¿Más impuestos a refrescos y bebidas azucaradas? La OPS dice sí (pero...)

La Organización Panamericana de la Salud aboga por políticas más severas para reducir el consumo de alimentos azucarados como una medida de prevención de la diabetes.
Carissa Ettiene y José Narro  Encuentro en México para combatir a la diabetes.  (Foto: Agencias)
Guillermina Ortiz
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Si la Organización Panamericana de la Salud (OPS) tuviera la última palabra, el impuesto a las bebidas azucaradas debería aplicarse en los países miembro, e incrementarse en aquellos donde ya se realizan este tipo de políticas… pero esto solo es una sugerencia, dijo Carissa Ettiene, directora del organismo.

“La OPS y la OMS van abogar por imponer los mayores impuestos posibles, hemos visto que Ecuador y Chile han innovado sus etiquetados en los alimentos. La industria alimenticia ha cambiado sus hábitos ante la respuesta de la población”, dijo Ettiene este jueves en conferencia de prensa.

La organización celebra en la Ciudad de México la Reunión Técnica sobre Diabetes en las Américas, en el marco del Día Mundial de la Salud, donde se destacó que en 2014 se gastaron más de 380,000 millones de dólares en cuidados, pero si esta epidemia mantiene su paso acelerado, los sistemas de salud y la economía de las naciones pueden colapsar.

“México se ha convertido en un ejemplo para la región, tiene las mejores prácticas y es importante subrayar que es el inicio de una historia de éxito”. Sin embargo, Ettiene reconoce que aún falta mucho por trabajar con los gobiernos y asegurar que existen facilidades para tomar elecciones más sanas.

El Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), y conocido como el impuesto a refrescos, se aprobó con la reforma fiscal 2014 con 1 peso por litro a las bebidas saborizadas que contengan cualquier tipo de azúcares añadidas, para combatir la obesidad y la diabetes.

Lee: La recaudación de impuestos cae 1.1% en México

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública y la Universidad de Carolina del Norte encontró que para finales de 2014 la reducción en el consumo de refrescos en México llegó al 12% como resultado del impuesto al refresco y a bebidas azucaradas, mientras que el consumo de agua ascendió un 4%.

Pero un estudio del Colegio de México (Colmex) publicado en enero de este año, indicó que el IEPS careció de un impacto significativo en el consumo de refrescos y bebidas saborizadas.

“Entre 2012 y 2014, el consumo promedio per cápita de refrescos en los hogares disminuyó 2.56 calorías por día. En este periodo, los estratos de ingreso más bajo presentan menores variaciones en el consumo de refrescos que en los más altos, aunque dichas variaciones no son significativas a partir de la entrada en vigor del impuesto a las bebidas saborizadas”, dijo la institución académica en un comunicado.

Recomendamos: La comida chatarra sobrevive a los impuestos de Hacienda

Según la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (Anprac), el gravamen provocó la pérdida de 1,700 empleos en 2014, además de una caída del 2.5% en el volumen de ventas de la industria, situaciones que ha tomado para exigir un revés a esta política.

Sin embargo, la OPS trabaja en la recopilando de pruebas que indiquen que el menor consumo de refrescos también influye en la reducción de hábitos que provoquen la diabetes.

“¿La industria está feliz? No, pero como organización que fomenta la salud de la población es nuestra responsabilidad trabajar con los gobiernos para asegurar que la gente tenga acceso a las opciones positivas; sin embargo, esto no significa que no tengamos que hablar con la industria y que esta influya en nuestras políticas, pero es importante que trabajemos en conjunto para que modifiquen sus prácticas”, agregó Ettiene.

Sin embargo, también hacen hincapié que la sociedad esté consciente y sensible a adoptar estas medidas.

Pablo Kuri, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud en México, recordó que “no solo hay que centrarnos en el impuesto al refresco, debe ser una estrategia central pero hay que educar, espacios para que la gente tenga actividad física. (El impuesto) tiene un año y aún falta esperar su impacto en la salud y (para la reducción) de enfermedades como diabetes y obesidad”.

La cantidad de enfermos con diabetes pasó de 18 millones a 62 millones en poco más de tres décadas, y de mantenerse la tendencia actual para el año 2040, la cifra de afectados llegará a 100 millones, advirtió la OPS.

Ahora ve
Robert Mugabe reaparece en fotos tras aparente golpe militar en Zimbabue
No te pierdas
×