¿Qué sigue para México sin Carstens?

Expertos descartan un cambio importante en la forma en la que se conduce la política monetaria del país.
Salida  Carstens dejará su puesto en julio del próximo año.
Yussel González
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La renuncia de Agustín Carstens al Banco de México (Banxico) representa una nueva fuente de incertidumbre para la economía mexicana, aunque analistas descartan un cambio súbito en la política monetaria o una pérdida de credibilidad del banco central.

“La renuncia de Carstens puede aumentar las preocupaciones sobre la credibilidad de Banxico para enfrentar la inflación ya que el gobernador es visto como uno de los funcionarios con más credibilidad en América Latina y en los mercados emergentes”, dijo en un reporte BMI Research, una firma de Fitch Group.

La semana pasada, Agustín Carstens anunció que en julio del próximo año dejará el Banco de México, la institución encargada de mantener a raya a la inflación en el país, para encabezar el Banco de Pagos Internacionales (BIS), una organización conocida como el “banco central de los bancos centrales”.

La decisión del todavía gobernador de Banxico llegó en un momento complicado para la economía mexicana, con el tipo de cambio por encima de los 20 pesos por dólar y en espera de que Donald Trump, quien ha prometido renegociar o salirse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), llegue a la Casa Blanca.

Así ha sido la trayectoria profesional de Agustín Carstens

Sin embargo, los expertos no esperan un cambio importante de rumbo con quien sustituya a Carstens al frente de Banxico, que tiene una meta de inflación de 3% +/- un punto porcentual.

“Las implicaciones para los inversionistas variarán dependiendo de quién sea elegido como nuevo gobernador. Sin embargo, no creo que la política del Banco cambie mucho tras su salida”, dijo a Expansión Carlos Sousa, economista de América Latina de la firma británica Oxford Economics.

“Ante las circunstancias actuales, me sorprendería que el presidente Peña Nieto propusiera a alguien “dovish” (que favorece bajas tasas de interés) como gobernador”.

Para Sousa, Carstens es visto como un banquero central “hawkish”, esto es, más proclive a elevar las tasas para hacer frente a la inflación.

Desde diciembre del año pasado, Banxico ha elevado la tasa de interés en cinco ocasiones para llevarla al nivel actual de 5.25%.

Para 2017, BMI Research, que tampoco prevé un cambio importante en la forma en la que se conduce Banxico, espera que la tasa aumente en 75 puntos base más.

¿Adelantar nombramiento?

Ayer domingo, el presidente del Senado, Pablo Escudero, pidió adelantar el nombramiento del sustituto de Carstens al frente del Banco de México para dar tranquilidad a los mercados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, analistas señalan que Banxico es una institución sólida pese a la salida de Carstens.

“La estabilidad financiera de un país no depende de una sola persona, depende de instituciones”, dijo a Expansión Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer. “Por la manera en la que se presentó la renuncia, da un tiempo bastante largo para que se pueda dar una transición ordenada”, agregó.

Ahora ve
Tras los resultados electorales, oposición venezolana descarta diálogo
No te pierdas
×