5 fusiones y adquisiciones que han dado de qué hablar en el mundo automotriz

Este lunes, el grupo Peugeot-Citroën compró las marcas Opel y Vauxhall a General Motors. Las fusiones y adquisiciones son habituales en el sector para ganar mercado. Estos son algunos ejemplos.
Salen de compras.  Esta semana, el grupo francés Peugeot-Citroën compró las marcas Opel y Vauxhall a General Motors.  (Foto: Cortesía)
Ivet Rodríguez
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La integración de empresas que tradicionalmente han sido competidores es cada vez más común en el mundo automotriz.

La búsqueda de economías de escala, ampliar presencia en los mercados y agilizar el desarrollo de los nuevos modelos son los tres motores que impulsan a las compañías del sector a desembolsar millones de dólares por otra marca, dijo Gilberto Lozano, líder de la práctica de estrategia de Ernst & Young.

Entre las alianzas más exitosas está la de Nissan y Renault en 1999. La estrategia le permitió al dúo incrementar su presencia en los países BRIC —Brasil, India, Rusia y China—, mercados que actualmente representan alrededor de 30% de las ventas de la alianza.

Te recomendamos: El secreto del éxito de Carlos Ghosn, el CEO de Nissan que dejará el cargo

También iniciaron el desarrollo de modelo conjuntos. Hacia 2020, ambas compañías esperan que 70% de sus modelos sean construidos sobre tres plataformas comunes.

Estas son otras fusiones y adquisiciones en el mundo automotriz.

Peugeot y Opel

Esta semana, el grupo automotriz francés Peugeot-Citroën compró las marcas Opel y Vauxhall a General Motors. La operación incluye seis centros de ensamble de vehículos y cinco plantas de producción de componentes, lo cual le permitirá generar economía de escalas.

Peugeot-Citroën, que espera ingresos adicionales anuales de 17,700 millones de euros, se convierte así en el segundo fabricante más grande en Europa, después de Volkswagen.

Para GM, la venta de Opel sería la demostración más dramática de la estrategia de la CEO global, Mary Barra, de anteponer la rentabilidad y el retorno del capital invertido por encima de la cuota de mercado.

Nissan y Mitsubishi

En 2016, Nissan acordó comprar una participación de 34% en Mitsubishi Motors, con lo que asumirá, en la práctica, el control de su rival más pequeño.

Derivado de esta cooperación estratégica, ambas firmas compartirán plantas, desarrollarán conjuntamente su tecnología, harán compras de autopartes para las dos y cooperarán en la comercialización en los mercados en crecimiento.

Te recomendamos: Nissan-Mitsubishi, una alianza para destronar a Toyota y Volkswagen

Restaurar la credibilidad de Mitsubishi Motors con los consumidores será el principal desafío de Nissan, pues días antes de la compra, Mitsubishi fue acusada de manipular los motores de sus vehículos para obtener mejores resultados en las pruebas de emisiones contaminantes.

Fiat y Chrysler

En 2014, Fiat anunció que había alcanzado un acuerdo por 4,350 millones de dólares (mdd) para obtener el control total de Chrysler, poniendo fin a más de un año de tensas negociaciones que habían obstruido los esfuerzos del presidente ejecutivo Sergio Marchionne, por combinar los recursos de las empresas.

Te recomendamos: Fiat-Chrysler abrirá concesionarios multimarca en México

En ese momento, Chrysler atravesaba por un mal momento financiero, tras la crisis económica de 2008. El objetivo de la operación era sumar capacidades para competir con Toyota, Volkswagen y General Motors.

Geely y Volvo

En 2010, el fabricante de automóviles chino Geely firmó un acuerdo para comprarle Volvo al gigante estadounidense Ford, que desde 2008 estaba intentando encontrar un comprador para su marca premium.

Te recomendamos: Súper deportivos, la nueva apuesta de Volvo para competir con BMW, Audi y Mercedes Benz

Aunque al principio la colaboración china-sueca generó escepticismo, pues Geely tenía una reputación de baja calidad en China, los números han resultado positivos para ambas compañías: el año pasado, las ventas de Geely en el mercado chino incrementaron 22%, mientras que las de Volvo se triplicaron en ese mercado.

Tata y Jaguar-Land Rover

En 2008, Tata Motors le compró las marcas Jaguar y Land Rover a la estadounidense Ford por 2,300 millones de dólares. Tras esta operación, dos de las marcas más prestigiosas del sector quedaron bajo el paraguas del mayor fabricante indio de vehículos pesados.

Ahora ve
La NASA subasta la primera imagen de la Tierra desde el espacio y otras fotos
No te pierdas
×