¿Qué busca Hillary Clinton con el TLCAN?

Expertos esperan que la aspirante demócrata busque darle mayor peso al tema laboral dentro del tratado comercial.
Oposición  En su plataforma, la aspirante demócrata rechaza el TPP, que debe ser aprobado por el Congreso estadounidense.  (Foto: Expansión)
Yussel González
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La postura de la aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, sobre acuerdos como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se ha endurecido con el paso de los años. Los expertos esperan conocer más detalles de sus propuestas en materia de política comercial.

En campaña, ha dicho que busca cambios al acuerdo de libre comercio con México y Canadá que fue firmado por su esposo, Bill Clinton, y se opone al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP),, que debe ser aprobado todavía por los congresos de los 12 países firmantes, incluídos el mexicano y estadounidense.

Argumenta que busca políticas comerciales más justas que pongan primero la creación de empleos manufactureros en Estados Unidos, aunque su opinión no es tan radical como la de su rival republicano Donald Trump, quien incluso propuso retirar a su país de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

“Ha manifestado en algunas declaraciones que se revisen los acuerdos comerciales y me parece que es una exigencia también ya en muchos sectores del Partido Demócrata”, dijo a Expansión David Hurtado, vicepresidente de la Comisión de Comercio Internacional y Políticas de Inversión de ICC México.

Para Hurtado, es probable que Clinton busque darle mayor peso al Acuerdo Paralelo Laboral, un pacto firmado al margen del TLCAN que busca promover el cumplimiento efectivo de las leyes y regulaciones laborales entre los tres países que integran el acuerdo.

Sin embargo, el TPP, al que Hillary ha mostrado su rechazo, ya incluye esas provisiones de una forma más profunda que el TLCAN.

“Hay provisiones en estándares laborales que dicen que los países deben permitir a los trabajadores tener sindicatos y tener derechos y trabajar bajo ciertas condiciones, pero en esos acuerdos (como el NAFTA) no eran vinculantes”, dijo a Expansión Chad Bown, exasesor de comercio e inversión en la Casa Blanca.

En el TPP sí son vinculantes, agregó el también especialista del centro de investigación Peterson Institute en Washington D.C.

Bown dijo que cualquier decisión sobre el TPP no es unilateral porque el acuerdo incluye a 12 países, entre ellos México. Por ello, los expertos dudan que la aspirante demócrata busque algún cambio significativo en el TLCAN para concentrarse en el TPP.

Coinciden en que ningún cambio en la política comercial hará que los empleos vuelvan a las fábricas estadounidenses de inmediato, pues la pérdida de estos no se debe a la apertura de fronteras al comercio sino a la automatización propia de la industria.

"Podemos producir más pero lo producimos con más tecnología y robots. La manufactura de los bienes puede regresar pero los trabajos difícilmente volverán", agregó Bown.

El TLCAN ha permitido a las exportaciones de México pasar de 60,882 millones de dólares en 1994 a 380,772 millones de dólares en 2015, un aumento de 525%.

Ahora ve
Científicos hallan en Portugal un raro tiburón calificado como ‘fósil viviente’
No te pierdas
×