EU necesita que lo saquen de la pereza para impulsar la economía

El economista Tyler Cowen indica que los estadounidenses han entrado en un estado de confort y han dejado de crear negocios y cambiarse de trabajo, lo cual paraliza el crecimiento.
Los estadounidenses se han vuelto perezosos, argumenta el economista Tyler Cowen.
Sin esfuerzo  Los estadounidenses se han vuelto perezosos, argumenta el economista Tyler Cowen.  (Foto: AFP)
HEATHER LONG
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Los estadounidenses se han vuelto perezosos, argumenta el economista Tyler Cowen.

No inician negocios tanto como lo hacían antes. No se mudan con tanta frecuencia como solían hacerlo. Y viven en barrios que son tan segregados como eran en los años sesenta.

Todo esto está causando que los Estados Unidos se estanque económica y políticamente, dice Tyler Cowen en su nuevo libro: The Complacent Class: The Self-Defeating Quest for the American Dream. El crecimiento es mucho más lento de lo que era en los años 60, 70 y 80 y la productividad es muy baja, a pesar de que todos afirman que están trabajando muy duro.

“La innovación es dolorosa, por eso no hacemos más de ello”, dijo Cowen, profesor de Economía de la Universidad George Mason. Su libro plantea el caso de que toda la agitación de los años sesenta y setenta hizo que la gente se esforzara por la seguridad y el statu quo en las décadas posteriores.

“Basta con mirar cómo la gente educa a los niños hoy en día. A menudo ni siquiera permiten que los niños salgan”, indicó a CNNMoney.

Incluso la tecnología, la única área que ha visto alguna innovación en los últimos años, ha sido principalmente dirigida a hacernos querer quedarnos en casa y relajarnos.

“La tecnología es genial, es divertida, tengo cuatro paquetes de Amazon fuera de mi puerta. Pero tenemos un problema con esto precisamente porque es agradable y cómodo”, dice. “Toda esta innovación tecnológica alienta el ocio y quedarse en casa”.

Lee: ¡Cuidado estadounidenses! Robots trabajando

Trump es el “gran reinicio”

Cowen cree que hemos ido demasiado lejos tratando de crear vidas perfectas y aisladas para nosotros y nuestros hijos. Sin darnos cuenta, hemos creado mundos en burbujas que tememos cambiar. La segregación es desenfrenada, argumenta, tanto por raza como por clase. En el sur, el porcentaje de estudiantes afroamericanos en escuelas mayoritarias blancas alcanzó su máximo en 1988 en un 43.5%. Actualmente es de apenas 23.2%, un nivel similar a los años 60.

Algunos señalan a los pobres o al cinturón industrial como la “clase complaciente”, pero Cowen sostiene que casi todo el mundo en Estados Unidos es parte de esta clase. Señala los problemas de tráfico de Estados Unidos y la pésima infraestructura.

Es un problema en casi todas partes del país, sin embargo, a pesar de años de quejas, no ha ocurrido un cambio masivo. Él cree que lo mismo aplica en la educación estadounidense con muchos estudiantes que aún no cumplen con los estándares básicos.

Incluso en las ciudades de alta tecnología de Silicon Valley, la gente se ha cerrado a otros estadounidenses que no tienen la misma educación y los niveles de ingresos. Es por eso que muchos se sorprendieron por la elección de Donald Trump.

Cowen llama a la elección de Trump un intento de un “gran reinicio”. Su libro señala que los hombres blancos ganaron menos en 2015 que lo que ganaban en 1969, tras el ajuste a la inflación. Él lo llama “uno de los hechos más impresionantes sobre los Estados Unidos contemporáneo”.

“Creo que esas personas [en el cinturón industrial] son más inteligentes que lo que han sido las élites costeras, y realmente ven el problema bastante claro”, argumenta.

Pero cree que Trump va a ser una gran decepción.

“A veces llamo a Trump el 'presidente del placebo' ”, dice Cowen. “Pese a toda su conversación sobre cambio, hasta ahora ha mostrado que no puede hacer nada”.

Te recomendamos: ¿Te dicen 'workaholic'? Mejor lee esto

Predicción para el futuro

Entonces, ¿cómo puede Estados Unidos salir de este bajón complaciente? Cowen advierte que mirar hacia atrás en la historia muestra que por lo general se requiere de un trauma importante como una guerra o un enorme desastre natural.

Pero también dice que Estados Unidos tiene una increíble capacidad de regenerarse, por lo que es posible que no se requiera de algo tan extremo como para despertar el amor por el riesgo de Estados Unidos.

Su predicción para los próximos dos años es: “Trump es visto como un presidente ineficaz, sometido a revisión por el Congreso y los tribunales. De forma lenta pero segura, la nación se despertará y adquirimos un mayor sentido de urgencia”.

Su consejo para la gente es correr más riesgos en sus propias vidas, ya sea en sus carreras o en sus vidas personales.

“Si estás pensando en cambiar de trabajo, tal vez deberías hacerlo”, dice. “Las personas que hacen el cambio, terminan significativamente más felices que las que no lo hicieron”.

Él señala una nueva investigación del economista Steven Levitt, autor del popular libro Freakonomics. Levitt hizo un gran experimento en el que tomó a las personas que tenían problemas para tomar una decisión de vida y les hizo arrojar una moneda para determinar qué deberían hacer.

“Los que hacen un cambio (sin importar el resultado del volado) dicen ser sustancialmente más felices dos meses y seis meses más tarde”, dijo Levitt.

Para ayudar a impulsar una mayor toma de riesgos, Cowen pedirá a Trump y al Congreso que gasten más dinero en investigación (llamada Investigación y Desarrollo). Él piensa que necesitamos otro momento de el hombre sobre la Luna o, mejor aún, un gran avance médico. También piensa que la reforma migratoria es clave.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Los inmigrantes son los mayores tomadores de riesgo, son la clase menos complaciente”, dice.

Recomendamos: ¿Por qué los estadounidenses no toman vacaciones?

Ahora ve
Maduro denuncia “ataque terrorista de la derecha” a Tribunal Supremo de Justicia
No te pierdas
ç
×