Las razones del fiscal general de EU para evitar hablar de Rusia

Durante su comparecencia en el senado, Sessions dijo varias veces que “no estaba en condición de comentar” citando primero a las “antiguas políticas" del Departamento de Justicia.
Evasivo  A los senadores demócratas no les gustó mucho que Sessions se rehusara a testificar sobre sus discusiones con Trump.  (Foto: Reuters/Jonathan Ernst)
SABA HAMEDY
WASHINGTON (CNN) -

El secretario de Justicia de Estados Unidos, Jeff Sessions, evadió un montón de preguntas este martes durante su audiencia ante la Comisión de Inteligencia del Senado, pero explícitamente buscó la manera de evitar afirmar que estaba invocando “el privilegio ejecutivo”.

“No estoy reclamando el privilegio ejecutivo porque eso es poder del presidente”, le aseguró Sessions al senador Mark Warner, vicepresidente de la Comisión de Inteligencia del Senado.

En lugar de eso, Sessions se dedicó a señalar repetidamente que “no estaba en condición de comentar” o que “no estaba en condición de discutir” ciertos temas, citando primero a las “antiguas políticas" del Departamento de Justicia y después al hecho de que él está protegiendo el derecho del presidente Donald Trump de mantener su privilegio ejecutivo “si así lo decide”.

Jeff Sessions calificó como “mentira detestable” afirmar que confabuló con Rusia
A los demócratas no les gustó mucho que Sessions se rehusara a testificar sobre sus discusiones con Trump, amparándose en las antiguas políticas del departamento que dirige.

En un comunicado emitido después de la audiencia, el senador Sheldon Whitehouse, quien también es el principal demócrata en una subcomisión del panel del Poder Judicial, aseveró: “Como alguien que sirvió en el Departamento de Justicia, a mí me encantaría saber de qué está hablando él (Sessions)”.

Esta audiencia representa la primera vez que Sessions testifica ante el Congreso, desde que él mismo se recusó de la investigación en el Departamento de Justicia sobre la intromisión rusa en las elecciones del año pasado y desde el despido de James Comey como director del FBI.

Lee: Los ganadores y perdedores de la audiencia de Comey

Sessions no le preguntó a la Casa Blanca si Trump iba a invocar el privilegio ejecutivo sobre su testimonio y el presidente no optó por esa alternativa, según aseguró un alto funcionario del gobierno este martes. Pero el mismo funcionario argumentó que reclamar dicho privilegio en una audiencia sin conocer su alcance no cumple con los requisitos “de cómo funciona el proceso”.

“Él no preguntó”, indicó la fuente, “pero ir a una audiencia y decir que nosotros vamos a hacer esto antes de tiempo no es como funciona el proceso”.

Como era de esperarse, los legisladores interrogaron a Sessions sobre su papel en el despido de Comey, su propia participación en la campaña de Trump y sus reuniones con Sergey Kislyak, el embajador ruso en Estados Unidos.

Lee: 10 cosas que supimos tras la audiencia de James Comey

Cuando la senadora Dianne Feinstein le preguntó a Sessions si habló con el presidente Trump sobre el despido de Comey, el secretario de Justicia respondió: “no estoy en condición de discutir, confirmar o negar la naturaleza de las conversaciones privadas que pude haber tenido con el presidente en este tema o en otros”.

Y nuevamente volvió a citar una regla del Departamento de Justicia.

“Yo sé que esto será discutido, pero esa es la regla que a la que se ha adherido durante mucho tiempo el Departamento de Justicia, como usted sabe, senadora Feinstein”, dijo Sessions.

El Departamento de Justicia no respondió inmediatamente a una solicitud para conocer las políticas que el secretario citó durante la audiencia.

OPINIÓN: Tras la audiencia de Comey no podemos confiar en Trump

Cuando se le preguntó a un funcionario del departamento si esta política tenía una fuente escrita, su respuesta fue señalarle a CNN dos memorandos de 1982.

"La negativa de responder preguntas en una audiencia del Congreso sobre conversaciones confidenciales con el presidente es una práctica antigua de toda la rama ejecutiva", sostuvo el funcionario. "La base de esta práctica histórica está expuesta en los memorandos de 1982 del presidente Reagan y el entonces asistente secretario de Justicia Olson”, añadió.

Este jueves, una y otra vez, Sessions señaló ampliamente dichas prácticas históricas de su Departamento para explicar su decisión de no responder.

"No estoy evadiendo”, le argumentó Sessions al senador Ron Wyden. "Estoy siguiendo las políticas históricas del Departamento de Justicia: tú no entras a ninguna reunión de una Comisión y revelas comunicaciones confidenciales con el presidente de Estados Unidos”, insistió.

Recomendamos: ¿Trump puede argumentar desconocimiento de la ley?

Para el senador Martin Heinrich, demócrata de Nuevo México, el silencio de Sessions “revela mucho”.

“Usted dijo que juraría solemnemente decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad”, le aseguró Henrich al secretario de Justicia. “Y ahora no responde las preguntas, usted está obstaculizando esta investigación”, agregó el legislador.

“No puedo invocar el privilegio ejecutivo, esa es la prerrogativa del presidente", reiteró Sessions. Y agregó: “A mi juicio sería inapropiado que yo respondiera y revelara conversaciones privadas con el presidente cuando él no ha tenido la oportunidad completa de revisar las preguntas y de decidir si aprueba o no una respuesta de este tipo”.

Esta fue una de las muchas veces que Sessions trató de explicar que, al no compartir los detalles de las conversaciones, está protegiendo el derecho del mandatario a invocar el privilegio ejecutivo.

“No hay una base jurídicamente vinculante para negarse a responder preguntas que no estén relacionadas con una investigación en curso, a menos de que el presidente esté invocando el privilegio ejecutivo”, le explicó a CNN William Yeomans, un veterano del Departamento de Justicia desde hace 26 años y miembro de la Escuela de Derecho de la American University.

“Ese privilegio no es absoluto: puede ser derrotado por un interés suficiente. Tradicionalmente, el Departamento de Justicia no discute en público investigaciones que estén en cuerdo, pero en última instancia debe responder las preguntas a menos de que el privilegio ejecutivo se invoque y mantenga de manera apropiada”, añadió Yeomans.

La comisión puede declarar en desacato a Sessions cuando él no responda las preguntas, pero eso podría alargar el testimonio y potencialmente durar meses enteros. El panel también puede trabajar con el gobierno de Trump para llegar a una solución

“No hay duda de que las conversaciones que involucran la seguridad nacional en un sentido real están potencialmente protegidas por un privilegio ejecutivo", le aseguró a CNN Diane Marie Amann, profesora de Derecho de la Universidad de Georgia. "Pero algunas de las áreas que han estado en discusión, con respecto a las comunicaciones confidenciales, no están clasificadas y no incluyen a la seguridad nacional. Se trata mucho más de una zona gris”, concluyó.

Sessions también sostuvo durante su audiencia que no está seguro de si sería capaz de responder a las preguntas en una sesión privada.

Laura Jarrett and Dan Merica de CNN contribuyeron a este reporte


Ahora ve
Independentistas protestan con retiros de los bancos que salieron de Cataluña
No te pierdas
×