Las gasolinas con más etanol desatan la discusión a favor y en contra

El incremento del contenido de etanol en las gasolinas recibe críticas tanto de Pemex como de asociaciones y el sector automotriz. Pero ya hay planes para invertir hasta 1,000 mdd para producirlo.
Renovable.  El etanol se obtiene de la fermentación de la materia orgánica vegetal, por lo que sus promotores lo ven como un combustible renovable.  (Foto: Getty)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Las estaciones de servicio ahora contarán con la opción de vender gasolinas con un mayor contenido de etanol en el país. Esto ha reavivado el debate sobre si esta mezcla contamina más o menos que la actual, si daña o no a los autos, o si daña los precios de alimentos básicos como el maíz o la azúcar.

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) modificó la NOM-016-CRE-2016 para elevar de 5.8% a 10% el contenido de etanol que puede contener un litro de combustible automotriz en el país, exceptuando a la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara, donde se mantiene la prohibición de añadir etanol a las gasolinas. El regulador sectorial consiguió saltarse la consulta pública dentro de la Comisión Reguladora de Mejora Regulatoria (Cofemer), quien escuchó sus argumentos acerca de que estos cambios no implicarán costos adicionales para su cumplimiento, lo que molestó a varios actores de este mercado.

La producción del etanol puede provenir de materias orgánicas como el maíz o la caña de azúcar, pues en esencia se trata de alcohol que proviene de la fermentación de materia orgánica, y que se usa para oxigenar las gasolinas.

Esta apertura a un mayor contenido de etanol en las gasolinas mexicanas reabre el debate sobre sus posibles beneficios y perjuicios. Esta vez, los promotores tomaron la delantera, y se esperan inversiones multimillonarias.

¿Qué dicen los detractores?

“(Las modificaciones) representan nuevos requisitos en la norma, las cuales generarán costos que no fueron certificados por el regulador”, acusó la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en una carta enviada a la Cofemer el 21 de junio. La Cofemer había eximido a la CRE de someterse a una consulta pública desde el 14 de junio, pero esto no impide que el público en general pueda mandar sus opiniones sobre la regulación.

El gremio automotriz asegura que aumentar el contenido de etanol afecta en dos vías:

1- Una mayor concentración de etanol repercute en que la gasolina se evapore con mayor facilidad, por lo que se requiere modificar los mecanismos internos del automóvil (recipientes de carbono) para mantener las emisiones de un auto.

2- No todos los vehículos pueden calibrarse para usar gasolinas con un mayor contenido de etanol, lo que puede “incidir de forma negativa en la manejabilidad o desempeño” del automóvil.

Pemex coincide en que existe una parte del parque vehicular del país que no está lista para funcionar con gasolinas con 10% de etanol (E10), lo que puede dañar los motores.

“Es factible que no se observen problemas de inmediato, pero en el corto y mediano plazo (los autos) se enfrentarán a algunos problemas”, dijo la petrolera nacional en una opinión fechada el 16 de junio.

La petrolera recriminó que la norma no se sometiera al proceso llamado Manifestación de Impacto Regulatorio (MIR), que habría supuesto justificar con mayor amplitud las modificaciones, además de atender los comentarios de la consulta pública.

Otros organismos se han manifestado en contra. “El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) se manifiesta en contra de este acuerdo, debido a que la CRE no publicó evidencia suficiente que demuestre que la quema de gasolina con mayor contenido de etanol es inocuo para la salud de los habitantes expuestos”, recriminó este centro de estudios privado, en un comentario fechado el 16 de junio.

Recomendamos: Las exportaciones de Pemex registran mínimo histórico

El IMCO recordó que la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México advirtió sobre los posibles incrementos en las emisiones diarias de diversos contaminantes durante una presentación en un grupo de trabajo convocado por la CRE el 18 de mayo, y consideró que estos supuestos pueden replicarse en otras zonas del país donde se use este combustible.

La gasolina E10 no se comercializará en la Ciudad de México, Monterrey ni Guadalajara hasta que se hagan mayores estudios sobre su impacto en el medio ambiente.

La CRE no respondió a una solicitud de entrevista para este artículo.

¿Qué dicen los impulsores?

La CRE justificó que la medida no generará mayores costos burocráticos ni para el mercado de las gasolinas, pues las estaciones de servicio tendrán la posibilidad de vender E10, pero no la obligación de surtirlo.

“Es previsible que al permitirse la importación y producción de gasolinas con hasta 10% de etanol (E10) como las que se comercializan en los Estados Unidos, se tenga una reducción en el precio de venta al usuario final”, argumentó el regulador, en un documento presentado el 12 de junio.

Los cambios permitirán que los combustibles importados desde Estados Unidos no requieran un tratamiento especial para reducir su contenido de etanol, lo que tiende a aumentar el costo del producto.

La Comisión agregó que los estudios aportados por el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) muestran la viabilidad técnica para introducir este aumento en el contenido de etanol en las gasolinas.

“La EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos) confirmó una reducción continua en ozono para todo el territorio de los Estados Unidos durante el mismo tiempo que el contenido nacional de etanol pasó de 0% a 9.5% por el volumen. Esto confirma que un incremento de 1psi de PVR (aumento de presión de vapor, por sus siglas en inglés) en México no tendrá un efecto negativo”, explicó Kristy Moore, experta de la consultora especializada en combustibles KMoore Consulting, en una opinión publicada el 22 de junio.

Además, ya existen inversiones listas para incrementar la producción de etanol a nivel nacional, y que quedaron a la expectativa luego de que Pemex frenara las pruebas piloto que lanzara en 2009 para producir su propio etanol, recuerda el presidente de la Asociación Mexicana para la Movilidad Sustentable, Stephan Wittig Zepeda. Pemex también lanzó licitaciones para abastecerse de etanol en 2015, aunque bajo el anterior parámetro de 5.8%.

“Tenemos proyectado, en una fase inicial de los primeros cinco años, la construcción de 10 plantas, con una inversión total de 1,000 millones de dólares”, aseguró el representante de la asociación, en entrevista.

Los proyectos pueden usar maíz, caña de azúcar o el mismo desperdicio orgánico que producen estos cultivos para llevar la producción de etanol a 1,400 millones de litros al año, estima Wittig. Con esta cantidad, se podrá adicionar con 10% de etanol a cerca del 25% del mercado las gasolinas en México, aunque esto incluye a las tres mayores zonas metropolitanas, donde aún se mantiene la restricción.

La propuesta ha sido bienvenida por asociaciones en Estados Unidos, de donde México importa cerca del 60% de sus gasolinas.

Lee: Pemex aún no refleja el alza en el precio del crudo

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“El uso de combustibles que sean uniformes con los combustibles utilizados en los Estados Unidos sólo puede ayudar a la industria automotriz a medida que se mueve a los vehículos de baja emisión”, opinó el managing director de Life Cycle Associates, Stefan Unnasch , en una opinión enviada a la Cofemer.

El país vecino produce cerca de 60,000 millones de litros de etanol al año, y esta modificación homologa los criterios de calidad entre combustibles que provienen de allá, añade Wittig.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×