El secuestro y su relación con el futbol profesional mexicano

El padre de Jorge Campos, el director técnico Rubén Omar Romano y el exportero Omar Ortiz son parte de los casos que involucran al secuestro con el futbol mexicano.
A salvo  Alan Pulido pudo burlar a sus captores y llamar a las autoridades para ser rescatado en Tamaulipas.  (Foto: EFE)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Cada cuatro horas, una persona es privada de su libertad en México, y en lo que va de la administración de Enrique Peña Nieto, se han registrado 7,556 secuestros, de acuerdo con el último reporte de la Asociación Alto al Secuestro, presentado en días pasados.

Tan solo en abril pasado, el Estado de México, la Ciudad de México, Veracruz, Guerrero, Morelos y Tamaulipas fueron las entidades con el mayor número de casos reportados. Y para este mayo, Tamaulipas registró uno más, esta vez con el secuestro del futbolista mexicano Alan Pulido.

Fue precisamente en la capital de ese estado norteño, Ciudad Victoria, donde el sábado por la noche fue privado de su libertad el exseleccionado nacional Alan Pulido Izaguirre.

De acuerdo con testimonios del jugador, un descuido de sus captores le permitió al jugador del Olympiacos de Grecia contactarse con las autoridades tamaulipecas y ser rescatado la madrugada del lunes, de acuerdo con información del gobierno estatal.

El caso de Pulido es el último en una lista de secuestros e historias de raptos que conmocionaron al ambiente deportivo mexicano. Te presentamos algunos de los hechos más destacados.

El papá de Jorge Campos

El 17 de febrero de 1999, un grupo de hombres armados secuestró al padre del entonces futbolista y portero de la selección mexicana Jorge Campos.

Álvaro Campos circulaba por una carretera próxima al puerto de Acapulco, Guerrero (sur), cuando ocho individuos lo interceptaron y se lo llevaron.

Jorge Campos se encontraba en Hong Kong en concentración con el Tri y regresó al país tras conocer la noticia del rapto de su padre; luego de una serie de negociaciones con los secuestradores, el exfutbolista pagó un rescate de 200,000 dólares por la libertad de Álvaro Campos, de acuerdo con fuentes próximas a la familia.

El exportero Jorge Campos pagó miles de dólares por el rescate de su padre en 1999.
Víctima  El exportero Jorge Campos pagó miles de dólares por el rescate de su padre en 1999.  (Foto: Getty Images/Archivo)

El 3 de marzo de 1999, fuentes de la Procuraduría de Justicia de Guerrero detuvieron a cuatro individuos, autores del secuestro. Los hombres tenían antecedentes penales y residían en las proximidades de Acapulco.

La detención tuvo polémica. El titular de la Comisión de Derechos Humanos en Guerrero, Juan Alarcón Hernández, envío en septiembre de 1999 una recomendación al procurador local Javier Vega Menijes, en la que se afirmaba "que los agentes policiales torturaron y allanaron sin orden judicial domicilios de los presuntos secuestradores" de Álvaro Campos.

"Existió evidentemente exceso en la actuación y comportamiento de comandantes y agentes judiciales" que investigaron el caso, dijo Alarcón.

El padre de Jorge Campos falleció de una enfermedad terminal el 8 de abril de 2013.

Recomendamos: Secuestro, un delito que crece en México

La tragedia celeste

El técnico argentino Rubén Omar Romano fue secuestrado el 19 de julio de 2005, a la salida del entrenamiento del club Cruz Azul, equipo que dirigía en ese entonces.

Romano fue interceptado por desconocidos en un vehículo que le cerró el paso, y se escucharon algunos disparos después.

La policía de la capital mexicana descubrió el presunto vehículo de Romano a unos dos kilómetros de las instalaciones del Cruz Azul al sur de la capital y en el lugar había evidencias de disparos de armas de fuego.

Dos meses después, el 21 de septiembre de 2005, Romano fue liberado por elementos de la Policía Federal (PF).

La versión oficial detalló que el director técnico fue rescatado "sin disparar un solo tiro" por fuerzas especiales de la desaparecida Agencia Federal de Investigaciones (AFI) que irrumpieron en una casa en la delegación Iztapalapa (oriente de la Ciudad de México) donde estuvo retenido.

Los secuestradores pretendían obtener por Romano un rescate de cinco millones de dólares, que no fue pagado. Se detuvo a siete personas involucradas en el crimen.

El entrenador argentino Rubén Omar Romano ofreció una rueda de prensa tras haber sido liberado por la Policía Federal en 2005.
Angustia  El entrenador argentino Rubén Omar Romano ofreció una rueda de prensa tras haber sido liberado por la Policía Federal en 2005.  (Foto: Fotoarte )

Finalmente, Rubén Omar Romano regresó a entrenar a Cruz Azul para el Torneo de Apertura 2005, pero fue despedido por el club el 9 de diciembre de ese año.

Pero el secuestro del entrenador argentino dejó al descubierto algo más que el problema de inseguridad en la capital mexicana.

Daniel Cabeza Vaca, entonces procurador general de la República, informó un día después del rescate que el rapto del técnico argentino fue planificado y dirigido por el secuestrador y asaltante José Luis Canchola, desde su celda en el penal de Santa Martha Acatitlá de la Ciudad de México, preso desde un año antes.

Canchola había tenido vínculos con el asaltante Alfredo Ríos Galeana, detenido este año en Estados Unidos tras 20 años de prófugo, y con el secuestrador Agustín Caletri, un delincuente preso actualmente en la cárcel de alta seguridad de La Palma, antes Almoloya.

El delincuente aprovechaba las visitas que recibía para dar órdenes para el secuestro de Romano; además, se dedicaba a reclutar criminales que al salir libres se incorporaban a la banda, dijo Cabeza de Vaca.

Un gato peligroso

El exguardameta mexicano Omar el Gato Ortiz ingresó a una prisión el 20 de enero de 2012, acusado de secuestro y asociación delictiva.

Ortiz fue capturado los primeros días de enero de 2012 junto con César Acosta Canchola, Luis Alberto Tamez Hernández y Héctor Eduardo Treviño Urbano.

La Procuraduría General de Justicia de Nuevo León documentó que el exportero, inhabilitado del futbol por dopaje desde 2010, dio información de dos de sus vecinos para un secuestro por parte del cártel del Golfo, que pagó alrededor de 200,000 pesos, de acuerdo con las investigaciones.

Ortiz confesó ante la procuraduría estatal que regularmente consumía cocaína y de esa manera se involucró con la banda delictiva.

Ortiz debutó como profesional con los Rayados de Monterrey en 1997, pero alcanzó su mejor rendimiento con los Jaguares de Chiapas con quienes estuvo entre 2003 y 2008, la mayor parte del tiempo como titular.

Omar Ortíz fue capturado por autoridades estatales acusado de secuestrar a varias personas para el cártel del Golfo.
Encarcelado  Omar Ortíz fue capturado por autoridades estatales acusado de secuestrar a varias personas para el cártel del Golfo.  (Foto: Fotoarte )

El exportero se encuentra internado en el Centro de Rehabilitación Social de Cadereyta, a 37 kilómetros al este de Monterrey, a la espera de ser sentenciado por sus delitos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En 2014, los legisladores mexicanos duplicaron las penas de prisión por secuestro a entre 40 y 80 años si la víctima es entregada con vida, por lo que estos podrían ser los años que Ortiz pase en la cárcel.

Con información de EFE y AFP

Ahora ve
Así fue la primera visita oficial de Justin Trudeau a México
No te pierdas
×