Cambio A: la start-up que conecta a 'marketeros' con empresas

Las grandes marcas ya no dependen de las agencias de publicidad para obtener ideas para sus campañas.
Éxito a corto plazo.  En 10 meses la plataforma registra 22,000 creativos, cuyas ideas han aportado a marcas como Nike y Pepsi Co.  (Foto: iStock by Getty Images)
Jimena Tolama /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Al colombiano Juan Carlos Obando y el mexicano Manuel Castro les surgió una inquietud cuando se conocieron en un viaje a los rápidos de Veracruz. Ambos, mercadólogos para grandes empresas como Bimbo y BlackRock, concluyeron que la forma de crear campañas publicitarias en Latinoamérica no había sufrido una disrupción fuerte en los últimos años.

Tras el viaje, en marzo de 2015, decidieron crear Cambio A, una plataforma de crowdsourcing que conecta a creativos independientes con grandes empresas que buscan ampliar su lluvia de ideas para lograr campañas más innovadoras de sus productos o servicios, a cambio de una recompensa monetaria en dólares.

Con esta, los emprendedores pretenden romper ese ‘argot’ de las cuatro paredes en las que normalmente los creativos de una marca o agencia se encierran por horas a pelotear ideas hasta conseguir aquella que les ayude a cumplir los objetivos de venta o impacto.

“Un grupo de creativos que se sienta a pensar una idea puede estar integrado por personas con formación y visión parecida. Esto limita la creatividad y la innovación. A través de Cambio A, ampliamos ese panorama con el que las empresas pueden obtener más propuestas y de gente de diferentes países”, explica Castro.

El crowdsourcing es su ‘as’ bajo la manga. Este modelo es una herramienta nacida en internet que involucra a una audiencia masiva para que participe y ayude a una causa en común, con retribuciones económicas de por medio.

“Gustó porque democratiza oportunidades y acerca a consumidores y gente talentosa con grandes marcas y corporativos que de otra forma no pudieran llegar a ellos”, afirma Samuel Peña, analista de Angel Ventures, la incubadora que ayudó al proyecto por tres meses.

De acuerdo con el artículo Research in the Crowdsourcing Age, publicado este año por el Pew Research Center en Estados Unidos, la herramienta no solo genera estas nuevas conexiones sino que en el futuro podría tener un posible impacto en la forma como las empresas consiguen y pagan a los trabajadores.

Una investigación realizada por Cambio A detalla que el valor del mercado meta del crowdsourcing en temas de marketing e innovación es de 175 millones de pesos (mdp) solo en México, considerando que las empresas destinan a la mercadotecnia alrededor del 1% de sus ventas.

“De ese 1%, la mayoría se va a gastos en cuotas de agencias y nosotros podemos capturar ese porcentaje del mercado”, detalla el director de operaciones de la nueva empresa, que tras cuatro meses de planeación y corridas financieras se estrenó en febrero de 2016.

Bola de nieve

En 10 meses, Cambio A, con sede en México y Colombia, consiguió ideas para Nike, Bimbo, Pepsi Co en Colombia, Avianca y Microsoft, gracias a las propuestas de 22,000 creativos, la mayoría independientes, aunque también han tenido casos en los que se registran pequeñas agencias o despachos de diseño a nombre de alguna persona.

“Esto ha sido una bola de nieve que nos ha permitido generar un poco de inercia y tracción”, apunta Castro, de 30 años, que además de BlackRock ha trabajado para las marcas Adidas, Deloitte y Sport City.

De estas mentes, 60% son mexicanas y el resto proviene de Colombia, Venezuela, Argentina y España. Este último país es uno de los más importantes para la start-up, pues pone a los emprendedores a competir al tú por tú con la pionera y referente del crowdsourcing publicitario en Europa, la francesa Eyeka, que opera desde 2008.

En México solo dos plataformas corren un modelo similar al de Castro y Obando: YesWeAd y Torneo de Ideas. Sin embargo, para el mexicano, no han mostrado el mismo nivel de actividad que Cambio A, ni estrategias atractivas para captar la atención tanto de ‘marketeros’ como de grandes empresas.

Confianza, la clave

Cambio A ejecuta procesos rigurosos de propiedad intelectual con los creativos, así como para filtrar las mejores propuestas que serán presentadas a las empresas.

Castro asegura que así buscan darle legitimidad al sitio, que desde febrero ha facturado 450,000 pesos y generado el 30% de las utilidades con un modelo de negocio que no se basa en obtener un margen del pago que la empresa haga al creativo por su idea.

La idea de la start-up es cobrar 7,000 dólares a las empresas por montarse en la plataforma y obtener los servicios de esta, que incluyen evaluación, análisis y entrega de propuestas. “Ahorita cobramos 50% menos para que estas se animen a participar con nosotros”.

Sin embargo, para Samuel Peña, de Angel Ventures, los retos en los que deberá seguir trabajando Cambio A recaen en continuar generando confianza para que las empresas dejen de preferir el ‘argot’ de las cuatro paredes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Deben de mantener el estándar de calidad en los filtros, para que las empresas tengan acceso a las mejores ideas, que le aporten valor a su negocio a través del marketing y la publicidad”, advierte.

A dos meses de cerrar su primer año de operación, Castro afirma que ese será el reto de Cambio A en 2017. También, “nos enfocaremos en crecer la fuerza de ventas con las empresas en México y Colombia y en abarcar un servicio específico para pequeñas y medianas empresas”.

Ahora ve
Opositor Antonio Ledezma escapa de arresto domiciliario y sale de Venezuela
No te pierdas
×