Donald Trump cumple 100 días de fallida lucha por el muro

El muro fronterizo fue la promesa de campaña más polémica de Donald Trump. A 100 días de su administración, cada vez luce más lejano.
Congresistas, amigos y empresas se niegan a la construcción del muro fronterizo que puede costar más de 20,000 millones de dólares.
Rechazo al muro.  Congresistas, amigos y empresas se niegan a la construcción del muro fronterizo que puede costar más de 20,000 millones de dólares.  (Foto: Shutterstock)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Las promesas de campaña más polémicas de Donald Trump incluyeron a México. Por un lado, la salida del TLCAN, y por otro, la construcción de un muro fronterizo para "erradicar" la migración ilegal y el narcotráfico. Pero los multiples esfuerzos de Trump para hacer realidad el muro no han rendido frutos. A 100 días de haber tomado el cargo, la promesa luce dificil de ser cumplida.

“Construiré un gran muro, nadie los hace mejor que yo, créanme, y será poco costoso. Construiré un muro muy muy grande en nuestra frontera sur y haré que México pague por él”, dijo Trump en uno de sus primeros discursos como presidente electo.

Sin embargo, el muro ha recibido el rechazo no sólo del gobierno mexicano, también de amigos y socios de Trump, de constructores mexicanos y estadounidenses, y de ingenieros y arquitectos, que lo ven como una obra faraónica que puede demorar muchos años y requerir recursos sin precedentes.

"No es tan sencilla la construcción de un tema de esta naturaleza, tiene que haber temas relacionados con seguridad y flujos migratorios por delante", dijo Gustavo Arballo, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.

Lee: ¿Cómo sería el muro de Trump?

En enero, Trump giró una orden ejecutiva para arrancar con el plan de construcción del muro. Costaría cerca de 15,000 millones de dólares, aunque se ha llegado a hablar de más de 20,000 millones.

La firma del decreto provocó tensión entre México y Estados Unidos, ya que Trump demandaba un pronunciamiento oficial del gobierno mexicano sobre el pago del muro. Varias reuniones entre los mandatarios de ambos países fueron canceladas, y se acordó no hablar del tema en público.

La administración de Trump planteó diversos escenarios para obtener los recursos para el muro: impuestos de 20% a las importaciones mexicanas, impuestos a las remesas... e incluso algunos políticos estadounidenses pidieron que se pagara con dinero de Joaquín “el Chapo” Guzmán.

Todo sería de modo retroactivo, pues los recursos provendrían inicialmente de las arcas estadounidenses.

Trump quiso echar mano de sus viejos socios en el sector inmobiliario, como fue el caso de Jorge Pérez, de Related Group, quien se negó a hacerlo.

Mientras, Trump asegura que el muro está diseñado. El proceso para que las empresas participen en las licitaciones para la construcción ya está cerrado. Ninguna empresa mexicana significativa participó en él.

Lee: La mexicana que licitó el muro de Trump

El Congreso vs la Casa Blanca

Ahora, el mandatario se enfrenta al rechazo de los congresistas estadounidenses al proyecto, incluso entre republicanos.

Por un lado, los demócratas lo consideran negativo para la clase media estadounidense, al suponer una carga impositiva a las importaciones mexicanas; mientras que muchos republicanos, el partido de Trump, no ven viable su financiamiento, y tampoco consideran que la medida solucione los problemas de inmigración ilegal.

Nadie ha negado que el muro no sea factible a lo largo de los más de 3,000 kilómetros de la frontera con México. Ingenieros civiles mexicanos consultados explicaron que hay diversas técnicas para hacerlo, ya sea mediante elementos prefabricados, con ladrillos y cemento, o como una valla eléctrica.

No obstante, realizarlo sería sumamente costoso y llevaría muchos años. El único muro fronterizo similar en el mundo es el de Israel: a más de una década de iniciar su construcción, sigue inconcluso y con un costo cada vez mayor.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El nuevo reto para cumplir la promesa del muro está relacionado con el presupuesto. La falta de acuerdo entre las fuerzas políticas, ante la petición inicial de Trump de 1,400 millones de dólares, amenazó con llevar al cierre de gobierno este fin de semana. Para evitarlo, Trump dio marcha atrás y acordó no incluir el financiamiento al muro en el presupuesto.

La discusión sobre la forma de pagar el muro se ha retrasado como mínimo hasta septiembre. Incluso pudiera demorar un año más, de acuerdo con declaraciones de funcionarios del gobierno estadounidense. De momento, pues, el proyecto está en pausa.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×