahora ve
Una familia se reencuentra con su perrita después de los incendios en California
No te pierdas
×