El mexicano que lleva la facturación electrónica a Estados Unidos

Mike Galarza automatizó el pago a proveedores y ya mueve más de 3,000 millones de dólares. En México, pocos apostaron por su proyecto.
El cobrador del Valley.  Mike Galarza, de 31 años, situó su empresa en Estados Unidos, donde no hay un sistema oficial de facturación electrónica.  (Foto: Foto: Cortesía Entryless)
Jimena Tolama /
CIUDAD DE MÉXICO (Revista Expansión) -

Mike Galarza tuvo que enfrentar 20 negativas de inversionistas de México y Latinoamérica. La respuesta siempre fue la misma: sin ventas, no podemos invertir. Pero necesitaba fondos para catapultar Entryless, una plataforma de tecnología financiera que convierte cuentas por pagar en distintos formatos y las sincroniza con sistemas contables que permiten efectuar el pago de una empresa a sus proveedores.

La negativa constante le convenció de operar en Estados Unidos, que no tiene un método de facturación electrónica oficial, como sí ocurre en México, y donde 75% de las transacciones negocio a negocio se hacen por correo postal o electrónico.

Te puede interesar: Donald Trump, ¿un freno para la innovación en Silicon Valley?

El Índice de Consumo Comercial de Visa revela que 86% de la facturación de las pymes en ese país es manual. “Es un problema que tienen por falta de tecnología”, señala Galarza. Hay sistemas que calculan y generan reportes, pero dependen de una persona para operar. La empresa colabora con los 10 sistemas contables más populares, como QuickBooks, Sage y Xero.

Entryless lo automatiza a través de Machine Learning y reconocimiento óptico (OCR). El usuario escanea facturas en papel, PDF o fotografías y las envía a la nube, donde la empresa extrae el contenido e inicia un proceso que culmina en su aprobación por parte del proveedor.

Galarza opera el negocio desde 2013 y con un equipo de 18 personas da servicio a más de 20,000 empresas como Subway, McDonald’s y Deloitte. Mes con mes, 1,000 empresas se suscriben a la plataforma. También atiende a clientes de Australia, Nueva Zelanda e Inglaterra. “El primer año procesamos 25 millones de dólares , hoy son más de 3,000 en estos cuatro países”, asegura.

Para Luis Felipe Sánchez, presidente de Indicium Solutions, pionera de la facturación electrónica en México, la oportunidad en Estados Unidos “es enorme”, ya que cuenta con menos de 10 competidores, entre ellos, la suya, recién instalada en Texas. En México, hay 81 proveedores y 300 firmas de software.

La empresa de Mike Galarza, ubicada en San Francisco, ha obtenido 3.5 mdd por parte de ángeles, como Scott Banister, inversionista de Uber y Facebook; Andrés Barreto, del fondo colombiano Socialatom y el family trust mexicano Gaviño Valladares. Antes, obtuvo 75,000 dólares a través de family and friends para iniciar el negocio.

Recomendamos: Family and friends, no fools: Cuándo vale la pena financiar una start-up

Para cobrar, utiliza un modelo de suscripción en el que permite automatizar facturas en cierta cantidad de tiempo de forma gratuita. Si el cliente quiere obtener el beneficio en lapsos más cortos, deberá pagar una cuota por el servicio.

Hasta principios de 2016, el proyecto no comenzó a generarle ingresos. Pero los clientes, facturas y dólares procesados llamaron la atención de quienes apostaron por su idea.

“Me preguntaron de todo, menos por las ventas. Es la manera en que Silicon Valley hace a las start-ups: ‘Vemos cómo encontramos el mejor valor para la gente y luego monetizamos’”.

Ahora ve
Los cultivos de café latinoamericanos están bajo la amenaza del cambio climático
No te pierdas
×