Hacienda descarta espiral inflacionaria por alza en gasolinas

La dependencia descarta un contagio en los precios al consumidor por el aumento en los combustibles; en la Ciudad de México los precios podrían aún ser más elevados.
En enero el precio promedio para la gasolina magna será de 15.99 pesos por litro y de 17.79 para la premium.
Más caras  En enero el precio promedio para la gasolina magna será de 15.99 pesos por litro y de 17.79 para la premium.  (Foto: Cuartoscuro)
Carmen Luna
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Los consumidores mexicanos tendrán que acostumbrarse a una nueva realidad a partir de 2017: los precios de la gasolina fluctuarán en línea con los precios internacionales del petróleo, así como por costos de logísitica y distribución. Sin embargo, la Secretaría de Hacienda descarta ver un impacto más acelerado en la inflación con los nuevos aumentos que tendrán los combustibles, que en algunos casos serán de hasta 20%.

Incluso, la dependencia no descarta ver precios más elevados en la Ciudad de México debido a las normas ambientales.

"El tema inflacionario es obviamente importante y es innegable que vamos a tener un incremento en los precios de los combustibles en enero, ya para lo que resta del año no sabemos qué va a pasar. Si tuviéramos sorpresas positivas del tipo de cambio el incremento podría ser menor”, dijo a Expansión Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda.

Te recomendamos: Mayor inflación: el gran problema de 2017

A partir de enero y hasta el 3 de febrero de 2017, se aplicarán precios máximos regionales a las gasolinas Magna, Premium y el diésel, que reflejarán las variaciones en el precio internacional del petróleo, así como los costos de transporte, flete y distribución de Pemex, además de impuestos y el margen de ganancia de las estaciones de servicio.

Después se harán dos actualizaciones en las primeras dos semanas del mes y a partir del sábado 18 de febrero, Hacienda determinará los precios máximos de manera diaria.

“Lo que ya comentaba el Banco de México es que ellos ven esto como un cambio de una vez por todas en el nivel de precios y hay la percepción de que esto no debería de traducirse en una espiral inflacionaria ni en un contagio generalizado de precios y Banco de México ya mencionó que estarán vigilantes para evitar que se presente un fenómeno como estos”, agregó Messmacher.

El Banco de México estima que para 2017 la inflación registre alzas adicionales, en parte derivado de mayores precios de los combustibles, aunque espera que cierren el año dentro del intervalo de variabilidad, esto es 3% +/- un punto porcentual.

La transición a la liberalización ha generado preocupación entre los consumidores, ya que además de los aumentos en los precios, varias ciudades han sufrido desabasto de combustible debido a tomas clandestinas, según Petróleos Mexicanos.

Messmacher recordó que de 2010 a 2013 se vieron incrementos en los precios de las gasolinas de hasta 13% anual y aún con esto la inflación se mantuvo contenida entre 3 y 4.5%

Esto opinan los mexicanos sobre el aumento a la gasolina

¿Gasolina más cara en la Ciudad de México?

Quienes vivan o carguen en gasolina en la Ciudad de México es probable que paguen uno de los mayores precios, debido a las normas de calidad.

“En algunos casos también por normas ambientales la calidad de los combustibles puede ser distinta como la Ciudad de México, en que solo se permite vender en las estaciones de servicio una gasolina de mejor calidad, lo cual obviamente se refleja en el precio. (Porque) Ahí se habla de costos más elevados por la calidad”, comentó Messmacher, quien es también uno de los nombres que se han mencionado para ser el sucesor de Agustín Carstens, como gobernador de Banxico.

Más competencia, ¿cuándo?

Hasta ahora Pemex es el único proveedor de gasolinas en México, sin embargo, Hacienda espera que a lo largo de 2017 empresas internacionales entren al negocio de la gasolina en México, luego de estos anuncios de flexibilización de precios.

“Hemos escuchado y recibido opiniones de interés por parte de algunos jugadores grandes del mercado de combustibles de que sí quieren entrar al mercado mexicano de combustibles y muy probablemente estaremos viendo anuncios importantes a lo largo de 2017”.

Por otro lado, Messmacher comentó que seguir subsidiando el precio de los combustibles es algo ineficiente para el Estado ya que además, el consumo está muy concentrado en hogares de ingresos altos, por lo que el subsidio resulta a final de cuentas regresivo.

Para los consumidores, los beneficios se verán con una mayor competencia y de acuerdo con el subsecretario de Hacienda, lo que se busca es dejar atrás el monopolio estatal y tener un mercado abierto con distintas cadenas, tipos de gasolina y de servicio.

Aclaró que no habrá impuestos diferentes entre regiones, lo que será diferente son los costos de distribución, logísticos y de calidad.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Messmacher puntualizó que la Profeco y la CRE estarán atentos para evitar un mercado negro de combustibles.

Te puede interesar: Salario mínimo ¿amenaza para la inflación?

Ahora ve
Estatuas de la Confederación, los símbolos de la discordia
No te pierdas
×