La batalla de los medios de transmisiones públicas ante el recorte de Trump

De aprobarse el presupuesto de Trump, causaría el colapso de los servicios públicos de información, que difunden programas educativos para niños, documentales históricos y alertas de emergencia.
El presupuesto de Trump contempla cortar todo el financiamiento al Fondo Nacional para las Artes y Humanidades, que son recursos para productores de medios públicos.
Alerta  El presupuesto de Trump contempla cortar todo el financiamiento al Fondo Nacional para las Artes y Humanidades, que son recursos para productores de medios públicos.  (Foto: Reuters)
BRIAN STELTER
ESTADOS UNIDOS (CNNMoney) -

El presidente de EU, Donald Trump, propone terminar con todo el financiamiento federal para las transmisiones públicas. Ahora comienza una batalla por el presupuesto y las marcas como la PBS (Servicio Público de Divulgación) y NPR (Radio Pública Nacional) dicen que están listos para pelear, de nuevo.

Si el Congreso apoya la propuesta de Trump, “causaría el colapso de los servicios públicos de información y el fin de este servicio nacional esencial”, dijo la CEO de Corporation for Public Broadcasting, Patricia Harrison, en un comunicado el jueves por la mañana.

Ella enfatizó que las estaciones no comerciales ofrecen programas educativos para niños, documentales históricos, noticieros y alertas de emergencia.

El gobierno federal proporciona cerca de 450 millones de dólares a la corporación, conocida como la CPB, cada año. La CPB distribuye subvenciones a las estaciones de televisión y radio locales y productores de noticias y entretenimiento.

Algunos políticos republicanos han intentado eliminar todo el financiamiento a la CPB desde la década de 1970. Pero nunca lo han logrado.


Lee: La ciencia en EU, en riesgo por veto inmigratorio de Trump

En otras palabras, los funcionarios de los servicios públicos de divulgación y sus defensores en el Capitolio han pasado por esto antes. Ellos esencialmente cuentan con un manual de acciones para estas peleas.

"PBS y nuestras casi 350 estaciones miembro, junto con nuestros espectadores, continúan recordándole al Congreso de nuestro fuerte apoyo entre los electores republicanos y demócratas, en áreas rurales y urbanas en todas las regiones de este país”, dijo la presidenta de PBS, Paula Kerger, el jueves.

"Siempre hemos tenido el apoyo de ambos partidos en el Congreso, y de nuevo dejaremos claro lo que recibe el público a cambio del financiamiento federal a las transmisiones públicas”, añadió Kerger.

En la mira

Los medios públicos esperaban estar en la mira de Trump. Así que Kerger, Harrison y otros defensores contaban con discursos listos para cuando la Casa Blanca emitiera su plan de presupuesto el jueves por la mañana.

El presupuesto también propone cortar todo el financiamiento al Fondo Nacional para las Artes y Humanidades, que son recursos para productores de medios públicos.

La Casa Blanca dice que los recortes son consistentes con “el método del presidente de impulsar la nación hacia la responsabilidad fiscal”, y “redefinir el papel propio del gobierno federal”.

Recomendamos: Trump donará su sueldo de presidente a finales de 2017

El apoyo federal a las transmisiones públicas ha sido cuestión de pelea política por largo tiempo, con los conservadores argumentando que programas como "Masterpiece" y "Daniel Tiger's Neighborhood" deberían ser financiados por el mercado libre y no por los contribuyentes.

Dan Gainor de Media Research Center, un grupo conservador que se opone a los subsidios, tuiteó la mañana del jueves: “Simplemente no existe una razón legítima para que el gobierno financie medios de izquierda #DefundNPR #DefundPBS".

Gainor añadió: "Existen muchos multimillonarios liberales que podrían financiar @NPR y @PBS con las monedas que encuentran en sus sofás. Déjenlos. #mercadolibre”.

Los defensores del CPB dicen que el financiamiento público proporciona la base para un sistema diverso de medios públicos.

La programación de noticias y programas de la Radio Pública Nacional, por ejemplo, recibe financiamiento de una variedad de fuentes, incluyendo fundaciones y donaciones individuales.

Pero los subsidios del CPB para las estaciones locales permiten que las estaciones locales licencien la programación para ayudar a mantener las estaciones en las ondas de radio públicas.

A principios de esta semana, en una publicación oportuna, la NPR dijo que sus ratings se encontraban en “el nivel más alto”. Harrison argumentó en su comunicado que “no existe un sustituto viable para los fondos federales que asegure que los estadounidenses cuenten con acceso universal a la programación y servicios educativos e informativos de los medios”.

Un gran tema de discusión para los defensores es que el CPB cuesta “1.35 dólares por ciudadano por año”.

Otro punto a discutir es que las transmisiones locales son especialmente importantes en las zonas rurales, donde existe menos reportaje y difusión de los medios comerciales.

Patrick Butler, director de la Asociación de Operadores de Televisión Pública, dijo que las estaciones están “buscando que el Congreso respete la clara voluntad de los estadounidenses, honrar la larga historia de apoyo bipartidista a su trabajo y continuar la inversión del gobierno federal a nuestra misión esencial de educación, seguridad pública y liderazgo civil”.

Recomendamos: Los recortes que planea Trump aliviarán poco la deuda de EU

Newsletter
Ahora ve
¿Qué es lo que necesita una persona para trabajar en Facebook?
No te pierdas