La taiwanesa Foxconn acuerda comprar Sharp tras recortar oferta inicial

La firma pagará cerca de 3,500 millones de dólares por una participación de dos tercios en Sharp Corp.
Foxconn pagará 900 millones de dólares menos respecto a la propuesta inicial
Última oferta  Foxconn pagará 900 millones de dólares menos respecto a la propuesta inicial  (Foto: Expansión)
TOKIO (Expansión) -

La firma taiwanesa Foxconn acordó adquirir a la japonesa Sharp con un fuerte descuento a su oferta inicial, luego de un mes de discusiones que generaron más dudas sobre si ambas compañías serán capaces de trabajar juntas y superar la feroz competencia de rivales en el negocio de pantallas para teléfonos avanzados.

Foxconn pagará cerca de 3,500 millones de dólares (mdd) por una participación de dos tercios en Sharp Corp, casi 900 mdd menos respecto a la propuesta inicial, anunciaron las dos compañías este miércoles.

El acuerdo constituye la mayor adquisición por parte de una empresa extranjera en la industria de tecnología de Japón y pone fin a la independencia de 100 años de la compañía nipona, que comenzó fabricando hebillas para cinturones y lápices portaminas.

Lee: Sharp acepta ser comprada por Foxconn

También concederá a Foxconn el control de la avanzada tecnología de pantallas de Sharp y le ayudará a reforzar su capacidad para elevar los precios para su principal cliente: la estadounidense Apple Inc.

En un hecho que destaca la ajustada situación financiera de Sharp, la compañía estimó una pérdida operacional de cerca de 170,000 millones de yenes (unos 1,500 mdd) en el año hasta este jueves, en contraste con su proyección anterior de una utilidad de 10,000 millones de yenes.

Foxconn dijo que compraría acciones de Sharp en 88 yenes cada una, a un descuento de 35% respecto al cierre del papel este miércoles. La empresa taiwanesa también acordó adquirir los 200,0000 millones de yenes (1,700 mdd) en acciones preferentes en manos de los dos principales acreedores bancarios de Sharp, dijo una fuente cercana al asunto.

Las dos compañías estuvieron a punto de sellar el acuerdo el mes pasado, pero Foxconn pospuso el pacto a último minuto luego de que surgieran reportes antes desconocidos sobre los pasivos de Sharp.

Analistas dijeron que incluso sin el historial de desconfianza mutua, hay pocas garantías de que la compañía combinada pueda eludir la presión de precios en pantallas de cristal líquido o superar a rivales en la nueva tecnología OLED, un nuevo tipo de pantallas que se espera sea adoptado por Apple para sus iPhone en 2018.