79.4% de las víctimas de la 'guerra' al narco pertenecía al bono demográfico

Del total de personas que fueron asesinadas de 2006 a 2012, más de 100,000 eran hombres de entre 15 y 59 años, es decir, mexicanos que se encontraban en edad productiva.
Expertos advierten que la muerte de personas en edad productiva afecta el potencial de crecimiento del país.
La 'guerra' contra el narco y sus repercusiones  Expertos advierten que la muerte de personas en edad productiva afecta el potencial de crecimiento del país.  (Foto: Especial)
Ariadna Ortega
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Las paredes de la vivienda en la que 15 jóvenes fueron asesinados quedaron cubiertas de sangre. Era el 30 de enero de 2010 en la colonia Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde acababa de cometerse uno de los crímenes más emblemáticos de la llamada 'guerra' contra el narcotráfico que Felipe Calderón lanzó el 11 de diciembre de 2006, apenas días después de asumir la presidencia.

De las víctimas, 13 eran varones de entre 16 y 17 años. Esto significa que formaban parte del sector de la población en edad de trabajar y que puede resultar productivo y útil para su comunidad, el cual se ha visto mermado durante el despliegue de la estrategia de combate frontal a los cárteles de la droga.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) muestran que, de 2006 a 2012 —el periodo que gobernó Calderón—, 79.4% de las personas que fueron asesinadas eran hombres de entre 15 y 59 años, lo que equivale a más de 100,000 mexicanos en edad productiva.

Recomendamos: #10AñosDeGuerraVs.Narco: los saldos se siguen acumulando

El estudio La situación demográfica de México, correspondiente a 2013 y elaborado por el Consejo Nacional de Población (Conapo), del gobierno federal, también advierte de los impactos negativos de la violencia al bono demográfico.

“En el segundo quinquenio del siglo XXI (2010) se presentó una situación inusual: se trata de los fallecimientos de hombres en edades predominantemente laborales, anclados a la situación de violencia vivida en el país en esos años”, dice el texto firmado por María Felipa Hernández López, Rafael López Vega y Sergio I. Velarde Villalobos.

Tan sólo a lo largo de 2010 fueron asesinados 21,286 varones pertenecientes a este sector, esto es apenas 761 muertes menos que todas las defunciones por homicidio registradas por el Inegi durante 2015.

Víctor Manuel García Guerrero, investigador de El Colegio de México (Colmex) y autor del estudio Homicides In Mexico Reversed Life Expectancy Gains For Men And Slowed Them For Women, 2000-10, señala que en sus análisis ha encontrado una correlación directa entre los homicidios ocurridos durante la 'guerra' contra el narcotráfico y la forma en la que ha caído la esperanza de vida de los hombres.

“Quien está realmente capitalizando el bono demográfico y al mismo tiempo matándolo es el crimen organizado”, dice en entrevista con Expansión.

Hiram Beltrán-Sánchez, especialista en temas de salud pública y demografía de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), en Estados Unidos, coincide con García Guerrero en que el sector más afectado por la violencia en la época reciente es el conformado por hombres de entre 15 y 40 años, es decir, en edad laboral.

“Cuando uno piensa y busca a qué se pudo haber debido, todo apunta a la implementación de la ‘guerra’ contra el narco que empezó en 2006”, explica el académico.

Durante la 'guerra' contra el narco, el mayor número de asesinatos se concentró en hombres en edad laboral.
Homicidios  Durante la 'guerra' contra el narco, el mayor número de asesinatos se concentró en hombres en edad laboral.  (Foto: Especial)

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) también ha advertido que los asesinatos en México aumentaron del periodo 2000-2006, cuando se contabilizaron 8,901, al correspondiente a 2007-2010, cuando hubo 34,550.

El organismo detalla que 84% de los casos ocurrió en cuatro estados —Chihuahua, Sinaloa, Guerrero y Baja California— y que, en 2010, 32% se concentró en sólo cinco municipios: Ciudad Juárez (2,738), Cuiliacán (587), Tijuana (472), Chihuahua (670) y Acapulco (370).

Adiós a la esperanza de vida

La violencia de los últimos años también ha provocado una disminución en la esperanza de vida para los hombres, en especial para los jóvenes.

De acuerdo con la investigación Impacto de la violencia homicida en la esperanza de vida masculina en México, de Guillermo Julián González-Pérez, María Guadalupe Vega-López y Carlos Enrique Cabrera-Pivaral, los actos violentos han reducido hasta en 40% los años de esperanza de vida masculina en estados como Baja California, Chihuahua, Durango, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Oaxaca, Sinaloa y Sonora.

Lee: La 'guerra' contra el narco fue un error histórico de Calderón: Begné

“Este tipo de reducciones en la esperanza de vida, de estancamientos en la esperanza de vida, solamente se han encontrado en países en guerra”, señala al respecto Víctor Manuel García Guerrero, del Colmex.

En tanto, Hiram Beltrán-Sánchez, de UCLA, considera que estos asuntos deben analizarse como problemas de amplia relevancia.

"Mientras no se les dé una perspectiva de salud pública se siguen relegando y no se siguen estudiando como debieran, (entonces) no se puede entender qué está pasando", asegura.

El costo económico

Si bien es imposible determinar con precisión el impacto que causó la violencia en el crecimiento económico del país, especialistas señalan que podría oscilar entre 9% y 13% del Producto Interno Bruto (PIB).

“Los homicidios afectan a la población joven y esta es la población que en teoría debería de estar económicamente activa y como principalmente afecta a hombres, lo que esperaríamos es que la economía no va a crecer al mismo ritmo que uno esperaría”, dice Hiram Beltrán-Sánchez.

El estudio Las consecuencias económicas de la violencia contra el narcotráfico en México, auspiciado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y elaborado por Gabriela Calderón, Beatriz Magaloni y Gustavo Robles, indica que, bajo las condiciones de inseguridad que se registraron entre 2006 y 2012, era previsible que los empresarios cerraran negocios y buscaran mudarse a territorios más estables.

A esto se suman los desplazamientos internos. El Centro de Monitoreo de Desplazamientos Internos ha advertido que, debido a la violencia relacionada con el narcotráfico, unas 230,000 personas se han visto obligadas a abandonar sus lugares de origen, especialmente en Tamaulipas, Nuevo León, Chihuahua, Baja California, Sinaloa y Michoacán. Además, estima que cerca de la mitad de esos desplazados decidió migrar a Estados Unidos.

“La migración causada por la violencia no sólo perjudica la oferta laboral, sino también la inversión en capital, la existencia de empresas y la creación de nuevos negocios”, dice el informe que la agrupación difundió en 2010.

Lee: ¿Dónde están? La crisis de desaparición de personas persiste

Ahora ve
La molestia empresarial contra Donald Trump no ha parado de crecer
No te pierdas
×